EntrevistasEmpleo

Euprepio Pádula, consejero delegado de la consultora Padula and Partners

“Un directivo hoy, más que nunca, debe ser creativo, generar ilusión y motivación”

Euprepio Pádula, experto en reclutamiento y headhunting, lleva más de 20 años vinculado a la búsqueda de directivos, muchos de ellos pertenecientes al sector TIC. En su compañía lleva a cabo, además, acciones de coaching y formación, lo que le ha llevado a tener un profundo conocimiento del entorno laboral.

¿Cuál es la situación laboral actual del sector TIC?
La situación es muy complicada, pero en el sector informático estamos detectando que es el que más se está moviendo, empezando por los movimientos negativos, es decir, empresas que están efectuando numerosos ERE y despidos, en empresas importantes, y, en ese caso, más que por crisis económica, están aprovechando la situación para rentabilizar las plantillas. Se trata de empresas muy grandes que, en tiempos pasados tenían capital aunque no habían efectuado importantes ajustes estructurales, y están aprovechando la coyuntura para hacerlo ahora.
Sin embargo, esto no quita que se sigan manteniendo activas buscando opciones de búsqueda y contratación. En ese sentido, hay muchísimo movimiento, especialmente en determinados puestos como director de ventas o responsable de grandes cuentas. Esto sí que son buenas noticias, porque quiere decir que, al menos, las empresas multinacionales en su mayoría americanas, están apostando por Europa y por España, a pesar de este momento complicado. Soy bastante optimista respecto al sector informático, aunque en el sector de telecomunicaciones, ya el panorama cambia, porque se han reducido dramáticamente las ventas y las operadoras están apostando más por los países emergentes.


Si hay movimiento en este sector, ¿en qué se basa esa rotación?
A día de hoy, ya no suele ser por más dinero. Tras haber vivido una época en la que la rotación se fundamentaba en un mayor salario, ahora suele ser porque un proyecto resulte más interesante o incluso para mejorar su entorno y ambiente de trabajo. Hoy en día el dinero no es un asunto importante, y hemos detectado cambios de empresa incluso por algo menos de sueldo. Ahora se mira más la estabilidad y posibilidades de crecimiento en una empresa.


Desde su punto de vista, ¿las empresas son conscientes de la importancia de las personas o las han relegado a un segundo plano primando los resultados económicos? Es imposible generalizar. Yo estoy trabajando con clientes que sí están teniendo muy en cuenta a sus plantillas, y están potenciando especialmente a las personas que más valor aportan a su organización. En líneas generales, yo afirmaría que no priman los resultados, a pesar de que la crisis lo que hace es aumentar la presión, pero en general no percibo una pérdida de valores en relación a las personas, aunque por supuesto hay excepciones.


¿Las empresas siguen apostando por formar a sus empleados en habilidades de dirección/formación por competencias o se han limitado? También depende, aunque en el sector TI sí que se ha seguido formando porque es muy dinámico. Me gustaría destacar que la presión económica sobre las empresas tecnológicas es algo que se viene produciendo desde hace algún tiempo; me refiero a que no es una novedad propia de la crisis, puesto que las multinacionales desde hace ya tiempo vienen limitando los presupuestos.


¿Y qué tipo de formación es la más demandada? Todo lo que tiene que ver con habilidades directivas, pero de una forma muy rápida y eficaz, y sin necesidad de hacer cursos largos, porque se busca un resultado inmediato. La gestión de equipos, por ejemplo es un tipo de formación muy demandada. En cuanto al apartado comercial, tradicionalmente sucedía que a sus responsables por lo general no se les daba una formación específica, sino que ascendían simplemente por vender más. Ahora ya se busca un complemento adicional, y el coaching es muy útil porque ayuda a sacar lo mejor de cada persona y a darle unas pinceladas y competencias.


¿Cuáles son las cualidades que debe tener un buen líder?
La situación no ha cambiado mucho, se sigue pidiendo más o menos lo mismo, pero es verdad que en tiempos de crisis se suele exigir más a un directivo que tenga más creatividad, y la posibilidad de crear ilusión y motivación cuando a día de hoy es casi imposible motivar a la gente con el sueldo. Debe intentar sacar de la gente lo mejor que pueda, por ello se pide sobre todo, inspiración. De hecho, según un estudio interno que hemos realizado, más del 55% de los empleados pide que su jefe les inspire para poder hacer mejor las cosas.


¿Se suelen corresponder las demandas de los empleados con lo que pide la empresa respecto a las cualidades de un directivo? No del todo, porque al fin y al cabo las empresas lo que quieren es obtener resultados por encima de cualquier otra cosa. Está claro que son un poco más frías a la hora de considerar las prioridades, y así resulta lógico que para un empleado el hecho de que su jefe le inspire y motive es lo más importante. Lógicamente esa diferencia de criterios puede suponer un riesgo para la empresa, y por ello muchas veces acuden en nuestra ayuda, para trabajar en estas cuestiones e intentar alinear en la medida de lo posible ambos mundos, a pesar de la presión de los números.

Computing 795