OpiniónMercado TI

Las pymes en la era post-covid, más resilientes gracias a la digitalización

José Luis Martín Zabala, VP Indirect Sales & Accountants de Sage España

En Sage siempre hemos animado a las pequeñas y medianas empresas españolas a acelerar su transformación digital. Teníamos la convicción de que era la llave de su crecimiento y el tiempo nos ha dado la razón. La pandemia ha demostrado sin lugar a duda que las nuevas tecnologías han ayudado a las Pymes a navegar mejor la incertidumbre y que han impulsado su eficiencia, competitividad y rentabilidad.

Los últimos datos de nuestro estudio “Pequeñas Empresas: Grandes Oportunidades” demuestran que, ahora, las pequeñas y medianas empresas de nuestro país son más resilientes que antes - el 53 % se sienten mejor preparadas para adaptarse a una situación de crisis que antes de que la COVID-19 entrara en nuestras vidas. Es cierto que, con las experiencias, todos aprendemos, pero ha sido la digitalización la que las ha ayudado a alcanzar ese grado de confianza tan necesario.

De la situación vivida ha resultado un ecosistema empresarial más fuerte y una advertencia para aquellas empresas que todavía no han dado el paso. O toman nota y se adaptan o en la próxima desestabilización estarán en clara desventaja respecto a aquellas otras que no han dudado en abrazar la digitalización como vía para la mejora, estabilidad y crecimiento del negocio.

Más confianza en el futuro y en sus capacidades

El estudio “Pequeñas Empresas: Grandes Oportunidades”, basado en las respuestas de más de 1.000 pymes españolas, y 13.000 en todo el mundo, arroja luz sobre cómo las empresas están afrontando la etapa pos-COVID. El denominador común de esas respuestas se traduce en un incremento de la confianza en el futuro y en las propias capacidades de los profesionales que integran las empresas.

Así, aunque la incertidumbre sigue muy presente en la mente de los empresarios españoles (reforzada por las actuales circunstancias) más de la mitad siente que, ahora, su negocio es más resiliente y que está preparado para abordar los desafíos que puedan presentarse en 2022. De hecho, el 75 % de los encuestados en España afirma sentirse confiado del éxito de su empresa en los próximos 12 meses, muy por encima de la media mundial (69 %).

Semejante nivel de optimismo es atribuible, sobre todo, a las perspectivas de ampliar la base de clientes, a las capacidades y profesionalidad de la plantilla y a la previsión de ver incrementados los ingresos. Y todo esto teniendo a la tecnología como el catalizador que hace que la transformación sea posible.

La tecnología, la gran aliada de las Pymes españolas

Acelerando su digitalización, muchas pequeñas y medianas empresas de nuestro país han superado los retos derivados de la pandemia. Integrando las soluciones digitales en el negocio y conectándolas entre ellas, las empresas han podido operar mejor, vender más y mantenerse conectado con sus clientes.

Visto lo visto, y a pesar de las reticencias previas, según nuestro informe, ahora la mayoría de directivos confían más en la tecnología como motor de crecimiento (64 %) y se sienten mejor preparados para gestionar la adopción de nuevas tecnologías que antes de la pandemia (59%), con claras perspectivas en el aumento de la inversión en digitalización con respecto al pasado año (56 %).

A nivel operativo y de resultados, los beneficios que las pymes esperan obtener de estas inversiones son significativos - más rentabilidad, mejor relación con los clientes, ahorro de tiempo y una oferta más amplia -, pero no son los únicos. Apostar por la digitalización permite a las empresas impulsar un crecimiento sostenible.

Una última reflexión para aquellos que aún tengan alguna duda. Vivimos tiempos convulsos. No siempre estará en nuestras manos evitar los eventos disruptores que puedan ir apareciendo en el futuro. Lo que sí podemos hacer es fortalecer nuestro negocio con las herramientas necesarias para resistir los envites y crecer, a pesar de ellos. Trabajar en una cultura de empresa que tenga la digitalización, la innovación y el talento como pilares estratégicos al servicio de su ecosistema, clientes y partners es la clave.

Si el tiempo ya lo ha demostrado, ¿A qué esperáis para dar el paso?

Computing 816