NoticiasMercado TI

Uno de cada dos CEO piensa que su empresa puede ser digital en tres años

El informe ‘Global CEO Outlook‘ de KPMG incluye como una de las prioridades de los comités de dirección a transformación digital de sus empresas.

Transformación digital es el estribillo de la modernización, un ritmo al que por imperativo de mercado hay que adaptarse y, al fin, forma parte de las cinco prioridades de la agenda del directivo para 2016, según ha identificado la consultora KPMG. Las otras cuatro son regulación, crecimiento inorgánico e internacionalización, innovación y ciberseguridad… pero es transformación digital la que puja con fuerza, de tal manera que el 56% de los CEO cree probable que su empresa se transforme en los próximos tres años en una entidad significativamente diferente. Repasemos, punto por punto, las principales conclusiones que KPMG realiza acerca del entorno digital.

La fidelización del cliente es un punto débil: El 86% de los directivos se preocupan por la fidelización de los consumidores y consideran que la tecnología es uno de los motores de cambio en el modo en que interactúan con los clientes. 

El entorno operativo se complica: Los productos y servicios prestados son muy similares entre sí y lo que cambia es la forma en que se ofrecen al consumidor. “El reto es aprovechar la tecnología y convertirla en un beneficio tangible para el cliente”, señala el estudio.

Los datos tienen un gran valor: La apuesta por los datos (Data & Analytics) se ha convertido en estrategia clave para cualquier compañía. KPMG otorga valor a aquellos datos de la empresa que se generan fuera, como las conversaciones en redes sociales, el input de los clientes sobre los productos, su precio o su disponibilidad. Un caso ilustrativo, cuatro de cinco conductores esperan obtener beneficios económicos a cambio de ceder los datos que genera su vehículo.

La innovación es el motor de la transformación: Sin embargo, hay barreras como los rápidos cambios que se producen en el comportamiento de los clientes o los límites presupuestarios. El 46% de los CEO asegura que la innovación es el reto más crítico para sus compañías.

En última instancia, y no de menor importancia, los altos ejecutivos contemplan que el negocio y la tecnología han de ir de la mano y que la ciberseguridad es una de las fragilidades reconocidas. Soilo el 28% de los directivos reconoce estar totalmente preparado ante una potencial incidente de seguridad TIC.

Computing 788