EntrevistasMercado TI

“La receta del éxito es un mix de servicios y ventas de hardware”

Moisés Camarero, director general de Grupo Compusof

La transformación digital, precipitada por la pandemia, ha supuesto para Compusof un revulsivo en su negocio, hasta tal punto que vendió más de 80.000 PC en 2020 e incrementó su facturación un 60%. Moisés Camarero tiene buenas expectativas para este año, fiado a la inercia de la digitalización y a la puesta en marcha de los fondos de recuperación europeos.

Es el momento de hacer balance del año recién cerrado…

M. C.: Podemos valorar el ejercicio desde una perspectiva práctica, pero también desde otra más filosófica e interesante. En 2020, la transformación digital que se estimaba que iba a durar cinco años se ha realizado en cinco trimestres. Más que hacerse, se ha precipitado sobre nuestras cabezas. El primer trimestre fue normal, pero la pandemia y el confinamiento urgieron la necesidad de un cambio radical en cuanto a la forma de trabajar y de aprender, muy ligadas hasta ahora a un espacio físico. Ahora experimentamos un formato híbrido, en el que los profesionales y los estudiantes comparten oficina, colegio y hogar para aprender y trabajar.

¿Qué requiere esta nueva situación?

M. C.: Requiere de unos dispositivos excelentes, potentes y con un componente de seguridad alto. Se necesita conectividad en un entorno mixto y, sobre todo, móvil. Y pasa tanto en el ámbito profesional, de la administración como en el educativo. Se ha producido un incremento descomunal de la necesidad de dispositivos, pero también se ha operado un cambio en las condiciones laborales, legales, económicas… ha sido un cambio muy bien aceptado. El 58% de los europeos lo ven favorablemente, y en Estados Unidos, un 63%.

¿Qué consecuencias ha tenido para las organizaciones este cambio de chip?

M. C.: En primer lugar, el trabajador está más contento. En segundo, las organizaciones se han vuelto más productivas en términos generales. La gente concilia mejor con su vida personal y las compañías han entendido que deben ser más resilientes (“una palabra que está protagonizando los nuevos discursos”, se sonríe). La transformación digital ha generado unos cambios enormes, legales, sociológicos… En un mundo hiperconectado como en el que estamos viviendo, es muy factible que te pueda afectar una decisión que se acaba de adoptar en EEUU o en otra parte del mundo. Las organizaciones tienen que ser más resistentes a los movimientos y su nueva faceta móvil ayuda a afrontar la montaña rusa de los acontecimientos. Tenemos un caso muy reciente en Madrid, sepultada por la nieve y con una capacidad de movilidad muy reducida, pero no ha interrumpido el curso de los negocios.

En cualquier caso, este año habremos vendido más de 80.000 PC

¿Y cuál sería el balance práctico del negocio de Compusof durante este ejercicio de 2020?

M. C.: El primer trimestre transcurrió con normalidad, esperábamos mantener el nivel de negocio de 2019. Marzo fue un mes de incertidumbre, pero de pronto se inició una demanda enorme de dispositivos para el teletrabajo y la teleeducación. Todo ello nos ha permitido crecer un 60% en facturación en España, y además hemos cerrado proyectos muy interesantes para 2021. Además de la integración de hardware, ha sido muy significativo el aumento de los servicios asociados al mismo. Hemos conseguido un buen mix en cuanto a servicios y hardware, igual que en cuanto a privado y público. Esa es la receta del éxito. El hardware ha sido el gran acicate de su crecimiento.

¿Qué porcentaje ha supuesto dentro de su volumen de ventas?

M. C.: En términos de aportación de valor, el ratio es de 60% (hardware) y 40% (servicios). Pero hay que tener en cuenta que los servicios son más rentables, el hardware tiene menos margen. Lo importante es tener un mix balanceado. En cualquier caso, este año habremos vendido más de 80.000 PC. ¿Qué espera para 2021? Creemos que los dos primeros trimestres seguirán con esa transformación digital acelerada y serán bastante activos. Hasta el segundo semestre no llegarán los fondos europeos para la reconstrucción (a España le corresponderían hasta 110.000 millones). En un porcentaje alto, los proyectos subvencionados serán para la transformación digital. Esperamos que haya por tanto bastante actividad en el sector.

¿Qué parte de negocio puede capturar Compusof de esta mega inyección de recursos?

M. C.: Es muy difícil calcularlo, si bien las expectativas son altas, ya que estamos muy bien posicionados en las tres administraciones. Es de prever que los proyectos con más viabilidad serán de la AGE y las Comunidades Autónomas. Pero las oportunidades van más allá de nuestras fronteras. Además, somos la única empresa en España que opta por sí misma, sin UTE ni difíciles asociaciones, a todas las categorías del Catálogo de Patrimonio de la Administración General del Estado. Para 2021 es complicado estimar una cifra de negocio porque la demanda es muy difícil de prever, pero creo que podemos mantener como mínimo el nivel de negocio actual.

¿Le da vértigo esta vorágine de acontecimientos?

M. C.: La verdad es que no. Vamos a cumplir 40 años en 2022, 40 años ayudando a empresas y organizaciones y con sano crecimiento.

¿Qué otras líneas de negocio son pujantes desde su punto de vista?

M. C.: Ciberseguridad, conectividad, ampliación del centro de datos, cloud, es decir, todo lo vinculado a la movilidad, en detrimento de las infraestructuras supeditadas a los entornos físicos. Además de HP, Fortinet y Sophos se han reforzado como uno de nuestros grandes aliados, y también Microsoft, que ha conseguido que Teams se convierta en un estándar integrado con Outlook y todas las herramientas de Office. La impresión corporativa ha bajado, pero se compensa en cierta forma con el auge de las impresoras domésticas.

¿Es el momento de apostar por una nueva sociedad más global y justa?

Por sí misma, la tecnología tiende a globalizar, dar a conocer las diferencias, las formas de pensar. La tecnología tiene que dar la respuesta de excelencia tanto en la vida profesional como personal. Hace unos días tuve una reunión de excompañeros de colegio a través de Teams, repartidos por el planeta, y pudimos compartir experiencias con una visión global. Pero es verdad que en las crisis proliferan los populismos, que suelen tener un componente de nacionalismo. La tecnología puede ayudar a hacer un mundo más sostenible y justo, y creo que el modelo europeo basado en un capitalismo social puede ayudar en este objetivo.

Computing 802