OpiniónInternacionalización

La armada invencible 2.0

Javier de la Cuerda, CEO de Enimbos, narra las fortalezas de la Era 2.0 en el Anuario 2018 de Computing.

Javier de la Cuerda, CEO de Enimbos.
Javier de la Cuerda, CEO de Enimbos.

Hace un año, en esta tribuna, presentaba el enfoque con el que Enimbos nacía como una alternativa transformadora en la gestión de las infraestructuras IT. Desde un principio, el compromiso por la Innovación Disruptiva ha sido estratégico en nuestra compañía, apostando por la exigencia, huyendo del conformismo, evitando la mediocridad y buscando la excelencia. Hemos creado una estructura basada en la responsabilidad y la contribución individual al beneficio de toda la compañía. Apostamos por el talento joven y los perfiles diferentes que aportan una visión amplia de las necesidades del mercado y de las nuevas herramientas tecnológicas. Huimos de la burocracia, buscando la flexibilidad y una conciliación real de la vida profesional y familiar.

Transcurridos 14 meses desde nuestro nacimiento, aprovecho para realizar un balance. Permitidme que utilice algunas analogías náuticas.

Muchos del equipo hemos tenido el honor de navegar en grandes barcos. Sin duda, los transatlánticos son más cómodos, tienen más medios, los daños estructurales pueden disimularse y cuentan con espacios donde, en velocidad de crucero, la contribución individual puede pasar completamente inadvertida, invitando a una gestión por parte de la dirección basada en maximizar el beneficio del armador. Sin embargo, las grandes embarcaciones tienen mucha menos maniobrabilidad, más inercia, más coste y mucha mayor dificultad de adaptarse a los cambios.

En Enimbos apostamos por iniciar nuestra actividad desde un barco pequeño en un mar repleto de oportunidades. Entendimos que nuestra ventaja competitiva pasaba por la flexibilidad, la adaptación a las oportunidades que la evolución tecnológica brinda y un rumbo claro para aportar a nuestros clientes la mejor solución reduciendo sus costes. Pronto empezamos a ver los resultados y decidimos que Enimbos nunca sería un barco grande, sino una flota de barcos rápidos que faciliten el cumplimiento de nuestros objetivos.

 Una de las primeras decisiones fue capitalizar la innovación tecnológica. Creamos Skytuneup, un velero rápido que nos permitió conseguir financiación del CDTI para desarrollar un motor con el que reducir los costes de AWS para nuestros clientes hasta en un 80%. Es nuestra apuesta para la conquista de nuevos mares y la internacionalización.

Huimos de la buracracia buscando flexibilidad y una concienciación real de la vida profesional y familiar

En los primeros meses identificamos que la continuidad de negocio tenía un ritmo distinto. Las necesidades de los clientes pasan por aplicar economías de escala y soluciones paquetizadas y replicables, basándose el modelo de venta en el desarrollo de un canal con el que llegar a infinitos consumidores. Por este motivo decidimos botar nuestra corbeta Itsafer. Hoy, desde este barco, a través de una fantástica red de integradores, prestamos servicio a más de 750 empresas y delegaciones. Tenemos un claro proyecto desde el que queremos liderar la continuidad de negocio y la ciberseguridad de las pequeñas y medianas empresas en España.

Nacidos con el objetivo de ser ‘the cloud enabler company’, ayudamos a las compañías a definir arquitecturas eficientes en entornos de cloud híbrida y les acompañamos en una optimización permanente. Para ello creamos el servicio Compass con el que queremos ser una brújula tecnológica y de gobierno IT en el cambiante entorno multicloud. Adicionalmente prestamos servicios de gestión 24/7 de los sistemas con nuestro servicio Sailor. Cada cliente precisa de una solución personalizada con la que transformar de la manera más eficiente su entorno IT. Esto requiere equipos que conozcan las necesidades de sus clientes, integrando sus capacidades con los equipos de desarrollo y aplicaciones. Por este motivo tenemos una estructura de fragatas con recursos altamente especializados, siendo cada equipo el encargado de evolucionar y operar los sistemas de cada cliente. Así somos más rápidos, más eficientes, más económicos y más cercanos a las necesidades de los clientes. Está siendo una aventura fantástica, en la que tenemos un enorme agradecimiento para las 60 compañías que hasta hoy nos han dado su confianza.

No puedo terminar sin realizar un especial reconocimiento a la tripulación. Formar parte de un barco pequeño te expone más y no te permite errores, hace que todo el tiempo estés despierto y requiere un constante esfuerzo por ofrecer lo mejor. Tengo la certeza de que nuestra pequeña flota pronto será grande y conseguiremos marcar una nueva época con una bandera ‘magenta Enimbos’ y la Innovación Disruptiva por horizonte. 

Computing 808