OpiniónDigitalización

La digitalización, clave para afrontar los retos de la cadena de suministro

Juan Chinchilla, director de la Unidad de Negocio de Business Applications de Microsoft España

Los cambios que ha traído consigo la pandemia para el sector de la logística y de la distribución obligan a las compañías a replantearse la relación con sus cadenas de suministro: nos encontramos ante un escenario muy competitivo e incierto, dinámico, hiperconectado y global. La digitalización de la cadena de suministro se convierte claramente en una estrategia que permite ser más eficientes, productivos y reducir los tiempos de respuesta en toda la operativa. Las empresas que aprovechan estos beneficios aumentan el rendimiento de los ingresos en un 54%, recortan en un 44% el tiempo necesario para poner en el mercado nuevos productos e incrementan en un 62% de la satisfacción del cliente.

La digitalización elimina los silos de datos y hace posible que la cadena de suministro se convierta en un ecosistema integrado y transparente para todos los niveles, desde los proveedores de materias primas hasta los fabricantes finales o los clientes. Todo esto dota a las empresas de la capacidad para anticipar y abordar de manera proactiva las interrupciones en la cadena de suministro, configurándola de extremo a extremo y ajustándola en tiempo real a medida que cambian las condiciones. Un factor totalmente relevante, ya, según Gartner, el 76% de los ejecutivos de la cadena de suministro indicó que, en comparación con hace tres años, su empresa enfrenta hoy disrupciones más frecuentes.

¿Y cómo se consigue? A través del despliegue y utilización de varias tecnologías digitales como el Big Data, la ciberseguridad, el Internet de las Cosas o el análisis predictivo que nos proporciona la Inteligencia Artificial. Todos estos servicios se prestan desde Microsoft a través las soluciones de ERP incluidas en la plataforma de Dynamics 365, integrada dentro del ecosistema en la nube de Microsoft Azure. En este sentido, la IA ofrece una visión unificada del inventario, el almacén, la fabricación y la logística y, además, permite aprovechar el análisis predictivo que convierte los datos en conocimientos para apoyar mejores decisiones estratégicas. Por otro lado, para optimizar la toma de decisiones, utilizar el IoT es clave. Tiene en cuenta los datos de ubicación y de los dispositivos en tiempo real y recoge información de los centros de logística de forma proactiva y autónoma para administrar las operaciones diarias, conocer la situación de los almacenes y realizar mantenimiento predictivo. Asimismo, al contar con información actualizada constantemente de la disponibilidad, cercanía al lugar de entrega y factores externos que puedan alterar los plazos de entrega, es posible gestionar las entregas de pedidos en tienda o en domicilios desde diferentes centros logísticos, mejorando la calidad del servicio.

Otro tecnología protagonista en el proceso de digitalización es la realidad mixta: dota de una cantidad enorme de posibilidades a los operarios para ser más rápidos y efectivos. A través de dispositivos como HoloLens 2, los empleados pueden visualizar y colocar libremente hologramas en el campo de trabajo, ofreciendo un apoyo visual con el que pueden resolver, de forma mucho más ágil y eficaz, cualquier orden de trabajo que deban desarrollar fuera de fábrica. También es importante automatizar todas aquellas tareas manuales que consumen tiempo y recursos para poder focalizarse en otras actividades que aporten más valor al cliente o a la cadena: el 84% y 90% de los fabricantes y retailers, respectivamente, están acelerando las iniciativas de automatización en respuesta a las nuevas necesidades postpandemia.

En España contamos con numerosos ejemplos. Uno de ellos es Nomen Foods, que gracias a nuestras soluciones Dynamics 365 for Finance and Supply Chain Management ha aumentado su dinamismo comercial y reducido costes. Con ellas han podido unificar la información proveniente de distintas fuentes, eliminando silos de datos y aportando trazabilidad: de este modo, ahora la arrocera sabe, por ejemplo, desde a quién le vende un paquete de arroz hasta quién fue el socio al que le compraron la materia prima, así como todas las fases intermedias. Igualmente, aprovechan el análisis predictivo de la solución, que convierte los datos en conocimientos, para apoyar mejores decisiones estratégicas.

Sin duda, un ejemplo que pone en relieve la obsolescencia de los modelos de gestión tradicionales de la cadena de suministro y la necesidad acometer una digitalización que trae consigo infinidad de ventajas competitivas. En un entorno empresarial globalizado y dominado por la hiperconectividad, las organizaciones deben empezar a desplegar herramientas que puedan captar y responder de manera inteligente a las necesidades cambiantes de la cadena de suministro en estos mercados competitivos y, al mismo tiempo, integrar datos, procesos, sistemas y visibilidad en el origen, almacén y operaciones de distribución de forma integral.

Computing 815