InformesInfraestructuras

10 propuestas para impulsar la innovación y la transferencia sostenible

La Fundación I+E señala que invertir en I+D el 3% del PIB cada año supondría transferir a la economía entre 60.000 y 110.000 millones de euros

Fundación I+E, entidad formada por multinacionales con larga presencia en España, presenta el informe ImasE. Ideas para una España más Sostenible, en el que detalla sus propuestas para impulsar la innovación sostenible. Este documento, que tendrá periodicidad trimestral, se propone crear un punto de observación y canalización de ideas para construir una España más sostenible a través de la innovación, la industria, la formación o la tecnología, siempre bajo el propósito de transformar la sociedad y el entorno.

La primera entrega de esta serie lleva por título Innovación y Transferencia Sostenible. Una de las conclusiones que aporta tiene que ver con el objetivo fijado en el Pacto por la Ciencia de que la inversión pública y privada en I+D+i represente el 3% del PIB en 2030. De materializarse dicho objetivo, al valor del PIB en 2021, las empresas y el sector público invertirían en torno a los 36.000 millones de euros anuales. A tenor de diferentes estudios, cada euro invertido en I+D+i genera entre 1,6 y 3 euros en términos de transferencia a la economía, al Estado y a la sociedad, lo que significaría una aportación entre 60.000 y 110.000 millones de euros cada año que se alcance ese nivel de inversión.

Si se tiene en cuenta que España está recibiendo 70.000 millones de euros en ayudas directas de los fondos UE Next Generation, invertir el 3% del PIB en I+D permitiría transferir una cantidad igual o superior, pero con carácter continuado y sostenido. Esos fondos podrían dedicarse a mejores servicios públicos, al sistema sanitario, a un estado del bienestar sostenible y a la puesta en marcha de proyectos de alcance innovador que a su vez generen más retorno, riqueza y empleo.

El primer número de ImasE cuenta con la participación de la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, quien señala que “la ciencia y la innovación son fundamentales para generar y difundir el conocimiento necesario para abordar los grandes retos asociados a la sostenibilidad”. Y añade que “desarrollo sostenible y ciencia van de la mano. No se entiende una sin la otra. Nuestro reto es hacer que se entiendan mejor, que seamos capaces de aunar la potencialidad de nuestro sistema de ciencia e innovación con la necesidad de hacer frente a los desafíos del futuro”.

Por su parte, Helena Herrero, presidenta de la Fundación I+E, destaca en la carta de presentación que “las empresas que tenemos vocación innovadora también hemos aprendido que nuestro esfuerzo por crear, inventar, lanzar nuevas ideas, ya no tiene sentido si no suma para todos. Y esa lección sirve también para las economías y los países. Toda la investigación que hagamos, así como la inversión en grandes proyectos, sólo cumplirá su propósito si impacta de forma real y medible en la sociedad”.

10 propuestas

  1. Entender la innovación como cuestión de Estado, elevarla a prioridad nacional y generar concienciación en la sociedad, a fin de que lo demande.
  2. Fortalecer nuestro sistema de innovación y ciencia, dotando de recursos a las instituciones científicas, incentivando a los investigadores y profesionales técnicos y conectando a la comunidad investigadora con las empresas y la sociedad civil.
  3. Incrementar la inversión pública en I+D+i y propiciar que además sea tractora de inversión empresarial, de manera que cada euro invertido por el sector público se traduzca en dos euros de inversión por parte del sector privado.
  4. Estimular la inversión de las empresas en proyectos innovadores, contemplando mayores garantías de seguridad jurídica y procesos ágiles para la puesta en marcha de dichos proyectos.
  5. Potenciar la industrialización de la I+D, a través de marcos regulatorios e instrumentos de colaboración público-privada que permitan elevar a escala industrial la implantación de proyectos de alta madurez tecnológica.
  6. Creación de un Sello Empresa Innovadora, potencialmente para todas las empresas inversoras en I+D+i, que permita un proceso ágil para la acreditación de proyectos, mejora de los incentivos y mayores garantías de seguridad jurídica.
  7. Reforzar el ecosistema de financiación de la I+D+i, estableciendo parámetros comunes, claros y estandarizados, que alejen las incertidumbres en la interpretación, a fin de no disuadir la iniciativa inversora y emprendedora.
  8. Promover la atracción de inversión exterior y orientarla a los sectores que van a liderar la innovación sostenible, impulsando aquellos proyectos que tengan músculo transformador y un propósito de contribución al entorno y a la sociedad.
  9. Facilitar y coordinar las operaciones de centros tecnológicos, así como parques científicos y clusters, como agentes de intermediación del conocimiento que faciliten la conexión entre investigación y empresa.
  10. Cimentar una sociedad del conocimiento a través de la educación, que valore la innovación y la investigación, fomente vocaciones científicas y tecnológicas e integre los valores ligados a la sostenibilidad.
Computing 816