InformesMovilidad

El 77% de los empleados que teletrabaja utiliza dispositivos personales inseguros

Un 30% de los empleados permite que otros miembros de su familia accedan a los dispositivos corporativos para tareas escolares y compras, y el 93% ha reutilizado contraseñas en aplicaciones y dispositivos, según un estudio de CyberArk.

Según un nuevo estudio de CyberArk, los hábitos de trabajo desde el hogar, entre ellos la reutilización de contraseñas y el acceso de los miembros de la familia a los dispositivos de empresa, están poniendo en grave riesgo los sistemas corporativos y los datos confidenciales.

La encuesta, que tenía como objetivo medir el estado actual de la seguridad en el entorno de teletrabajo en las circunstancias actuales, revela que el 77% de los empleados que teletrabajan están utilizando dispositivos BYOD no administrados e inseguros para acceder a los sistemas corporativos. Por su parte, el 66% de los empleados han adoptado herramientas de comunicación y colaboración como Zoomy Microsoft Teams, que recientemente han sufrido vulnerabilidades de seguridad.

Padres y teletrabajo, un riesgo añadido

El estudio revela que los riesgos para la seguridad corporativa aumentan cuando se trata de padres que trabajan. Como este grupo tuvo que transformarse rápida y simultáneamente en profesores, cuidadores y compañeros de juego a tiempo completo, no es de extrañar que las buenas prácticas de ciberseguridad no siempre sean lo más importante a la hora de trabajar desde casa.

El 93% ha reutilizado contraseñas en aplicaciones y dispositivos, mientras que el 29% admite que permiten que otros miembros de su hogar utilicen sus dispositivos corporativos para actividades como tareas escolares, juegos y compras. Además, el 37% guarda de forma insegura las contraseñas en los navegadores de sus dispositivos corporativos.

El 40% de las empresas no ha actualizado sus protocolos de seguridad

¿Son suficientes las políticas actuales de seguridad?

Si bien el 94% de los equipos de TI confía en su capacidad para proteger la nueva fuerza de trabajo remota, el 40% no ha aumentado sus protocolos de seguridad a pesar del cambio significativo en la forma en que los empleados se conectan a los sistemas corporativos y la incorporación de nuevas aplicaciones de productividad.

La urgencia por incorporar nuevas aplicaciones y servicios que permiten el teletrabajo, combinado con conexiones inseguras y algunas prácticas de seguridad peligrosas por parte de los empleados, ha ampliado significativamente la superficie de ataque, por lo que las estrategias de seguridad deben actualizarse para adaptarse a este nuevo panorama dinámico de amenazas. Esto es especialmente cierto cuando se trata de asegurar las credenciales privilegiadas de los trabajadores remotos, algo que si se ve comprometido, podría dejar al descubierto los sistemas y recursos más críticos de una organización.

Computing 794