OpiniónInfraestructuras

La lucha verde y circular contra el virus

Frank Hulshoff, Director Rent & Demo y Marketing de FlexIT.

La crisis del coronavirus ha provocado un nuevo panorama y necesidades en el espacio laboral con mucha parte de la plantilla teletrabajando y sólo yendo a la oficina de manera intermitente. Y también ha pasado factura a las cuentas de resultados de las compañías. Ahora que muchas empresas empiezan a volver al trabajo, tienen que suministrar a sus empleados equipamiento para que puedan trabajar tanto desde casa como desde la oficina.

Tras muchas semanas con la producción parada en China debido a las estrictas medidas de bloqueo por el coronavirus, la demanda empresarial en Europa de hardware reacondicionado ha crecido sustancialmente.

Las empresas están adquiriendo y alquilando equipos de tecnología circular para que sus empleados puedan trabajar desde sus casas ya que las medidas de bloqueo en el suministro de productos no están permitiendo satisfacer la demanda de hardware nuevo. Hay todavía muchas compañías que se han visto afectadas por el bloqueo o han estado en ERTE, por lo que hay empleados que no tienen el hardware necesario para hacer su trabajo. Es un hecho que el escenario ha cambiado y que ya no va a ser necesario que toda la plantilla esté en la oficina a diario así que hay que hacer frente al nuevo concepto “oficina/remoto” pero sin olvidar el cuidado del medioambiente, la salud financiera de las empresas ni la obligación de proporcionar a los empleados herramientas tecnológicas de calidad para que hagan su trabajo.

Estrategia verde y circular

La tecnología circular es ya una realidad a nivel mundial. Los usuarios demandan nuevas fórmulas para respetar el medio ambiente a través de una producción más sostenible y ecológica. Reacondicionamiento, reciclaje o reutilización son términos con una importancia cada vez mayor en multitud de sectores, y han sido creados para explicar la iniciativa global de conseguir que productos, componentes y materiales ofrezcan su máxima utilidad y valor durante el mayor tiempo posible, minimizando el desperdicio.

Las empresas están valorando ahora la calidad y funcionalidades de los productos por encima de si es la última versión del mercado.  Para que esta estrategia tenga éxito debe basarse en la no saturación de la producción o el uso de recursos valiosos, sino en ser respetuoso con el planeta y enfocarse en ofrecer soluciones de calidad.  La mayoría de las personas que ya trabajaban desde casa tenían un portátil o un sobremesa pero ahora esta situación se han convertido en una necesidad mayor en toda Europa. 

El virus nos ha hecho más responsables

Según cifras de un reciente informe publicado por Intrum,  España es el segundo país europeo en que más ciudadanos reconocen que la pandemia ha incrementado su inquietud por asuntos sostenibles. Así, el 65% de los españoles encuestados reconoce que la crisis sanitaria ha incrementado su preocupación por esta materia,  un 13% más que el promedio europeo (51%). Por edades, los jóvenes de entre 18 y 21 años son los más sensibilizados con los asuntos sostenibles tanto en Europa (56%) como en España (83%), dado que han nacido y crecido con la problemática del cambio climático.

Durante el confinamiento a nadie le importaba si su equipo era nuevo o no; solo querían que funcionara. Pero ahora es el momento de seguir creando conciencia sobre la importancia y la utilidad de la economía circular.

Computing 799