La Industria se encalla en el cuarto puesto

El sector industrial ni siquiera aumenta su presupuesto en un 5 por ciento, mientras su interés por el e-business va en aumento.

Publicado el 17 Ene 2002

El año pasado la Industria no conseguía situarse a la cabeza de todos los sectores a la hora de evaluar los esfuerzos inversores que tenían que llevar a cabo para preparar el año venidero. Este año parece ser un fiel reflejo y la Industria se encuentra por debajo del presupuesto medio de las empresas para 2002, dado que ésta se sitúa en los 84 millones de pesetas y el sector industrial ronda los 72 millones de pesetas. Y es que la inversión de este segmento parece haberse estancado, puesto que el año pasado el presupuesto medio de la Industria se fijaba en 69 millones de pesetas, lo que quiere decir que el incremento experimentado para 2002 ni siquiera alcanza el 5 por ciento (4,34 por ciento).

Resulta un dato curioso para un sector de actividad que, junto al de distribución, el que más factura por término medio al año, con 5.918 millones de pesetas. A ello hay que unir el hecho de que es uno de los segmentos que más empleados posee, con 338 empresas que superan la media total de trabajadores, situada este año en 259 profesionales. Esto hace suponer que los recursos para gestionar y fortalecer el marco operacional de esta cantidad de recursos ha de estar respaldada por una inversión a la altura. Dentro del sector de Industria, se han tomado como objeto de estudio los segmentos de actividad de fabricación y procesos, construcción, fabricación eléctrica y electrónica, automoción, aeronáutica, industria del petróleo, químicas, papel, madera, industria textil, minería y energía.

Existen, no obstante, otros datos que resultan muy llamativos. Nos encontramos en plena eclosión del e-business y los albores de los servicios web. En ambos casos, los analistas han dejado patente la importancia del software y, en el caso concreto de la Industria, ésta destina el 31,8 por ciento de su presupuesto para 2002 a software, mientras que el montante dirigido al hardware es superior con un 36,5 por ciento. Además, el esfuerzo por mejorar las comunicaciones no se hace notar especialmente, dado que únicamente un 13,2 por ciento del presupuesto previsto recaerá en esta área, precisamente cuando 2002 supone la consolidación del GPRS y las primeras pruebas piloto realmente convincente del UMTS en el son corporativo, si bien éste último aún tardará en alcanzar su etapa de consolidación.
Pero, ¿qué sucedió con estos repartos en los dos años anteriores? Exactamente los mismo, en el sentido de que la Industria tradicionalmente ha invertido más en equipamiento de hardware que en el de software, si bien es cierto que la diferencia entre ambas no era demasiado abultada. En cuanto al área de las comunicaciones, los presupuestos para 2001 eran ligeramente superiores que los planteados para 2002 -dos décimas-. Los servicios, por su parte, suelen moverse en una horquilla similar, entre el 18 y como mucho el 24 por ciento del presupuesto total. En concreto, el dirigido para 2002 es inferior al de 2001, que se situó en 19,6 por ciento, aunque esto podría ir cambiando a medida que la corriente ASP (Application Service Provider) se extienda por completo, así como unas correctas estrategias de outsourcing, que en ahora representa sólo un 10 por ciento.

Paralelamente, en el siguiente presupuesto para 2003, es seguro que veremos, por el bien del sector, un paulatino incremento de los servicios en la vertiente de la integración de sistemas, que para 2002 representa un ridículo 1,7 por ciento cuando se va a erigir como una necesidad de primer orden si se pretende ser realmente competitivo.

Todo ello irá, en gran medida, ligado a las estrategias e-business. Para la Industria, obtener mayor productividad es el punto más importante a la hora de valorar los objetivos de la inversión con una 50,3 por ciento. Le siguen, aunque esta segunda mitad se encuentra muchos más repartida, la atención al cliente, la mejora de la calidad y la reducción de los costes. Todo eso es e-business, en donde podemos encuadrar tanto compra (e-procurement) como venta, si bien es cierto que el sector industrial que utiliza este canal (un 18 por ciento) lo orienta en la actualidad fundamentalmente a la venta. En cualquier caso, su interés va en aumento habiendo pasado del 7,2 por ciento de las empresas en 2000, a la situación actual y una previsión para el año que viene del 32,9 por ciento, que será entonces uy no antes cuando se sitúe a la cabeza de los sectores de actividad en este ámbito.

¿Qué te ha parecido este artículo?

La tua opinione è importante per noi!

C
Redacción Computing

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4