OpiniónInfraestructuras

5 pasos para afrontar con éxito la modernización del mainframe

Por Enric Pérez Fernández, responsable de Modernización Mainframe en GFT

El mainframe ha sido durante décadas la piedra angular de la infraestructura informática de muchas empresas. Aunque para algunos pueda sonar al pasado, su posición predominante sigue siendo indiscutible en muchos sectores como el bancario y asegurador. No obstante, la continua demanda de una mayor flexibilidad para afrontar los constantes cambios junto a la limitación de recursos especializados y la necesidad de reducir costes obligan a las empresas a apostar por su modernización. ¿Cuáles son las claves para que las organizaciones afronten la modernización de sus plataformas mainframe con éxito?

¿Eres de los que cree que el mainframe está condenado a desaparecer ante el imparable crecimiento del cloud? Por ahora, las cifras no parecen darte la razón. Los sistemas mainframe siguen siendo esenciales para muchas compañías si tenemos en cuenta que gestionan 30 billones de operaciones de negocio cada día, que soportan el 87% de las transacciones realizadas con tarjetas de crédito o que 9 de cada 10 bancos siguen usándolos. Pero, sin duda, la constante transformación de las organizaciones reclama su modernización, ya sea total o parcial, tanto para reducir costes como para conseguir que sean más ágiles. El objetivo es que los sistemas back-end también evolucionen como las propias empresas para que sean cada vez más abiertos y flexibles.

Antes de nada, hay que tener en cuenta que todo proceso de modernización de una instalación mainframe debe seguir las siguientes etapas:

  1. Concienciación: punto de partida donde analizar los motivos para emprender este proceso, es decir, la propuesta de valor que conlleva la modernización.
  2. Investigación: para poder disponer rápidamente de una indicación de coste y plazo, parámetros tradicionales para decidir si se continua con este proyecto.
  3. Evaluación: será el momento de tomar algunas decisiones estratégicas. Básicamente, de qué manera se va a realizar el proceso de modernización y con qué herramientas.
  4. Adopción: el proyecto de migración en sí, culminando con la salida del mainframe hacia un entorno abierto, cuando las aplicaciones serán verdaderamente digitales.
  5. Operación: donde se realiza la gestión del día a día de la instalación evolucionada.

La parte investigación y evaluación son clave para poder tomar las mejores decisiones. Las primeras preguntas suelen estar relacionadas con temas de idoneidad y de viabilidad, pero lo básico es saber cuánto tiempo va a requerir y cuánto dinero va a costar. En nuestro caso, contamos con una metodología que se centra en las necesidades de los clientes, proporcionándoles en una o dos semanas un Rapid Assessment Report que incluye la visión de la arquitectura e infraestructura de la solución, el plan, el coste y el business case.

¿Cuáles son los distintos patrones de evolución?

A la hora de tomar decisiones estratégicas, habrá que evaluar distintos patrones. En este sentido, es importante aportar una serie de comparativas (ventajas e inconvenientes) de cada uno para ver si se adapta a la cultura y el contexto de la organización. Los patrones de evolución suelen ser:

  • Remplazar usando paquetes de mercado. Recomendable cuando la cultura de la organización se basa en la adopción pero no para adaptaciones de la solución.
  • Re-escribir las aplicaciones que se ejecutan en el mainframe en un nuevo lenguaje de programación tipo Java o .NET. En teoría, es la mejor opción de modernización, pero también es la más costosa y la que implica más riesgo de fracaso en el proceso de evolución por posibles retrasos en plazo y desviaciones en coste.
  • Re-platformdonde sólo cambiamos la infraestructura de ejecución. Esta opción ofrece un claro e inmediato ahorro de costos, pero sólo eso. La evolución de la instalación requerirá de otro proyecto estratégico de modernización.
  • Re-hostingse cambia no sólo el hardware sino también el software y el gestor de BBDD. Normalmente se trata de mantener el COBOL como lenguaje de programación en un entorno de emulación. Es un acelerador del proceso y a la vez una dependencia futura.
  • Rediseño para abandonar el entorno mainframe en favor de un hardware y software base estándar y un lenguaje de programación como Java o .NET de forma nativa, en un proceso de migración automático
  • Offloadingsincronizando datos en “near real time” entre el MF y el cloud de forma que se pueda empezar a crear y/o transformar funcionalidad en el propio cloud.
  • MF DevOps migrando en un primer paso los entornos de desarrollo y test, pero manteniendo los entornos de aceptación y producción en mainframe. Muy adecuado para aquellas instalaciones con motivaciones de evolución centradas principalmente en la productividad a través de metodologías de desarrollo ágil.

Una vez elegido el patrón o patrones de modernización habrá que seleccionar las herramientas más adecuadas y finalmente se debe implementar la PoC que garantice al cliente el resultado esperado para poder seguir adelante.

En definitiva, un proyecto de modernización de mainframe es mucho más que convertir código y migrar datos. Uno de los ejes fundamentales para tener éxito es la gestión del cambio a nivel interno, que puede ser de mayor o menor impacto dependiendo del patrón de evolución escogido. Por ello, escoger un socio experto en estos temas que ayude y asesore en el proceso de modernización es esencial para que el viaje sea un éxito.

Computing 796