NoticiasInfraestructuras

Wi-Fi 6, un habilitador de aplicaciones de nueva generación

La historia detrás de Wi-Fi 6 a través de los ojos del grupo de trabajo de estándares.

Desde sus comienzos en 1997, la red Wi-Fi se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida diaria. Damos por hecha la conectividad a través de Wi-Fi y dependemos de esta tecnología para mantener nuestra productividad y la agilidad de nuestros negocios, para innovar más rápido y responder a los nuevos retos y demandas de nuestros clientes.

Desde la introducción del protocolo 802.11b, cada nueva generación del protocolo Wi-Fi ha aportado mayor velocidad y mejora para los usuarios. A medida que nos embarcamos en este viaje hacia la transformación digital, especialmente en la era de los dispositivos conectados y el Edge Computing, el nuevo estándar tiene que hacer frente a diferentes retos para mantenerse a la altura de la mayor demanda de tráfico de los usuarios.

En mayo de 2013, el “High Efficiency WLAN Study Group”, un grupo de investigación dentro del grupo de trabajo IEEE 802.11, comenzó a considerar la mejora de la eficiencia del espectro para ampliar así su rendimiento en escenarios de alta densidad de puntos de acceso y usuarios. Así es como el proyecto 802.11ax, también conocido como Wi-Fi 6, comienza en mayo de 2014.

Desde Huawei, Osama Aboul Magd fue elegido para dirigir al grupo de trabajo estándar WLAN IEEE 802.11ax. Recientemente, Osama ha sido entrevistado (https://e.huawei.com/es/products/enterprise-networking/wlan/wifi-6/details/introduction/?utm_medium=article&utm_source=computing&utm_campaign=EEBGHQ197121L) para hablar sobre el último estándar Wi-Fi, sus implicaciones y varios casos de uso relevantes.

Entre otras cosas, nos cuenta por qué se ha dado un cambio de nombre y por qué los clientes deberían empezar a considerar la implantación de Wi-Fi 6, si es que no lo han estado considerando ya.

Osama explica que "Wi-Fi 6 es esencial para transformar la forma en que damos soporte a las aplicaciones en las redes Wi-Fi actuales. En comparación con las anteriores generaciones de Wi-Fi, su implementación permite una nueva y mejorada experiencia de usuario en escenarios de despliegue denso”.

Uno de los objetivos de 802.11ax era mejorar la experiencia de usuario y multiplicar el rendimiento por cuatro (o más), para cada cliente individual de la red. Se confiaba en que el estándar 802.11ax mejorara el rendimiento Wi-Fi en entornos densos con un gran número de usuarios, como los lugares públicos, utilizando el espectro disponible de forma más eficiente, gestionando las interferencias y realizando mejoras en protocolos como MAC (Medium Acces Control).

La idea era también empezar a utilizar OFDMA que eventualmente ayudaría a empaquetar más datos en el mismo espacio

La idea era también empezar a utilizar OFDMA, un estándar que ya se usaba en LTE y en los primeros estándares Wi-Fi. Esto eventualmente ayudaría a empaquetar más datos en el mismo espacio.

Dado que los nombres que hasta ahora se han adoptado para los estándares Wi-Fi han sido un poco engorrosos, a finales del año pasado se decidió determinar que los nombres Wi-Fi fueran más fáciles de utilizar. En resumen, el nuevo estándar 802.11ax se llamará Wi-Fi 6, mientras que las dos generaciones anteriores de tecnología Wi-Fi se llamarán Wi-Fi 4 (para 802.11n) y Wi-Fi 5 (para 802.11ac).

El cambio de nombre también pone de relieve el hecho de que 802.11ax es, de hecho, la sexta generación de tecnología de red Wi-Fi, lo que resulta muy apropiado desde el punto de vista de la numeración. Desde una perspectiva visual, los usuarios podrán observar en sus smartphones distintos números junto al icono Wi-Fi, de modo que podrán comprobar si se trata de Wi-Fi 4, Wi-Fi 5 o Wi-Fi 6, lo que ayuda a simplificar los protocolos que se están utilizando.

