NoticiasInfraestructuras

Un fallo de diseño en los chips de Intel pone en peligro millones de ordenadores

El fallo está en el kernel de los procesadores comercializados durante la última década, y subsanarlo podría hacer caer la potencia de los equipos entre un 5% y un 30%

Chips Intel Core de Intel de octava generación.
Chips Intel Core de Intel de octava generación.

Intel sigue teniendo problemas con la seguridad de sus procesadores. En noviembre pasado, el gigante del silicio tenía que reconocer un fallo en el firmware de sus chips que permitía a terceros tomar el control del ordenador. Entre los modelos afectados estaban las últimas generaciones de los Intel Core, que gobiernan millones de sobremesas y portátiles en todo el mundo, así como los Xeon, micros destinados a servidores.

Ahora, y según una investigación de la publicación tecnológica británica The Register, los procesadores comercializados por Intel en la última década también muestran un grave fallo de seguridad que proviene de un error de diseño y que expone a los ordenadores y servidores a las prácticas maliciosas de los hackers.

En teoría, a través de esta vulnerabilidad terceros pueden acceder al kernel de un dispositivo, que se encarga de las tareas más básicas del equipo. De esta manera, un hacker podría obtener contraseñas y otras informaciones protegidas. Además, debido a que se trata de un fallo del hardware y no del sistema operativo, este fallo afecta a cualquier equipo que esté gobernado por un chip comercializado por Intel, independientemente de que cargue Windows, Linux o MacOS.

Por el momento no hay detalles concretos de la vulnerabilidad. CHANNEL PARTNER también se ha puesto en contacto con Intel para conocer su versión de los hechos y por el momento no hay respuesta oficial del fabricante. De todas formas, se apunta a que no hay solución fácil para arreglar el entuerto. Y es que un parche para el kernel podría afectar al rendimiento del ordenador, haciendo caer su potencia entre un 5 y un 30%

Computing 805