OpiniónERP

Una Industria 4.0 líder para afrontar la actual crisis

Por Santiago Barrios, Product Manager en Ekon.

El entramado de la pyme industrial española, al igual que toda la economía, vive tiempos convulsos. Los efectos derivados de la creciente inflación, desbocada desde el año pasado; y la incertidumbre creada por la invasión rusa de Ucrania, con impacto directo en los precios de la luz el gas y los combustibles y también de las materias primas, están haciendo mella además de en los pequeños consumidores en el tejido productivo que llega con unas cuentas muy mermadas por la pandemia.

Pero es en el sector industrial y en el logístico donde vemos que la afectación de la rentabilidad está llevando a paros totales o parciales. Es cierto que a diferencia de la crisis de 2008 esta tiene un origen coyuntural y no estructural y que las instituciones públicas están activando mecanismos para intentar paliar las consecuencias de esta crisis; pero la actual situación les está dando de lleno a las pymes.

Entre las soluciones propuestas, una de ellas es que las empresas se adapten y optimicen sus rentabilidades a través de la búsqueda de eficiencia en sus procesos. Los fabricantes requieren un grado de excelencia, eficiencia y sobre todo flexibilidad en sus modelos de gestión en estos momentos, pero no solo para capear esta situación, sino para mejorar al máximo su competitividad y siempre con la vista puesta en el futuro. Para ello, el camino marcado es seguir con la apuesta por el modelo de industria 4.0, entendiéndola como la combinación de técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que integran organizaciones, personas y activos.

No obstante, y dada la delicada situación coyuntural, toda inversión en tecnología e innovación debe tener un rápido retorno de la inversión a la vez que sus beneficios sean escalables a lo largo del tiempo.  Por ese motivo, antes de apostar por tecnologías como el IoT, la impresión en 3D, sistemas de Realidad Virtual y demás innovaciones de la industria 4.0, se deben establecer los cimientos para este cambio de modelo industrial.

Será pues el sistema de gestión empresarial (ERP), el que actué como catalizador de todas las apuestas digitales presentes y futuras, y maximice su impacto en el modelo industrial 4.0 de toda empresa. Los sistemas ERP para la industria son capaces de fomentar la automatización de la fábrica a través de la optimización de procesos, de su digitalización y evaluación continua, y de un intercambio de datos en tiempo real que garantiza una gestión ágil, flexible y orientada a la excelencia operativa.

La máxima es centralizar y aprovechar todos los datos relativos a nuestros procesos de negocio, para que el sistema lo transforme en valiosa información generada por los parámetros operativos de todo el ecosistema tecnológico de tu negocio industrial. Esto posibilita que cualquier apuesta futura por la digitalización sea integrada en un único sistema y pueda ser aprovechada en una mejora directa a nivel de procesos y en una toma de decisiones más eficiente.

ERP INDUSTRIAL

Pero además de actuar como catalizador de nuevas tecnologías, y las típicas funcionalidades que todo ERP aporta a todas las empresas (información, financiera, gestión del talento, etc.), veamos qué aporta directamente un ERP industrial:

  • Mayor comunicación entre las secciones implicadas en los procesos de transformación.
  • Optimización de la fabricación con detallada información sobre materiales, maquinaria y personal.
  • Planificación de recursos productivos (componentes y medios)
  • Seguimiento en tiempo real del proceso productivo.
  • Gestión de fichas de artículos, conjuntos y procesos de producción.
  • Completas valoraciones económicas, tanto en entornos de simulación como reales.
  • Aumento de la eficacia y de la productividad
  • Disminución de los plazos de fabricación, con la consiguiente mejora del servicio al cliente.
  • Incorporación de diferentes modelos de fabricación
  • Explotación de datos de forma personalizada.

La apuesta por la industria 4.0, independientemente de la coyuntura en que se encuentre el sector y la economía, ya está marcando la competitividad de las empresas del sector industrial. Los ERP son necesarios para cualquier análisis de negocio en tiempo real y para implantar la necesaria mejora continua de procesos. Atributos como la flexibilidad, la excelencia operacional, la gestión integral y la predictibilidad son los cimientos en los que construir el modelo de industria 4.0, ya que las tecnologías irán evolucionando, pero para ser capaces de aprovecharlas al máximo previamente se quiere un nuevo modelo de gestión 4.0, y todo empieza por el ERP. Las pymes españolas que apuesten ahora por un modelo de Industria 4.0, no solo superarán la crisis, sino que estarán capacitadas para liderar la ansiada recuperación política, social y económica que todos esperamos.

Computing 815