NoticiasInfraestructuras

Microsoft confirma que Windows 8 llegará al mercado a finales de octubre

La compañía anuncia también que la versión para fabricantes OEM estará lista la primera semana de agosto, el mismo mes en que las empresas podrán empezar a implantarlo.

Juan Cabrera (Toronto)

En uno de los ejercicios más importantes para Microsoft de los últimos años, la voz de Ballmer se apagó y el brío que suele exhibir el energético CEO de Microsoft también tuvo un tono menor. Fue sintomático que hasta tres micrófonos le fallaran a Ballmer en su discurso ante los más de 15.000 distribuidores de todo el mundo que ansiaban el chute de entusiasmo y adrenalina que suele dispensar el directivo en un evento como la Partner Conference.

Para no forzar su aparente afonía, Ballmer hizo una presentación más coral. Fue uno más sobre las tablas. El lenguaje corporal lo delató. Estuvo sentado todo el rato, hizo pocos aspavientos y solo al final, cuando alguien pudo darle un micro que funcionara, cogió fuerzas para decir que los próximos 12 meses traerán más oportunidades al canal que nunca como consecuencia de que Microsoft renueva 'el core de su negocio', desde Windows a Azure, pasando por Office y Windows Phone.

Si un evento de estas dimensiones debe dar pistas sobre las líneas estratégicas de la compañía, cabe decir que Windows 8 y Office 365, una de las avanzadillas de Microsoft en la nube, serán productos prioritarios a medio plazo. En este sentido, la compañía, por mediación de Tami Reller, vicepresidente encargada del negocio de Windows, ha aclarado definitivamente las fechas de salida de su nuevo sistema multidispositivo.

Habrá disponibilidad general a finales de octubre, pero, durante la primera semana de agosto, los fabricantes OEM ya podrán empezar a instalar el sistema en sus máquinas y las empresas también podrán empezar a hacer la migración de su parque de Windows XP o Windows 7 durante ese mes.

Ballmer está convencido de que Windows 8 supondrá un hito en la historia de la compañía, en línea con el que supuso el abrumador éxito de Windows 95 hace 17 años. Eso sí, quizá por tratarse de un evento de partners, Ballmer y su equipo se cuidaron en la sesión inaugural, que llenó las gradas del Air Canada Centre, de no exhibir demasiado su nueva tableta Surface, cuya fabricación controla directamente Microsoft. Para calmar los ánimos de los grandes fabricantes de PC, con los que ha colaborado desde el principio, Microsoft mostró las bondades de su nuevo sistema operativo en Ultrabooks de Toshiba, Lenovo o Toshiba, entre otros.


Poco habló Ballmer de su apuesta por el cloud, un tema que en otras ediciones se convirtió en estribillo. Como en los viejos tiempos, Windows, que sigue siendo el núcleo de su propuesta tecnológica y que este año aterrizará en 375 millones de nuevos PC, acaparó la atención. Eso sí, la nube planeó cuando Ballmer y su equipo dieron cuenta de la evolución de Office 365, que está “explotando” y que contará con un nuevo programa de canal que contempla una subida de los márgenes para el distribuidor y mejoras en el proceso de venta.

Computing 816