Casos de éxitoInfraestructuras

La DGT no teme a la innovación

La organización pública emprende una migración hacia sistemas abiertos.

Oficinas de la DGT
Oficinas de la DGT

La DGT, a pesar de haber visto limitados sus recursos estructurales en los últimos tiempos, continúa a la carrera por la renovación de sus sistemas informáticos, y mantiene ambiciosos planes de modernización. Así lo sostiene Federico Sáez, gerente de Informática y máximo responsable TIC de la entidad, quien ha charlado con Computing para hablar de sus prioridades tecnológicas más inmediatas, y de cómo han conseguido hacer más con menos. Tal y como explica, “a día de hoy no somos una subdirección, por lo que dependemos directamente de la Subdirección General de Análisis y Vigilancia Estadística”.

Como resultado de estos cambios, “hemos perdido peso y relevancia a nivel interno en la DGT”, una mala noticia que en ningún caso ha impedido que se mantengan los planes de renovación de la informática. La parte positiva es que la DGT sí está representada en el Comité de Dirección TIC liderado por Domingo Molina, y de hecho “soy miembro de ese comité como vocal asesor”, confirma Sáez.

No obstante, “desde que estoy yo aquí he querido dar más relevancia a todas las iniciativas en colaboración con la dirección TIC, y promover más proyectos desde la gerencia de Informática, como por ejemplo la Carpeta Ciudadana, proyecto con el cual nos estamos integrando para que figuren los datos de tráfico”. Y es que Federico Sáez también forma parte del comité de Dirección de la DGT, y a la hora de tomar una decisión, “yo soy uno más”.

También se está promoviendo desde la Gerencia de Informática un ambicioso proyecto de modernización del viejo mainframe Fujitsu a sistemas distribuidos y al mundo Java, con base de datos Oracle. En este mainframe actualmente se encuentran todos los registros de conductores y vehículos, por lo que es crítico.

Se trata de una jerarquía propiedad de Fujitsu que se programa en PL1, por lo que actualmente hay pocas personas que sepan programar en este lenguaje, lo cual “para nosotros supone un riesgo importante”, y de ahí la necesidad de migrar. El proyecto tendrá una duración de 18 meses, y ya ha empezado.

Pero de cara al futuro, esto también se quiere cambiar, ya que Federico Sáez entiende que “es necesario migrar a nuevas tecnologías más en línea con lo que se está haciendo con otros Data Centers de otras compañías, con el open source como eje principal”. Así, la intención es cambiar de sistema operativo, de Solaris a Linux Red Hat, y la base de datos que es Oracle también se quiere cambiar a PostgreSQL. “Tenemos un acuerdo de licenciamiento con Oracle, pero muy costoso, y queremos eliminarlo. Por eso es tan importante para nosotros migrar a entornos open source.

Además, nuestro servidor de aplicaciones es IBM, y queremos cambiarlo a JBoss. Queremos entornos abiertos por coste, pero también porque hemos pasado de depender de Fujitsu en el mainframe a depender ahora de Oracle e IBM. Y por eso prevemos tender en el futuro a sistemas abiertos, porque ahora estamos contando con sistemas distribuidos dependientes de marcas comerciales”, admite.

Para leer el artículo completo acceda a Kiosko BPS Computing 746.

Computing 816