OpiniónDigitalización

PUNTO TIC: Un banco ya no es un banco

Las tecnologías digitales desbancan las entidades financieras tradicionales.

Ayer estuve en mi banco, evito citar el nombre para no levantar suspicacias, y el cambio operado ha sido brutal. Tras fusionar tres sucursales en una, en plena vía de las principales de la capital madrileña, ahora se ha reconvertido en un espacio con ramalazos de Google y Amazon.

Un lugar más propio de Silicon Valley que de Ciudad Lineal, con mobiliario ligero y moderno, en un ambiente evanescente, lejos de la majestuosidad de las entidades bancarias del pasado. El banco ya no tiene su despacho de director, el cual se mueve con su portátil como un empleado más y te acoge en un box desocupado, y te atiende igual que en un encuentro carcelario, con una pantalla de metacrilato haciendo las veces de barrotes, para evitar contagios. Ya no es ese señor que en su lugar destacado te atendía con cierta posición jerárquica, su rol y disposición ahora son diferentes, se te parece más a ti, con tu portátil atendiendo entrevistas a directivos o en ruedas de prensa.

Su asesoría y capacidad por suerte siguen incólumes, también tiene capacidad de acceder a todos los recursos del banco tan solo conectando su portátil a un cable de red. Pero la relación ha cambiado, ya no te piensas que estas frente a un ser superior con el poder de la razón que te aconseja qué hacer con tus ahorros, sino ante alguien que te da las claves para sacar partido a tu capital.

El banco ya no tiene su despacho de director, el cual se mueve con su portátil como un empleado más y te acoge en un box desocupado, y te atiende igual que en un encuentro carcelario

Enciendes la radio y escuchas mensajes como el de un banco no banco que te facilita la vida con una panoplia de servicios digitales que quiere parecerse a Netflix o a Apple Apps. No puedo por menos recordar aquellas películas de atracos a los bancos y todo el intríngulis para tramar ese golpe perfecto con el que los forajidos querían dar el pelotazo y retirarse en un paraíso, neutralizando alarmas y auscultando la combinación secreta de las cajas de seguridad. Los ladrones de banco también han cambiado y su inteligencia va por otros derroteros virtuales. Con la digitalización ya nada es lo que era, todo es ya un juego de interfaces y de canales que se entrecruzan en tu vida, en el que se requiere que tomes partido de una forma activa y asumas el papel protagonista.

Computing 815