OpiniónInfraestructuras

Low-Code, hacia el desarrollo de aplicaciones ágiles, accesibles, flexibles, escalables y económicas

Inés Ruiz Múzquiz, gerente de cuentas Low-Code Solutions en Altia

De un momento a otro, la sociedad ha asistido a un cambio forzado en sus hábitos. El cierre de establecimientos no esenciales, la implementación de clases virtuales, la adopción del teletrabajo y el aumento exponencial de las transacciones digitales y del e-commerce han sido las consecuencias más visibles en el contexto actual de pandemia.

En un abrir y cerrar de ojos, las organizaciones se han visto obligadas a reinventar sus modelos de negocio. Las empresas que anteriormente se basaban en modelos de trabajo presenciales, tenían, de un día para otro, cerca del 90% de sus empleados en casa, instalando allí sus oficinas. En cuestión de semanas, las consultas médicas, las clases y la compra de alimentos han experimentado una transición a lo digital que, de otro modo, habría llevado años. Prácticamente todos los sectores reconocieron la urgencia de digitalizarse para sobrevivir a esta nueva realidad. Pero lo más impresionante es que todo esto se hizo en muy poco tiempo y con relativo éxito.

Se ha intensificado la necesidad de la transformación digital incrementando la presión del negocio sobre los departamentos de TI. En este contexto es necesario invertir en nuevas formas de desarrollo de software que permitan el diseño e implementación de aplicaciones en muy poco tiempo en un entorno de arquitecturas complejas. Las empresas afrontan el objetivo de implementar aplicaciones de calidad que sean accesibles en cualquier dispositivo, seguras, flexibles, escalables, fáciles de usar y en las que el usuario tenga una experiencia increíble. Y es con estos retos y en este contexto donde las plataformas de Low-Code garantizan los resultados.

En un estudio de 2019 (pre-pandemia), Gartner estimó que para 2024, hasta el 65% de todas las funciones de desarrollo de aplicaciones serán proporcionadas por plataformas de Low-Code, que hace tiempo que dejó de ser una mera tendencia para convertirse en una certeza en el mundo del desarrollo de software. Se trata de una tecnología que tiene como objetivo democratizar el desarrollo de aplicaciones, con el fin de acercar los tiempos de desarrollo a los tiempos de negocio y, más importante aún, a las demandas del mercado y de los clientes/usuarios de estas soluciones.

Es hora de creer que el Low-Code es la clave para lograr la transformación digital

Cuando vemos a una organización, de origen portugués, como OutSystems logrando la condición de unicornio y asumiendo la posición de liderazgo en el Cuadrante Mágico de Gartner, se hace evidente la relevancia que Low-Code asume hoy en el mercado. Con Low-Code, es decir, con la plataforma OutSystems, los beneficios son claros y evidentes. En primer lugar, la velocidad de desarrollo que permite reducir significativamente el time to market, la drástica reducción de horas de programación y, en consecuencia, el tamaño de los equipos requeridos para el proyecto y los costes asociados, la capacidad de integrarse fácilmente y sin límites con los otros sistemas y aplicaciones de la organización, la experiencia del usuario como matriz base de las aplicaciones o la escalabilidad de las soluciones desarrolladas, son algunos de los diferenciadores del Low-Code y de la plataforma OutSystems.

KPMG ha estimado que el incremento de la productividad en el ciclo de desarrollo y entrega de soluciones es de 2 a 4 veces más con plataformas Low-Code que con desarrollo de software tradicional.

Aun así, es importante tener en cuenta que la adopción de una plataforma Low-Code no es, per se, la clave para optimizar el desarrollo de software y el time to market de las empresas. Para materializar el potencial de la velocidad organizacional y la transformación digital, la evolución tecnológica debe ir de la mano de un cambio en el paradigma cultural de las organizaciones. La “nueva normalidad” ha llegado para quedarse y, cada vez más, los procesos se irán adaptando a la nueva realidad digital. Ahora les toca a las organizaciones decidir cómo afrontar el futuro ... y a qué velocidad.

Gracias a la adquisición de Noesis, en el Grupo Altia contamos con un sólido equipo de 150 profesionales especializados en el área de Low-Code y que cuenta con 240 certificaciones en la plataforma Outsystems. El objetivo de Altia es ayudar a las empresas en el desafío de desarrollar y poner en marcha aplicaciones de un modo más ágil, flexible y económico.

Computing 796