OpiniónMercado TI

La consistencia de las organizaciones

Josep Aracil, Director de EPS en Informática El Corte Inglés, apunta que el activo empresarial que más desarrollo tendrá será el de las personas.

Josep Aracil, Director de EPS en Informática El Corte Inglés
Josep Aracil, Director de EPS en Informática El Corte Inglés

Leyendo a Xavier Marcet, consultor en estrategia, innovación y emprendimiento corporativo, se confirma que con demasiada frecuencia las organizaciones realizamos planteamientos orientados al corto plazo, donde prima el pelotazo y la visión efectista de un titular.

Pero las organizaciones sobreviven gracias a su cultura y esta no se improvisa: esa cultura de la empresa bebe del ADN de sus líderes y se desarrolla gracias al esfuerzo de esos colaboradores necesarios, que creen en el proyecto.

Actualmente, en este mundo líquido que nos toca vivir, ya no solo hablamos del perímetro de la empresa, sino que pensamos en el ecosistema. Y buscamos en la transformación digital soluciones para interactuar más eficientemente con nuestros clientes y conocer así mejor y más rápidamente sus necesidades. También buscamos formas de interactuar con nuestros partners, que ya han dejado de ser proveedores y a los que implicamos en nuestro éxito.

Esta realidad empresarial que se acelera sigue buscando nuevos horizontes. Y para ello mimamos y controlamos nuestros activos con modelos predictivos e inteligencia artificial, que nos permitan alargar su productividad. Y el activo empresarial que más desarrollo tendrá -sin duda- será el de las personas, el más importante: nuestros colaboradores nos proveen de la adaptabilidad y la flexibilidad para ser competitivos.

La multipotencialidad de los directivos es -además de necesaria- la que nos da consistencia sin perder el foco. Sus ideas sintetizan distintos ámbitos del ecosistema, facilitando la innovación y que las organizaciones aprendan rápidamente. Estos directivos pueden aunar el enfoque que potencia los pilares del ecosistema: clientes, partners, activos, personas.

Aparecen nuevos conceptos en el puesto de trabajo, en los que el reto no es solo tener productivas las herramientas, sino cómo las utilizamos para retener el talento

¿Y cómo la podemos concretar? Desarrollando visiones poliédricas empresariales y lanzando proyectos que las canalicen. Por ejemplo, hablamos de Customer 360, donde se entrecruzan nuestro entorno físico con nuestras redes de ventas y con el Marketing Digital y el Social Selling. Aparecen nuevos conceptos en el puesto de trabajo, en los que el reto no es solo tener productivas las herramientas, sino cómo las utilizamos para retener el talento. También disponemos de capacidades tecnológicas hasta hace poco impensables para dar seguridad y fiabilidad a nuestros activos físicos más valiosos. Por ejemplo, en la IT con la aparición de la estrategia multicloud cobra mayor importancia el Gobierno IT y la posibilidad de medir los impactos en el negocio. Y una Gestión Inteligente de la Información (IIM) nos permite disponer de forma instantánea y jurídicamente controlada, de todo lo necesario para nuestros procesos de negocio.

Pero, como decía, el Empleado 360 es el que más va a cambiar: es ahí donde todos nos convertimos en gestores de recursos humanos y donde las políticas de recursos humanos se aceleran, a través de la transformación digital y de forma descentralizada en la organización.

Por ello, podemos garantizar la consistencia de las organizaciones si la aceleración de la transformación digital está impulsada por directivos multidisciplinares.

Computing 785