OpiniónInfraestructuras

El papel del software ERP en la digitalización

Justino Martínez director general de Zucchetti Spain.

 

La digitalización es un proceso que lleva varios años en marcha. Pero ahora se ha acelerado de manera muy significativa. Los nuevos retos provocados por la Covid-19 han dado lugar a tendencias muy claras, que han puesto de manifiesto la necesidad de adaptarse a la transformación digital de manera efectiva. Los retos de la digitalización

Los retos de la digitalización

El auge y popularización de las ventas online, el crecimiento masivo del teletrabajo, la reestructuración de empresas hacia una modelo de venta a distancia y el uso cada vez más habitual de las herramientas digitales hacen imprescindible que las empresas tomen nota de los cambios para poder sobrevivir.

El comportamiento de los consumidores ha cambiado repentinamente, en gran parte debido a la Covid-19. La digitalización se ha acelerado. En muchos sectores la transformación ha sido obligada, como por ejemplo en el área de la hostelería, donde las aplicaciones de delivery han cobrado un protagonismo incuestionable.

Afrontar estas profundas transformaciones es imprescindible. Todo nos indica que estos cambios han llegado para quedarse. Los consumidores se acostumbran rápidamente a las herramientas digitales. Vienen desafíos muy importantes en los próximos meses y años. Las empresas deben adaptar sus estructuras y sistemas de organización al trabajo colaborativo, la reducción de las tareas manuales y la gestión digital de los datos. La reducción del consumo provocada por la crisis económica también supone retos muy relevantes.

Las empresas deberán racionalizar costes, abrir sus estrategias de venta al exterior y enfocarse a la mejora de la experiencia de cliente como garantía de sostenibilidad a largo plazo. El que entienda este cambio de paradigma ya tiene parte del terreno ganado. Pero no es suficiente. Es necesario adoptar herramientas digitales eficaces que nos permitan transformar nuestra empresa. Y aquí es donde entra en juego el software ERP, que es la solución clave para la gestión de la transformación digital de la empresa.

El software ERP, mejor aliado para la digitalización pos-covid El mero hecho de tener una página web o contar con un ERP no es sinónimo de digitalización. Esto es algo que las empresas deben entender. Cuando hablamos de transformación digital, no se trata de tener el último programa, o empezar a usar una gran cantidad de software diferentes sin una estrategia clara.

No basta con tener un software ERP. Este software de gestión empresarial debe adaptarse a las tendencias que están marcando el paso de la nueva normalidad. En diferentes sectores, la migración a la nube es ya más que un hecho. Trabajar con soluciones costosas y de gran complejidad no es lo más idóneo para la mayoría de las empresas. Es necesario adoptar también un enfoque que nos ayude a transformar los procesos internos. Los procesos empresariales de antes de la digitalización no pueden ser los mismos que los de después de la digitalización. La transformación implica un cambio de mentalidad y de enfoque.

Hay además nuevas tecnologías que están cobrando cada vez un mayor protagonismo. Sin ir más lejos, el business intelligence, la inteligencia artificial y el big data, la realidad aumentada, el Internet de las Cosas, IoT por sus siglas en inglés, entre otras tecnologías, ayudan al funcionamiento operativo de las empresas. Disponemos cada vez de más datos y necesitamos clasificarlos, organizarlos y aprovecharlos en nuestro beneficio.

La industria vive momentos también de extraordinarios cambios. La evolución hacia la industria 4.0 es imparable. Un software ERP orientado a empresas del sector de la fabricación debe estar adaptado a los mecanismos de la Cuarta Revolución Industrial. La integración de datos, tanto de las máquinas como de los operarios, debe confluir en un solo software inteligente que nos permita el control efectivo de la producción, el control de calidad y la productividad. Todo lo que no esté conectado no es medible.

Esta tendencia se aprecia también en el campo del comercio electrónico. No tiene sentido que las tiendas online funcionen de manera separada al software de gestión ERP de la empresa. Hay múltiples canales de venta online; a través de los ecommerce, de las apps móviles, de los marketplaces y de las cadenas de delivery. Todo esto debe confluir y estar correctamente sincronizado para reducir las tareas manuales y las duplicidades.

En muchos sectores la transformación ha sido obligada, como por ejemplo en el área de la hostelería, donde las aplicaciones de delivery han cobrado un protagonismo incuestionable

Hay otras realidades ante las que tampoco podemos cerrar los ojos. Y es que nuestro software ERP ya no puede ser simplemente un programa que está instalado en los servidores de la empresa y solo es accesible desde la oficina. Los empleados que trabajan en movimiento o a distancia necesitan realizar acciones en su área desde múltiples ubicaciones. Las empresas deben trabajar con soluciones de software ERP que les permitan, entre otras muchas gestiones, por ejemplo, crear y consultar facturas donde es imprescindible hacer un férreo control de costes y una gestión financiera eficaz.

El software debe adaptarse a la realidad de la empresa y del mercado. Todo esto se traduce en ahorro de tiempo y costes, mejora de la productividad, adaptación al cambio digital, aumento de la competitividad y mayores posibilidades de internacionalización de la empresa.

Una empresa debe utilizar una solución flexible, modular e intuitiva, que se adapte a sus necesidades. Esta herramienta debe poder conectarse con otras soluciones de software que la empresa necesite, como CRM, TPV, BI, programa de comercio electrónico, software MES, etc. Una integración de software completa que facilita mucho el trabajo a la empresa, y que desde Zucchetti Spain proporcionamos a nuestros clientes.

Lo ideal, además, es que muchas empresas empiecen a utilizar un software ERP vertical, ya que les permite tener funcionalidades específicas para sus procesos y metodologías de trabajo propias del sector. En definitiva, las empresas deben evolucionar ya de las soluciones ERP obsoletas y optar por los nuevos ERP adaptados a la nueva normalidad que dan respuesta a las nuevas exigencias del consumidor.

Archivado en:

Computing 804