OpiniónEstrategia

El preocupante impacto de la guerra de Ucrania a medio plazo

Por Carlos Muñoz, Corporate VP de Inetum en Iberia y LATAM.

Carlos Muñoz, Corporate VP de Inetum en Iberia y LATAM.
Carlos Muñoz, Corporate VP de Inetum en Iberia y LATAM.

Hay unas consecuencias evidentes derivadas de la posición de Rusia y Ucrania como exportadores de materias primas que probablemente afecten a los fabricantes de semiconductores, pero, en mi opinión, la industria se adaptará con rapidez, encontrando fuentes y tecnologías alternativas.

Más preocupante es el impacto a medio plazo. Esta situación va a repercutir en un aumento de los costes -como la subida del precio del transporte y del petróleo-, y en las rutas comerciales. Todo ello cuando aún no nos hemos recuperado de los cuellos de botella en la cadena de suministro provocados por la pandemia, que ya había impactado fuertemente en los costes.

Estas tensiones adicionales sobre las cadenas de suministro y el incremento de los precios de la energía y de las materias primas están provocando un shock inflacionario con efectos negativos sobre la renta de las familias y los márgenes empresariales, lo que afecta al crecimiento, que se verá reducido. Es previsible que las empresas reconsideren reducir sus gastos e inversiones, sin que las tecnologías de la información y las comunicaciones sean una excepción.

En definitiva, esperamos, por lo general, un efecto negativo en el sector, más importante en Europa que en América y más severo cuanto mayor sea la duración y extensión del conflicto. Incluso, aunque se alcanzase una solución a corto plazo, las consecuencias de la perturbación se extenderán en el tiempo durante meses o años.

Aparte de esta visión más económica, los expertos en ciberseguridad están mostrando una gran preocupación, porque la guerra está afectando al ciberespacio desde hace meses, un escenario fundamental en este conflicto con consecuencias de impacto mundial. La situación actual amplifica la tendencia a ese aumento a gran escala del volumen y la sofisticación de los ataques, con los correspondientes e importantes riesgos financieros, de reputación y legales para aquellas organizaciones que los pueden sufrir.

Las empresas deben adoptar una postura de seguridad reforzada en estas circunstancias. Y, desde el sector TIC, las consultoras con una sólida experiencia en ciberseguridad estamos esforzándonos para mitigar cualquier riesgo potencial que se derive de esta situación, en nuestros equipos y en los de nuestros clientes. Este va a ser, sin duda, un papel muy importante en estas circunstancias.

Computing 815