NoticiasInfraestructuras

Marta Martínez: “La digitalización requiere arquitecturas abiertas, integradas y flexibles”

La CEO de IBM asegura que la flexibilidad de la infraestructura cloud opensource permite ampliar las aplicaciones de inteligencia artificial y blockchain en todos los sectores.

Marta Martínez, CEO de IBM.
Marta Martínez, CEO de IBM.

“Los primeros años de la transformación digital han estado centrados en la reducción de costes y en la transformación de los procesos de interacción con los clientes. Ahora hay que llegar hasta el corazón del sistema tecnológico y modernizar las cargas de trabajo críticas para poder aprovechar todo el valor de los datos y generar innovación, agilidad y diferenciación”, ha afirmado Marta Martínez, presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, durante el evento de IBM, Think Madrid 2019, celebrado en Madrid, y que ha contado con la presencia de empresas como MAPFRE, CajaMar, SiroFoods, Grupo Piñeiro, Universidad Europea, etc. “Para ello, hay que evolucionar hacia arquitecturas abiertas, integradas, flexibles, hacia una gran plataforma operativa. Ese es el objetivo y el gran valor de la unión entre IBM y Red Hat”, ha añadido Marta Martínez.

La computación cuántica permite ya ejecutar experimentos y juegos a desarrolladores y científicos

OpenShift de Red Hat es la plataforma abierta perfecta para desarrollar los entornos multicloud híbridos que necesitan las empresas para avanzar y desarrollar plenamente su transformación. Sobre ella, como una siguiente capa de valor, IBM ha reinventado todo su middleware evolucionándolo hacia un modelo de contenedores en soluciones paquetizadas alrededor de necesidades clave, que permiten el despliegue más rápido de aplicaciones.

“Creemos que ha llegado el momento de dar pasos decisivos en la nueva etapa de la transformación digital, la más exigente y compleja, pero también la más necesaria y valiosa”, asegura Marta Martínez. La presidenta de IBM España ha explicado que la transformación digital está entrando en una en etapa más madura y ligada a los procesos de negocio más estratégicos de las empresas.

Durante Think Madrid 2019, se ha podido conocer la trayectoria de empresas españolas que se encuentran en esa fase de madurez digital. Por ejemplo, MAPFRE, con la que IBM colabora gestionando y ayudando a evolucionar su infraestructura tecnológica y, desde un centro de innovación específico, abordando la incorporación de nuevas capacidades, con un foco especial en soluciones de inteligencia artificial.

“La transformación digital es imprescindible para el liderazgo, y MAPFRE aspira a continuar siendo una aseguradora de referencia mundial también en el mundo conectado. Pero también tratamos de contribuir a que la tecnología tenga un sentido social y se canalice a reducir la brecha de todo tipo para lograr una sociedad más justa”, ha afirmado Antonio Huertas, presidente de Mapfre.

Las innovaciones que cambiarán nuestra vida en los próximos 5 años

 Durante el evento, se han presentado algunos proyectos de innovación en el área de la agritech acometidos por empresas españolas:

Cajamar:  Durante los últimos 50 años la zona hortícola de Almería ha pasado de ser un desierto con una escasa población de apenas 3.000 personas a convertirse en una de las zonas agrícolas más dinámicas del mundo, con una producción de más de 3,6 millones de toneladas de hortalizas, cantidad superior a la que producen países como Grecia o Portugal.

Cerealto Siro Foods: Conocer las tendencias en los gustos de los consumidores durante sus primeras etapas es un factor clave para que los productores de alimentos se adapten a la demanda y se evite el desperdicio de comida. Cerealto Siro Foods está utilizando la inteligencia artificial para conocer de antemano qué se va a consumir mejor y usar esa información para producir nuevos alimentos.

Bodegas Emilio Moro.  El proyecto SENSING4FARMING persigue la gestión integral del viñedo que, junto con la monitorización en bodega, permite volcar una serie de datos en una plataforma que los agrupa de tal forma que se generan algoritmos para una mejor toma de decisiones.  Este proyecto permite la gestión digital de viñedo a través de una red de sensores de campo y de la aplicación de inteligencia artificial, Big Data y tecnología satelital con el fin de maximizar el rendimiento y minimizar el impacto ambiental de la producción de vino.

Computing 786