EntrevistasMercado TI

JAFA de Software AG: “El mundo TI se está volviendo una jungla”

Jose Antonio Fernández Abad, Sales VP para Iberia en Software AG

Una empresa como Software AG, con más de 50 años a sus espaldas, ha ido evolucionando desde su tradicional base de datos Adabas & Natural y se ha posicionado como un importante player en IoT, Integración & API, Transformación y Procesos, y tiempo real. José Antonio Fernández Abad, responsable de la subsidiaria ibérica, traza la estrategia enmarcada en la cancha digital.

Software AG, una empresa con solera, se ha reconvertido acorde a los nuevos tiempos. ¿Cuáles han sido sus principales criterios de evolución?

J. A. F. A.: Con solera, pero yo diría que todavía es una startup que sigue adquiriendo experiencia, porque así comenzamos, como una startup. Y en los 50 años de recorrido nos hemos reinventado varias veces. Tras darle al mundo de las empresas y las Administraciones Públicas una potente y escalable base de datos y un lenguaje sencillo y muy productivo con el que desarrollar aplicaciones empresariales, me refiero a Adabas y a Natural, fuimos evolucionando hacia la integración y los procesos de negocio. A veces con desarrollos propios y otras con sonadas adquisiciones como fueron la de webMethods y la de ARIS. La base de datos Adabas & Natural sigue siendo un puntal dentro de su estrategia.

¿Qué supone dentro de su negocio actual y cómo se ha adaptado a las nuevas tecnologías?

J. A. F. A.: Es una de nuestras líneas de negocio. Sigue creciendo, es sólida como el granito de la Sierra de Guadarrama. Millones de transacciones de negocios críticos de gobiernos, entidades financieras, industrias y utilities siguen funcionando 24x7 con Adabas y Natural en su core de negocio. ¿Por qué cambiar unos systems of records baratos, eficientes, que no fallan si tienen presente y futuro? Software AG ha hecho el compromiso de seguir invirtiendo y evolucionando esta plataforma hasta el 2050.

Desde hace más de un año, Software AG abandera el IoT como un negocio de presente y de gran futuro. ¿Qué logros ha conseguido en este ámbito?

J. A. F. A.: Este es un área de crecimiento sin duda, como toda tecnología que va madurando arranca despacio. Recordemos el dinero de plástico, cuando aparecieron las primeras tarjetas de pago todo el mundo las miraba con desconfianza; pero se implantaron. Pues IoT será lo mismo. IoT aplicado a decenas de casos de uso aportará valor al usuario y a las empresas. Hoy todavía cuesta justificar el retorno de la inversión, pero sin duda lo tiene, y en especial desde el punto de vista de la experiencia de usuario. Y pasando al mundo de los negocios, en los últimos meses se ha acelerado el número de iniciativas de IoT, un cambio drástico, en todos los verticales, yo diría que más en industria, pero también en seguros y en empresas de servicios de toda índole. En Europa en concreto estamos ganando proyectos muy emblemáticos, sirva de ejemplo el de coche conectado de Octo, proveedor de muchas aseguradoras y compañías de flotas, la generación eléctrica eólica con Nordex o el fabricante mundial de elevadores Schindler.

Integración y API son dos de las fortalezas de su plataforma webMethods, ¿qué aportan a las compañías en este sentido?

J. A. F. A.: Orientándonos hacia el concepto de API led Company, la reutilización de código es muy alta reduciendo los costes de desarrollo hasta en un 30%. Exponer código de manera segura, API consumibles para clientes (internos y externos) y partners, abarata el desarrollo y la gestión, amén de aportar un tremendo control, medida del uso (monetización) y seguridad. Una derivada de esta arquitectura es la que proporciona la posibilidad de abaratar las instalaciones SAP poniendo una arquitectura de dos niveles de API que acceden a SAP con un menor coste de recursos y una arquitectura mucho más sencilla. Tenemos un brillante ejemplo paradigmático en DSM, empresa multinacional con sede en Holanda.

¿Cuál es el peso del negocio de estas cuatro divisiones?

J. A. F. A.: El grueso de nuestro negocio son las plataformas digitales: Integración & API, Transformación y Procesos, e Internet de las Cosas y tiempo real. El negocio de Adabas Natural permanece estable y saludable. Depende de cada región, en nuestro caso es un 75% y 25%, respectivamente.

¿Cómo han ido los resultados de la compañía durante este año incierto?

J. A. F. A.: Pues es paradójico, pero con Covid, desempleo, caída de importantes fuentes de riqueza de nuestro país, 2020 va a ser un buen año. Veo que la inversión en TIC en 2020 va a caer ligeramente, pero no en nuestro caso. Hemos cerrado importantes proyectos de Integración & API que tardan mucho tiempo en cocinarse y la previsión para el último trimestre del año también es buena. Sí es cierto que proyectos, en general pequeños, de tecnologías menos críticas para el negocio se han pospuesto para el 2021.

