EntrevistasEmpleo

Alejandro Giménez, CTO de Dell EMC

La transformación digital también afecta al empleo cualificado.

¿Qué puede suponer a una empresa convencional no subirse al carro digital a tiempo?

La mitad de las personas que han participado en el Digital Business Research han percibido que la digitalización ha generado una disrupción, un cambio radical en la forma en la que operan sus negocios; pensemos por ejemplo en los sensores que nos monitorizan, la geolocalización que nos sitúa o las redes sociales que nos comunican y que se integran en forma de aplicaciones digitales que han cambiado la forma en que hacemos deporte, alquilamos un coche o pagamos a medias un regalo.

El riesgo para las empresas es, por tanto, el de quedar obsoletas en sus respectivas áreas de negocio. Esta preocupación podemos encontrarla en mercados tan maduros como el bancario, donde creemos que los gigantes tecnológicos (Google, Amazon, etc.) están en disposición de convertirse en nuevos competidores mediante la puesta en marcha de servicios digitales más inteligentes, mejor comunicados y más colaborativos. 

 ¿Qué aconseja a las empresas a la hora de asumir una estrategia de transformación?

La transformación digital de una empresa implica pensar en la transformación de sus tecnologías de información. Proporcionar soporte a las nuevas fuentes de información corporativa tales como redes sociales, dispositivos móviles o ‘cosas’ supone un reto sin precedentes, que requiere de un nuevo tipo de infraestructuras capaces de crecer sin límite al ritmo que lo hace la información, proporcionando acceso a la misma en tiempo real y con unos costes de uso y gestión lo más reducido posible; o sea, modelos de nube y automatizados al máximo.

La transformación de las tecnologías de información es el cimiento que permitirá el desarrollo de nuevas aplicaciones y servicios que se traducirán en nuevas formas de interacción y experiencias orientadas a nuestros empleados, socios y clientes.     

 ¿Corre riesgo el empleo de poco valor a favor del cualificado?

Una transformación tan radical como la que estamos viviendo pone en cuestión todos los perfiles, también a los perfiles más especializados; pensemos en cómo han cambiado sectores como logística, media o marketing. Personal muy cualificado en todos los casos, pero que han sufrido transformaciones radicales, tanto en cuanto a las tecnologías que manejan como los canales por los que se comunican con el cliente final y la inmediatez con la que lo hacen.

Es razonable pensar que esta necesidad de estar al día, de reciclarse, es multisectorial y nos afecta a todos; ninguno sabemos cuál será la próxima disrupción tecnológica.

Por otro lado, se abre todo un mundo de nuevas oportunidades: User Experience Experts, Cloud Development, Data Scientists… y otros muchos perfiles y carreras que hoy todavía no existen.  

Alejandro Giménez, director de Alianzas de Dell EMC
Alejandro Giménez, director de Alianzas de Dell EMC

¿Estamos abocados en un futuro a pequeñas compañías más ágiles (BBVA cierra oficinas)?

La agilidad y la innovación son atributos digitales básicos; pensamos que eso no significa que las empresas del futuro vayan a ser necesariamente pequeñas compañías, algunas de las compañías más ágiles y digitalizadas del mundo son hoy los llamados Gigantes de Internet, sobrenombre suficientemente descriptivo de su tamaño. Lo que ocurre es que en sectores maduros la digitalización permite alcanzar una mayor agilidad con menores recursos: el canal internet es mucho más ágil, económico y universal que el canal oficina. Por tanto, son las áreas de menor valor o mayor coste en esos sectores maduros donde se podrá apreciar una tendencia a la reducción de tamaño, fruto de la mayor eficiencia alcanzada.   

Computing 795