OpiniónInfraestructuras

X+O Datos y experiencia, la llave para acelerar el crecimiento

Rafael Brugnini, Director General de SAP España.

Rafael Brugnini, Director General de SAP España
Rafael Brugnini, Director General de SAP España

Si analizamos cómo han cambiado nuestras vidas en los últimos 10 años, nos encontramos con que buena parte de esa transformación está provocada por innovaciones nacidas para facilitarnos la vida en todos los ámbitos.

Están desarrolladas por empresas absolutamente disruptivas, nacidas con ese producto o servicio rompedor, que ha sabido crear o resolver una necesidad y está desafiando el status quo de industrias enteras. Todos tenemos en mente numerosos ejemplos.

El resto de las compañías tiene dos opciones: permanecer inmóviles y mantener el business as usual, mientras puedan; o adoptar las mismas reglas del juego que las disruptivas.

A las primeras poco se les puede decir. A las segundas, sin embargo, les revelamos que el secreto para triunfar en la economía de hoy pasa por aprovechar sinergias para minimizar los costes y poder dedicar más recursos a la innovación; proporcionar una experiencia extraordinaria a sus clientes en un mundo en continua disrupción; y mejorar el compromiso de los empleados con el fin de atraer y retener el mejor talento.

Para lograrlo deben disponer de una mayor visibilidad, un mejor enfoque y de la agilidad suficiente para saber leer y adaptarse a las necesidades del mercado.

La experiencia como ventaja competitiva

Se ha convertido en el nuevo motor de los negocios. Las organizaciones aspiran a transformarse en suministradoras de experiencias sobresalientes a sus clientes y empleados, porque son conscientes de que las valoran por encima de las posesiones, del precio de un producto o del salario que perciben.

Se ha constituido en una auténtica ventaja competitiva como muestra el Índice S&P500, en el que las compañías líderes en ese ámbito están obteniendo una rentabilidad superior en un 80% al resto de compañías.

Afrontando los desafíos apoyándonos en los datos

Pero, ¿cómo puede una empresa afrontar los desafíos y situarse al nivel de las más disruptivas?: conociendo y entendiendo mejor su negocio. Y la forma óptima de lograrlo es uniendo los datos de la experiencia (X data) y los resultados de las operaciones (O data), con una triple finalidad: servir mejor a los clientes, entender el impacto en el negocio de cada decisión organizativa que tomamos y cada acción que emprendemos, y comprender el efecto de esas acciones y decisiones en los seres humanos (clientes y empleados).

En una era en la que los datos juegan un papel crucial en todo el proceso de toma de decisiones y de negocio, tener la capacidad de gestionar los datos X y O para obtener nuevos niveles de conocimiento y convertirlos en acciones con impacto es absolutamente clave para el éxito de la empresa.

Las organizaciones aspiran a transformarse en suministradoras de experiencias sobresalientes a sus clientes y empleados

La combinación de esos datos y la lectura que se hace de los mismos, mediante el uso de tecnologías inteligentes que ayudan a tomar decisiones, también inteligentes, serán las que nos permitan influir en las experiencias que ofrecemos, mejorar la productividad, reimaginar los procesos para crear nuevos modelos de negocio y acelerar el crecimiento. Se trata, en definitiva, de promover la innovación impulsada por los datos. De ir más allá de añadir mejoras a un proceso ya existente, a crear una disrupción digital que añada ventajas competitivas únicas a una empresa que puedan hacer cambiar las reglas del juego de una industria entera.

Las compañías que triunfen serán aquellas que consigan extraer el máximo partido de las experiencias y de los datos y procesos operacionales. La innovación y la tecnología nunca han jugado un papel tan importante como ahora para lograr el éxito de las organizaciones. Además, para que este modelo triunfe, la tecnología debe actuar como un mero habilitador que permita que las empresas se puedan centrar en sus negocios.

Por eso, las plataformas tecnológicas empresariales, que incorporan todas las tecnologías necesarias para desencadenar nuevos tipos de innovación, impulsados por los datos, y proporcionar la mejor experiencia posible a clientes y empleados, se presentan como la gran disrupción de los próximos años.

Computing 789