OpiniónEmpleo

La realidad de salarios en el sector TIC

Rompiendo el círculo (des) virtuoso: Julien Mur, Senior Manager Information Technology & Life Sciences de Hays España.

Julien Mur, Senior Manager Information Technology & Life Sciences de Hays España
Julien Mur, Senior Manager Information Technology & Life Sciences de Hays España

El crecimiento del sector TIC parece imparable, ya que ha ido encadenando un fuerte crecimiento año tras año, desde 2013. Sin embargo, crecer no es siempre sinónimo de beneficio, y el sector IT presenta sus luces y sombras, ya que el aumento no se da de forma armónica, lo que ha desequilibrado el mercado laboral. Veamos los distintos condicionantes que forman la poliédrica realidad del sector.

Diferencias regionales

Por un lado, no hay una homogenización a nivel territorial, ya que no todas las regiones se ven beneficiadas de la misma manera. Barcelona lidera el ranking de ciudades tecnológicas españolas, por atracción de la inversión y del talento, ya que fue la primera en crear un hub específico para el sector.

Sin embargo, si algo hay que destacar del 2019 en este aspecto, es la consolidación de Madrid como ciudad tech, principalmente impulsada por un aumento significativo de los salarios en la capital, llegando a los niveles de Barcelona en la mayoría de los perfiles.

Valencia también se está posicionando en el ranking de ciudades tecnológicas, en su caso como la tercera ciudad española más atractiva en este sector, atrayendo tanto inversiones como empresas y talento. Este crecimiento se debe a las fuertes presiones salariales en Barcelona y Madrid, así como al bienestar que ofrece una ciudad del tamaño y condiciones de Valencia. La saturación de los mercados en Barcelona y Madrid, así como unos salarios más bajos en Valencia, son los principales factores que hacen que la capital levantina esté ganando atractivo entre las empresas del sector tecnológico.

Finalmente, un poco más abajo en la costa del mediterráneo se encuentra Málaga, ciudad que también está apostando por atraer a empresas tecnológicas, con el Parque Tecnológico Andalucía, así como por fomentar las carreras STEAM, algo en lo que la Universidad de Málaga está haciendo grandes esfuerzos.

Los perfiles más buscados

En cuanto al talento, la demanda de perfiles tech cualificados ha seguido aumentando en 2019, pero el pool de candidatos disponibles no lo hace al mismo ritmo: la brecha sigue creciendo, año tras año. La escasez de perfiles cualificados en el sector también parece consolidarse. De hecho, tal y como revela la Guía Laboral de Hays 2020, al 96% de las compañías de este sector les cuesta encontrar los perfiles adecuados para determinadas posiciones, un porcentaje 11 puntos superior a la media de empresas españolas del resto de sectores (85%).

¿Los motivos? Principalmente, la alta demanda de este tipo de perfiles es lo que más dificulta su acceso (según un 61% de las encuestadas), pero también la falta de profesionales con las habilidades adecuadas (41%) o la falta de profesionales altamente formados en determinadas especializaciones (35%).

Dentro de esta escasez, los perfiles más demandados son:

La realidad paralela de los salarios en el sector TIC

Con este paradigma de alta competencia por los profesionales disponibles en el sector, hemos podido percibir este año que las empresas están más dispuestas a invertir en salarios que anteriormente, como medida para atraer a este escaso talento.

También se ha visto una recuperación de la confianza por parte de las empresas, lo que aumenta el margen de maniobra en cuanto a inversión y, por lo tanto, activan o reactivan sus proyectos tecnológicos: la famosa transformación digital. Como consecuencia, los salarios se han disparado, aupados por el aumento de la demanda de perfiles TIC. De hecho, los sueldos de estos perfiles llevan seis años de aumentos consecutivos y no han conocido la crisis. Esta subida salarial es válida para cualquier tipo de perfil tecnológico, tanto técnico como funcional.

El 96% de las compañías de este sector les cuesta encontrar los perfiles adecuados para algunas posiciones

Pero, aunque es claramente un dato positivo para estos profesionales, a nivel macroeconómico es un problema. En efecto, muchas empresas pequeñas o medianas no pueden contratar al perfil adecuado, retrasan sus proyectos y no consiguen retener su talento tecnológico. Como se informa en la Guía Laboral de Hays 2020, las pymes son las que más problemas tienen para cubrir ciertas vacantes (el 100% de las encuestadas), aunque el problema afecta prácticamente a todas las grandes empresas (96%), mientras que las startups tienen algo menos de dificultades (un 78% tiene problemas).

Competencia global

Pese a que los salarios del sector TIC están muy por encima de la media del resto de profesionales españoles, siguen estando por debajo de otros países europeos con liderazgo digital, como Francia o Inglaterra. Este es uno de los motivos por el cual veremos que las grandes corporaciones seguirán eligiendo a España por razones financieras para instalar sus hubs tecnológicos y sus Centros de Competencias.

Sin embargo, la escasez de perfiles y la alta competencia entre las pymes, las grandes empresas nacionales, las multinacionales y el mundo de los startups, genera una tensión en el mercado laboral IT que hace que, a nivel mundial, España esté cada vez peor posicionada en la carrera para las nuevas tecnologías. Las grandes inversiones extranjeras en materia de empleo tecnológico no se hacen por un tema de innovación, sino porque los salarios de perfiles IT en España están muy por debajo del resto de los países europeos. Si no cambia este paradigma, la situación es estructuralmente insostenible en el tiempo porque surgirán otros países que ofrecerán las mismas competencias técnicas por unos salarios inferiores, como India, por ejemplo.

Llegados a este punto de inflexión, consideramos necesaria una triple actuación:

  • Por un lado, el sistema académico y político tiene que tomar sus responsabilidades para incentivar y formar a una generación entera de perfiles tecnológicos, incentivando las carreras STEAM.
  • Por otro lado, las empresas tienen que dejar de ver los salarios en perfiles tech como un coste (commodity) y verlo como una inversión.
  • Para ello, es necesario que las compañías entiendan que la tecnología se va a convertir en parte o totalidad de su core business, por lo que es fundamental y estratégico contar con los profesionales adecuados para sacar sus planes adelante.  
Computing 791