OpiniónInfraestructuras

“Videoconferencia, el viaje necesario para un mundo más verde”

Coincidiendo con el día mundial del medioambiente, Alejandro Mariño, Regional Sales Manager de Lifesize Iberia, opinia sobre la conveniencia del uso de herramientas de videoconferencia y colaboración para proteger el planeta.

Estamos de acuerdo en que todos deberíamos tener un vehículo híbrido, plantar un huerto o invertir en electrodomésticos más ecológicos. Ese sería el escenario ideal pero el día a día no permite que pongamos en marcha todo lo que nos gustaría en este sentido. Sin embargo hay formas más fáciles y rápidas de tener un impacto significativo en el medio ambiente.

Todos hemos visto listados de sugerencias para ayudar a tener un mundo más verde y sano. Cosas que podemos hacer en nuestro día a día con las que colaborar y ser parte activa de la defensa del medio ambiente. Actividades como apagar las luces, no utilizar bolsas de plástico, no malgastar el agua en la ducha o al lavarnos los dientes, etc. Pero me gustaría destacar una tarea que podemos realizar muy fácilmente y que sin duda ayudaría a mejorar el planeta: utilizar herramientas de videoconferencia para reunirse con compañeros, clientes, proveedores, etc. Con la crisis del coronavirus su uso se ha disparado pero desde mucho antes son una alternativa muy importante para proteger al planeta.

Los siguientes ejemplos pueden parecer poca cosa pero si los leemos con detenimiento y pensamos su magnitud hablan por sí solos de la necesidad de un cambio. Un vuelo de ida y vuelta desde Nueva York a Londres produce 1,34 toneladas métricas de CO2 por pasajero; aviones comerciales en todo el mundo consumen anualmente alrededor de 333.000 millones de litros de combustible para vuelos nacionales e internacionales – se podrían llenar más de 130.000 piscinas olímpicas; un vehículo normal produce de seis a nueve toneladas de CO al año, etc. Cifras que asustan, ¿no?

Afortunadamente existen regulaciones internacionales como el Acuerdo de París que unen a los países con el fin común de combatir el cambio climático. De hecho, 21 países ya han logrado reducir significativamente sus emisiones sin arriesgar el crecimiento de las economías de sus naciones. Según la Agencia Internacional de Energía, para 2023, se pronostica que las energías renovables globales alcanzarán más del 70% del crecimiento de la generación de electricidad.

El compromiso con el medioambiente no tiene edad. En el colegio nos enseñan a reciclar y reutilizar, y en las empresas debemos aprender a conocer el impacto que tienen nuestras acciones y cómo con pequeños ajustes en nuestra vida cotidiana podemos conseguir un gran cambio global. Y por eso los desplazamientos profesionales es un tema a tener en cuenta. Para aquellos que están lo suficientemente cerca del trabajo, ir caminando o en bici son unas alternativas muy saludables no sólo para los empleados sino también para el medioambiente. Compartir coche o utilizar el transporte público puede reducir toneladas de emisiones de carbono en todo el mundo. Y la opción del teletrabajo también es clave en este sentido ya que trabajando desde casa dos días a la semana se pueda llegar a reducir la emisión de 725 kilos de gases de efecto invernadero.

No olvidemos que una videoconferencia entre Nueva York, Londres y Tokio produce 0 emisiones.

La videoconferencia de alta definición reproduce las experiencias de una conversación cara a cara. No solo evitar los viajes tendrá un impacto positivo en el medioambiente sino que también representará un ahorro importante de costes en las empresas.  La videoconferencia  es  necesaria.  Ya  no  es  una  opción.  Actualmente los lugares de trabajo han cambiado por la crisis sanitaria. El vídeo ha permitido que un gran número de trabajadores remotos de todo el mundo interactúen cara a cara con sus equipos, ya sea desde la oficina en casa, la oficina remota, el espacio de coworking o incluso la cafetería. Las tecnologías como la videoconferencia y el intercambio de contenido inalámbrico se están incorporando a cada espacio de reunión y no solo a las juntas directivas ejecutivas como en el pasado.  Incluso la Inteligencia Artificial podría permitirnos determinar la duración óptima de una reunión, el número ideal de participantes o el mejor momento del día para celebrar una reunión con el fin de mejorar la productividad y proteger el medioambiente.

La videoconferencia es como el fuego, la rueda, el teléfono o la TV; forman parte de los descubrimientos que han cambiado la sociedad. Pero es que además es ecológica al 100% y facilita la vida personal y profesional de los ciudadanos. Los que no lo entiendan, no pertenecen a esta nueva era.

Computing 793