OpiniónDigitalización

2020, un año de superación tecnológica

Joaquín Mata, Director de Operaciones, Redes y TI de Telefónica.

Joaquín Mata, Director de Operaciones, Redes y TI de Telefónica.
Joaquín Mata, Director de Operaciones, Redes y TI de Telefónica.

El balance de 2020 es, en muchos aspectos -la mayoría- negativo. No los voy a enumerar. Los conocemos todos. Sin embargo, ha habido momentos de claridad, de respuesta acertada y de progreso. Momentos que nos han permitido dar pasos de gigante, y este es, no se nos escapa a ninguno, el tecnológico, y en especial, el de la conectividad. España ha demostrado su resiliencia, su robustez y ha sido ejemplo para muchos países, incluido, me atrevo a señalar, Europa entera.

Desde mediados de marzo hasta finales de junio, nuestra forma de vida habitual pasó de ser fundamentalmente analógica a ser casi 100% digital, sometiendo a las redes de telecomunicaciones, principalmente Internet y la red de datos, a un estrés que nunca pensamos que tendrían que soportar.

Durante los tres meses de la primera oleada, la compañía registró un crecimiento en su tráfico de internet equivalente al de todo el año pasado (35%, versus un tráfico acumulado del 30% en el 2019). Pudimos con ello gracias a la redundancia de la red, en virtud de la cual, los enlaces más importantes están duplicados. Telefónica, permítanme que lo apunte, había hecho los deberes y estaba preparada para dar respuesta, de calidad.

Todos fuimos testigos de cómo las redes de España se encargaron de que millones de españoles pudieran teletrabajar, realizar videoconferencias y comunicarse en los días de reclusión domiciliaria. Una situación que nos mostró la buena salud y capacidad tecnológica y de tráfico de las infraestructuras de telecomunicaciones de España, en las que tanto se había invertido y tanto esfuerzo se había hecho. Esfuerzo e inversión fruto de una planificación que se adelantó a países como Alemania, por ejemplo, cuya red de fibra está a una gran distancia de la nuestra.

Todos fuimos testigos de cómo las redes de España se encargaron de que millones de españoles pudieran teletrabajar, realizar videoconferencias y comunicarse en los días de reclusión domiciliaria

Telefónica en concreto, por tener la red de fibra más importante del país, ajustó lo que fue necesario la infraestructura a los picos de demanda y a la caída del tráfico. Tomamos iniciativas solidarias y necesarias, como ampliar la franquicia de datos a los clientes de forma gratuita, para facilitarles las comunicaciones durante el confinamiento. Nuestro presidente, José María Álvarez-Pallete, mandó un mensaje claro de apoyo total, y los responsables de red nos pusimos a ello e incluso a pesar del trabajo tuvimos tiempo de dormir porque los deberes, en su fundamento, estaban hechos.

En este año que acaba de terminar también hemos visto cómo las previsiones y tendencias de consumo de voz y datos se han modificado como consecuencia de la Covid-19 y de una nueva normalidad. El resultado es un mayor uso de la red móvil, tanto en voz como en datos, y un incremento en las llamadas del teléfono fijo.

Aceleración digital

El puesto de trabajo digital despegó definitivamente con el confinamiento y sigue en curva ascendente hoy en día. También creció de forma paulatina el uso de herramientas de videollamada. De hecho, la contratación de soluciones profesionales y de colaboración por parte de las empresas y la Administración ha crecido en más de un 80%. Todas estas circunstancias nos llevaron a ser más osados, y hemos visto cómo se puede trasladar un contact center a las casas de los operadores sin necesidad de interrumpir el servicio. O cómo las soluciones de big data y de e-learning podían ayudar a identificar las localidades con mayor número de infectados o a dar continuidad a la educación y al aprendizaje.

Además, en el último trimestre hemos tenido oportunidad de ver cómo se ha acelerado la transformación digital de las empresas. Los analistas señalan que la digitalización se ha acelerado tres años con respecto a su calendario habitual, lo que ayuda a que las pymes mejoren su eficiencia y rentabilidad en torno a un 20%, y permite desplegar con más agilidad nuevas infraestructuras, como el 5G, en más del 75% del territorio nacional, lo que nos ayudará a contar con un entorno hiperconectado que dará lugar a nuevas mejoras, como son: la telemedicina, el coche conectado y autónomo, la agricultura en remoto y en espacios cerrados que evite la influencia del cambio climático, o la celebración de eventos desde cualquier parte del planeta y prácticamente en tiempo real.

En definitiva, no debemos olvidar el impacto social, el pesar de la crisis y sus consecuencias en las personas, familias y la economía, pero debemos mirar al futuro con fortaleza y los que formamos la familia tecnológica, en la cual Computing es referente, nos tenemos que quedar con un pequeño sabor de victoria ya que la tecnología ha demostrado que puede hacer más humano el mundo, al conectar la vida de las personas y hacer más llevaderos meses como los que, desgraciadamente, nos ha tocado vivir.

Computing 804