NoticiasLegislación

Google se prepara para la guerra contra la tasa digital

La UE está redactando la Ley de Servicios Digitales, cuyo borrador estará el dos de diciembre.

Un documento interno filtrado de Google revela que la compañía está planeando lanzar una campaña agresiva para contrarrestar los planes de la Unión Europea para introducir nuevas leyes destinadas a frenar el poder de las grandes empresas tecnológicas estadounidenses.

La UE está redactando actualmente la Ley de Servicios Digitales (DSA), que eventualmente sustituirá una directiva anterior introducida hace 20 años para regular los servicios en línea en la región. Se espera que la UE publique el proyecto de ley el 2 de diciembre.

La ley propuesta ha desencadenado tensiones en las grandes empresas tecnológicas de los Estados Unidos, que están preocupadas por el impacto de las nuevas regulaciones en sus modelos de negocio.

Según Reuters, el documento de 18 páginas de Google analiza la estrategia destinada a eliminar las restricciones no pertinentes al modelo de negocio de Google y su capacidad para mejorar productos o implementar nuevas características/servicios.

Como parte de la estrategia propuesta de 60 días, Google sugiere que sus pares -incluidas algunas empresas tecnológicas europeas- se acerquen al gobierno y a las embajadas de los Estados Unidos y les expliquen que las nuevas normas podrían afectar a las relaciones transatlánticas en el futuro.

El documento también aconseja explicar los costes de las normas más estrictas de la UE sobre las empresas y los clientes europeos.

"Como hemos dejado claro en nuestras comunicaciones públicas y privadas, nos preocupan ciertas propuestas reportadas que impedirían que las empresas tecnológicas globales sirvieran a las crecientes necesidades de los usuarios y empresas europeos", argumenta Karan Bhatia, vicepresidente de asuntos gubernamentales globales y política pública de Google.

Los legisladores de Bruselas se han preocupado cada vez más por los crecientes poderes de algunas grandes empresas tecnológicas en los últimos años. Creen que estas empresas han estado abusando de su poder para sofocar la competencia del mercado.

Los legisladores europeos ahora quieren obligar a las GAFAM a cambiar sus prácticas comerciales, sin necesidad de llevar a cabo largas investigaciones o de demostrar que han violado las directrices.

El primer borrador de la DSA sugiere que la UE quiere que las grandes empresas tecnológicas dejen de dar un trato preferencial a sus propios servicios en sus plataformas o sitios.

Computing 801