¿Siguen creyendo firmemente en el software como la principal palanca de la transformación digital?

J. A. F. A.: Sin duda, escuchábamos hace poco decir que todas las empresas tienen que convertirse en empresas de software, si bien las herramientas para construir esas soluciones que necesitan han de proceder de fabricantes de software que ya las tienen diseñadas, preparadas para evolucionar y hacer que cada empresa se distinga de sus competidores. Me gustaría añadir que el mundo TI se está volviendo una ‘jungla’, a veces diría que un pozal. Aparecen y desaparecen empresas, se piensa que por juntar capacidades y ofrecerlas en cloud todo se va a poner a funcionar, ¡qué distinta es la realidad!, Anotar todos los días transacciones bancarias, cerrar la contabilidad, saber que no hay errores es algo que requiere paciencia, sapiencia y cautela. Si saltas a la jungla disfrutarás de frutas sabrosas, pero quizás te coma el tigre cuando no te des cuenta, y luego llama a alguien para que te saque de las fauces. No es una visión pesimista, es realista.

¿Cree que la pandemia ha sido una oportunidad de negocio para Software AG o por el contrario le ha cerrado puertas y proyectos?

J. A. F. A.: Pues puedo afirmar que ha sido una oportunidad. Los proyectos que estaban en cartera se han cerrado o están cerrando. Sí veo que hay temor al 2021 y si bien la cartera de proyectos es buena puede que se sigan retrasando algunas decisiones. Las etapas de crecimiento de nuestras economías occidentales se basan en la innovación que científicos han estado aportando a la sociedad desde los últimos 250 años. Las etapas se pueden observar y medir, hay expertos muy concienzudos en esta área; nos encontramos en el comienzo de una nueva ola de crecimiento basada en tecnología, de elementos que están terminando de madurar y explosionarán en los próximos años: IoT, 5G, la pomposamente llamada inteligencia artificial, el ‘utility computing’ de los datos. Con ello volveremos a ver nuevos proyectos, nuevos empleos, crecimientos de las economías. También es cierto que esto requerirá de trabajadores en nuevas áreas, si bien otras dejarán de tener sentido. Pero aquí no tengo bola de cristal, todo lo más bolas de tenis amarillas para jugar un rato al tenis o pádel.

Cómo está funcionando su compañía en estos momentos: ¿presencial, teletrabajo o mixto?

J. A. F. A.: Lo primero es la salud de los empleados. Estamos teletrabajando salvo contados casos. No nos resulta extraño ya que somos una empresa tecnológica con esa cultura en nuestra forma de trabajar. De vez en cuando echamos de menos el contacto personal, el café en una sala, hablar un poco de temas personales mirándonos a la cara. Pero incluso eso lo hacemos digitalmente y la distancia no se nota. Este modelo ya no se va, somos muy eficientes teletrabajando, estamos aprendiendo a balancear el tiempo de trabajo con el personal porque a veces es difícil ponerle límites ¡te dejas llevar! La compañía es consciente de eso e incluso ha establecido periodos durante la semana para que evitemos hacer teleconferencias y podamos reflexionar, bajarnos de la rueda del hámster y pensar. Es un ejercicio excelente, de esos momentos de silencio han surgido buenas ideas para el trabajo y la vida de cada uno; ¿no surgió así el pensamiento filosófico?

¿Es optimista con relación al futuro inmediato?

J. A. F. A.: Esta es una pregunta trampa. Solo tengo la bola amarilla de tenis. La verdad que los modelos socioeconómicos que vienen están reescribiéndose. Hace poco leía algo sobre el postcapitalismo; pero también un libro sobre la duración de los sistemas imperialistas. Yo creo que hemos aprendido (aunque olvidamos con facilidad quiénes somos y nuestro pasado) mucho, y las Tecnologías de la Información nos han cambiado la vida. Asumiendo que el humano es bueno por naturaleza e inteligente, estoy convencido de que nos adaptaremos, aprovecharemos lo bueno que tenemos y sabremos crecer, vivir, compartir y amar; y en todas estas facetas, la tecnología juega un papel importantísimo, por eso soy optimista; la tecnología ha cambiado el mundo y seguirá haciéndolo: gracias, Newton, Einstein, Pasteur, Curie, Tesla...

Un usuario de IoT

Soy jugador de tenis, en el emblemático Tenis Chamartín donde juego los fines de semana. En ocasiones voy con una raqueta llena de sensores: piezoeléctricos, giróscopos para analizar mi juego y proponerme cambios. ¡Es genial! Cuesta mucho cambiar vicios y mejorar, liftar mejor, imitar a Rafa Nadal (¡ya quisiera yo!), pero con IoT en la raqueta he conseguido aumentar la velocidad y porcentaje de acierto en el primer servicio. ¿Y cuál es el retorno de la inversión? Fidelidad a la marca de raquetas, por ejemplo.

Computing 806