NoticiasInfraestructuras

El desembarco de tabletas con Windows 8 marca el IFA

IFA demuestra que el formato de gran feria, lejos de estar muerto, mantiene el vigor. El mayor encuentro de informática, electrónica de consumo y electrodomésticos de Europa, que cada año se celebra en Berlín, congregó a más de 1.200 expositores que se repartieron por más de 20 pabellones.

IFA es una cita importante por cuanto marca las tendencias que dominarán la industria en los últimos meses del año y en la decisiva campaña de Navidad, cuando muchas empresas de esta industria se juegan buena parte de la facturación anual. Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, las televisiones y las tabletas concentraron la atención de los asistentes, en buena parte profesionales y familias alemanas, pero también llegados de toda Europa.

En el campo de las tabletas, el gran protagonista ha sido Microsoft, que con Windows 8 definitivamente pone una pica en un formato que hasta el momento se le resistía. Aunque llega tarde y está a una distancia sideral de Apple, que con su iPad ha marcado las reglas del juego, y de Android, que es omnipresente en la oferta del resto de competidores, Microsoft tiene todas las papeletas para recuperar el terreno perdido. Windows 8 es por fin un sistema operativo optimizado para este tipo de aparatos y para los móviles inteligentes (Windows Phone), se ha concebido para que funcione sobre pantallas táctiles y además puede correr sobre procesadores con arquitectura ARM (versión RT), que son los que se han impuesto en los formatos más ligeros. Además, y como se ha podido ver en IFA, la llegada del sistema operativo de Microsoft a la tableta ha supuesto el nacimiento de un nuevo formato, el del PC híbrido, un equipo formado por una pizarra que se ensambla a un teclado y se convierte en un portátil ligero. Todo en la línea del Surface que anunció la propia Microsoft hace unos meses.

Samsung fue una de las firmas más tempraneras en anunciar novedades en este sentido. A partir de octubre, la coreana acompañará a su línea Galaxy (basada en Android) con otra gobernada por Windows 8. Es la gama Ativ, que estará integrada de partida por dos híbridos, una tableta pura y un teléfono de aire profesional. Las Ativ Smart PC son tabletas de 11,6 pulgadas que en cualquier momento pueden engancharse a un teclado para convertirse en un portátil ultrafino de menos de un kilo y medio de peso. Van provistas Core i5 y Atom, y los precios, según la compañía, irán de los 700 a los 800 euros, aunque no son definitivos. Asimismo, Samsung sacó una tableta pura, la Ativ Tab, equipada con un chip Snapdragon S4 de Qualcomm y basada en Windows RT, y su primer teléfono con el sistema operativo de las ventanas (Ativ S), que gracias a la tecnología NFC que lleva incorporada permite el pago desde el móvil.

Dell y Lenovo no se quedan atrás
Por su parte, la estadounidense Dell presentó las XPS 10 y XPS Duo 12. La primera es una tableta basada en Windows RT que también llevará los procesadores Snapdragon S4. Es un aparato que se mueve en la línea de las Transformer de Asus. La segunda, XPS Duo 12, que no se pudo tocar en IFA (Dell la exhibió en una vitrina de cristal), es un equipo de prestaciones profesionales que contará con teclado iluminado y un procesador Core i7.

La novedad más llamativa en el expositor de Lenovo fue el IdeaPad S2110, un tablet con pantalla de 10 pulgadas y algo menos de 600 gramos de peso que esconde un procesador de doble núcleo Snapdragon S4 a 1,5 GHz. Lo interesante otra vez es el teclado acoplable que ha incluido el fabricante chino. Por lo demás, el dispositivo, que también llegará a España en octubre y se venderá desde 500 euros (en su versión de 16 GB), promete hasta 20 horas de autonomía. [Fuera de la feria, HP presentó también un híbrido, el Envy x2 que intenta revolver el dilema de los usuarios que no saben si cargar portátil o tableta. Se trata de un equipo Windows con un acabado en aluminio y una innovadora bisagra con imanes que permite acoplar la tableta con el teclado].
Más conservadora se mostró la japonesa Sony, que renovó su línea de tablets Xperia, pero con un dispositivo (el S, el que viene con forma de libro doblado) que está gobernado por un procesador Nvidia Tegra 3 y el sistema operativo Android 4.0 IceCream Sandwich

Computing 791