NoticiasInfraestructuras

Nvidia podría abandonar la compra de Arm

Nvidia se muestra preocupada por la obtención de las aprobaciones y por los obstáculos regulatorios.

Nvidia podría estar estudiando abandonar la adquisición de la compañía británica de semiconductores, Arm, operación valorada en 40.000 millones de dólares, después de que en septiembre de 2020 se anunciara el acuerdo de compra por ambas partes. El motivo serían los continuos impedimentos para obtener la aprobación regulatoria.

Según ha dado a conocer Bloomberg, el fabricante estadounidense de chips habría comentado a sus socios que no espera que finalmente se cierre el trato. De hecho, el acuerdo se ha enfrentado a obstáculos regulatorios en muchos países, incluido Estados Unidos, donde la Comisión Federal de Comercio (FTC) presentó una demanda el mes pasado para bloquearlo por motivos de antimonopolio. FTC argumentó que la fusión propuesta le daría a Nvidia demasiado control sobre el suministro de chips y los diseños utilizados por sus competidores.

Bloomberg también apunta a que el actual propietario de Arm, el gigante japonés de inversiones SoftBank (aunque mantiene “esperanzas en la transacción”), ha comenzado a prepararse para una oferta pública inicial (OPI) de la empresa como alternativa a la adquisición de Nvidia.

Sin embargo, no se ha tomado una decisión final sobre el acuerdo ya que ambas firmas continúan defendiendo su caso ante los reguladores.

Empresas como Apple, Samsung y Qualcomm utilizan la tecnología Arm para producir sus propios procesadores

El acuerdo está bajo un intenso escrutinio debido a que las firmas tecnológicas más grandes del mundo confían en los diseños de chips de Arm, que se utilizan en teléfonos móviles (casi todos usan diseños de chips Arm), automóviles y diferentes equipamiento de fabricación. Empresas como Apple, Samsung y Qualcomm utilizan la tecnología Arm para producir sus propios procesadores.

Nvidia, que también es cliente de Arm, ha comentado que los temores de que se daría a sí misma un trato preferencial tras la finalización del acuerdo son infundados; la firma estadounidense de chips prometió durante mucho tiempo que Arm operaría como una división separada dentro de la empresa.

"La fusión propuesta le daría a Nvidia la capacidad y el incentivo para usar su control de esta tecnología para socavar a sus competidores, reduciendo la competencia y, en última instancia, dando como resultado una calidad del producto reducida, innovación reducida, precios más altos y menos opciones, perjudicando a los millones de estadounidenses que se benefician de productos basados en Arm", ha señalado la FTC en un comunicado.

El acuerdo también está bajo escrutinio en el Reino Unido y la UE, donde a los reguladores les preocupa que la adquisición haga subir los precios y limite las opciones y la innovación para los clientes.

Computing 813