Por otro lado, desde el punto de vista tecnológico, Wi-Fi 6 no es simplemente una actualización de rendimiento para Wi-Fi 5, sino que Wi-Fi 6 realiza algunos cambios fundamentales en el estándar, incluyendo nuevas características en la capa física (PHY) y en la capa MAC, que se complementan con MU-MIMO.

Wi-Fi 6 añade una mejora significativa al admitir hasta ocho flujos de datos. Además, Wi-Fi 6 incluye la tecnología Beamforming, que permite que más usuarios se conecten simultáneamente a los punto de acceso mientras que siguen proporcionando un alto rendimiento.

Uno de los principales casos de uso de Wi-Fi 6 se da en entornos densos, en los que hay un gran número de usuarios, por ejemplo, en espacios abiertos como estadios, centros comerciales y aeropuertos, o en lugares cerrados como auditorios o aulas. Además, Wi-Fi 6 se vuelve realmente útil cuando los clientes utilizan aplicaciones con un uso intensivo de ancho de banda, o aplicaciones que precisan una baja latencia.

Pero no solo aumenta el rendimiento de la Red, sino que también los avances tecnológicos en Wi-Fi 6 ayudan a ofrecer una experiencia de usuario superior en todo tipo de aplicaciones, como on-demand learning, realidad virtual, realidad aumentada, etc.

Además, los dispositivos IoT obtendrán una mejora adicional utilizando Wi-Fi 6 gracias a características como Target Wait Time (TWT), que ayuda a reducir el consumo de energía y mejorar la vida útil de la batería.

Hasta ahora en entornos universitarios con más de 30.000 estudiantes o en estadios deportivos al aire libre con 80.000 aficionados, y todos intentando conectarse a una red Wi-Fi al mismo tiempo, era habitual que Wi-Fi 5 se congestionara. Wi-Fi 6 soluciona este problema al permitir que más clientes se conecten a un solo punto de acceso de forma simultánea, y permite que dispositivos cercanos transmitan al  mismo tiempo, siempre y cuando los niveles de interferencia sean aceptables.

De hecho, para el mismo número de usuarios y la misma área de cobertura, el número de puntos de acceso necesarios para Wi-Fi 6 es significativamente menor en comparación con los estándares anteriores, lo que supone un ahorro sustancial en costes. No sólo con las aplicaciones existentes , sino que Wi-Fi 6 también se convierte en un habilitador de muchas aplicaciones nuevas, especialmente cuando se trata de videos UHD y 4K.

Según Osama, empresas como Huawei han desempeñado un papel clave en el desarrollo del estándar y el protocolo Wi-Fi 6. Además de apoyar la dirección del grupo, los representantes de Huawei proporcionaron casi el 25 por ciento de las contribuciones presentadas a este grupo de trabajo.

La mayoría de esas contribuciones fueron aprobadas en el documento estándar. Huawei ha sido uno de los primeros en adoptar Wi-Fi 6 al lanzar su prototipo ya en 2014 y presentando su primer punto de acceso en 2017.

Cómo implementar Wi-Fi

En cuanto a la adopción, ahora es el buen momento para empezar a planificar la implementación de Wi-Fi 6. Al analizar su estrategia de transformación digital y cómo va a afectar a los cambios en la infraestructura de TI, los CIOs y los directores de TI deben empezar a pensar en la actualización a Wi-Fi 6 en un futuro para una migración más fluida.

Muchos de los fabricantes de hardware y vendedores ya han lanzado chips para Wi-Fi 6 y han asegurado el funcionamiento entre ellos. Esperamos que 2019 sea el año de la implantación de Wi-Fi 6, ya que muchas organizaciones comienzan a evaluar su estrategia de Wi-Fi a largo plazo tras los nuevos desafíos de la digitalización.

Para más información, visite:

https://e.huawei.com/es/products/enterprise-networking/wlan/wifi-6/?utm_medium=article&utm_source=computing&utm_campaign=EEBGHQ197121L

Computing 808