OpiniónMovilidad

¿Cómo aprovechar la tecnología cloud en la empresa? Del 'qué' al 'cómo'

Isidoro Sánchez, director técnico de Numintec, orienta sobre cómo trabajar aprovechando al máximo las ventajas de la nube.

En 1997 Steve Jobs hizo la siguiente reflexión después de su retorno a Apple: “no necesito un disco duro en mi equipo si puedo llegar rápido al servidor”. En aquel momento cuando hablábamos de informática nos perdíamos con datos sobre gigas, megahercios, discos y dispositivos. La nube nos permite olvidar todo esto y hablar directamente de necesidades y de servicios, aislándolos de la tecnología que los soporte.

Isidoro Sánchez, director técnico de Numintec
Isidoro Sánchez, director técnico de Numintec

Todos tenemos claro que nuestra empresa debe “subir” a la nube o al menos debe aprovechar esta tecnología de la que tanto se habla.

“Subir” la empresa a la nube no es solo un cambio de tecnología, sino que es un cambio de la forma en la que trabajamos y nos relacionamos internamente y con nuestros clientes. Las ventajas de subir a la nube son muchas pero la diferencia la marca cómo hacemos que nuestra empresa comience a aprovecharlas.

Lo primero que intentamos cuando queremos “subir” nuestra compañía a la nube es replicar exactamente lo que tenemos. Es decir movemos los servidores y equipos desde nuestra infraestructura a la de un tercero, virtualizando nuestros escritorios y nuestros discos en la red. En definitiva al día siguiente de “subir” a la nube todo continua igual.

Antes de decidir qué herramientas utilizar deberíamos plantearnos cómo podemos trabajar aprovechando al máximo las ventajas de la nube:

1 - Cultura del trabajo en equipo y colaboración
Saquemos el máximo rendimiento a las herramientas que la red nos ofrece, haciendo que las personas de la organización trabajen realmente en equipo. Un ejemplo de ello es no enviar un documento para su revisión sino que se comparte, se comenta y se trabaja sobre un mismo escrito, obteniendo una versión definitiva única de forma rápida.

2 - Desligar las personas de su “ubicación”
Podemos contar con cualquier miembro de nuestro equipo de forma inmediata y esté donde esté. Las tecnologías en la nube nos permiten de forma sencilla las reuniones en la red, compartir el trabajo y el uso de las mismas herramientas.

3 - Desligar nuestros servicios de sistemas operativos y dispositivos
Nuestra empresa y nuestros colaboradores deben poder trabajar siempre, estén donde estén y tengan el dispositivo que tengan. Para esto nos ayudará mucho basar las aplicaciones de trabajo en interfaces WEB que nos permitan trabajar igual desde un tablet que desde un cibercafé.

4 - Información disponible y en tiempo real
La información recopilada por cada miembro de una organización debe estar siempre disponible para la compañía desde cualquier sitio. Esta información ha de ser segura y ha de poderse quitar el acceso de forma inmediata a quienes ya no deban acceder a ella. La clave es que aunque no haya nada en el dispositivo de ningún miembro de la organización se puede acceder a todo lo que necesitemos. En definitiva, si alguien se lleva un PC de la compañía no encontrará nada dentro.

Al final sabremos si estamos planteando una migración correcta a la nube con una prueba muy sencilla: si cambiamos el ordenador de cualquier miembro de nuestra empresa, éste debería de poder trabajar de forma inmediata sin instalar nada y sin echar nada de menos.

Computing 806