OpiniónEmpleo

Apple: historia de un éxito

El consumo 'profesionalizado' tiene en esta segunda década un nombre propio, o bien dos, Apple y Steve Jobs.

Durante los últimos días hemos asistido a una avalancha de manifestaciones alabando la trayectoria de Steve Jobs, fundador de Apple. Se le ha tildado de visionario, gurú, revolucionario, innovador, adelantado…seguramente todos estos calificativos sean ciertos y quizás también se podría añadir una larga lista de adjetivos más. Steve Jobs ha sido un hombre que se ha reinventado a sí mismo y a la empresa que fundó allá por 1976 con el dinero que le generó la venta de una furgoneta. Pero no todo ha sido un camino de rosas para él, sino que el devenir del negocio que creó ha experimentado diversos sobresaltos a lo largo del tiempo; los éxitos y los fracasos de sus lanzamientos se fueron intercalando, incluso con la aparición del Macintosh en 1984. De hecho, Jobs abandonó la organización durante unos años ante diversas desavenencias estratégicas. Sin embargo, mantenía el germen del triunfo en sus venas y en las iniciativas que en todo momento quería poner en marcha, enfrentándose al mercado y a las propias demandas de los usuarios. Como ejemplo, ser pionero en el mundo PDA a primeros de los 90 provocó una de las mayores crisis para la empresa. Sin embargo la vuelta de su fundador durante la segunda mitad de esta década supuso un punto de inflexión y una puerta abierta a su desbordante capacidad innovadora; así, comenzó para la compañía de la manzana una nueva etapa marcada por productos cada vez más impactantes. Primero fue el iMac, al que siguieron el iBook o PowerMac. Estos anuncios no fueron, en cambio, más que los precursores de lo que sería el auténtico primer bombazo de Apple: el iPod, que vio la luz hace ahora diez años y cambió por completo el concepto de la reproducción musical. A partir de este momento, Steve Jobs se encumbró como uno de los grandes revolucionarios de la industria tecnológica, sólo comparado con el fundador de Microsoft, Bill Gates. Casi tenía el mundo bajo sus pies, lo que logró definitivamente con el lanzamiento del teléfono iPhone en 2007 y, más tarde, con el iPad en 2010. El consumo ‘profesionalizado’ (consumerización) tiene en esta segunda década un nombre propio, o bien podemos decir dos: Apple y Steve Jobs, y este último al menos, estamos seguros, perdurará con el paso del tiempo.

Computing 816