OpiniónMovilidad

Drones: nuevas oportunidades para la innovación aérea

Jaume Figueras, Director Técnico para Empresas, España y Portugal de Nokia.

El siglo XXI ha sido testigo de diversas tecnologías disruptivas que no solo han tenido un gran impacto por sí mismas, sino que además han allanado el camino para otras innovaciones.

Entre las más destacadas figuran los vehículos aéreos no tripulados o UAV (por sus siglas en inglés: Unmanned Aerial Vehicles). La creciente presencia de drones en casi todas las facetas de actividades de consumo, comerciales y civiles resulta abrumadora. Los drones, que se percibían inicialmente como dispositivos para aplicaciones militares, desarrollan ahora una gran variedad de funciones en múltiples dominios. Ya sea para operaciones de emergencia, búsqueda y rescate, cuerpos de seguridad, estudio del terreno en los sectores del petróleo, el gas y la minería, supervisión de cultivos, inspección de infraestructuras, cartografía o entregas a domicilio, los UAV han emergido como herramientas potentes tanto para el sector privado como para las administraciones públicas.

También están disponibles en diversas formas y tamaños. Los hay de formato mini, portátil o incluso vehículos aéreos medianos y grandes, que pueden ser de ala fija, multirotor, híbridos y de ala batida.

Conectividad: el verdadero catalizador

La adopción de sistemas de supervisión remota y automatización concebidos para lograr operaciones empresariales ágiles y eficientes ha causado una demanda insaciable de aplicaciones de drones en todos los sectores. El mercado de UAV está creciendo con rapidez y ofrece oportunidades tanto para los operadores como para sus socios tecnológicos.

Sin embargo, existen ciertas limitaciones que condicionan la capacidad de los UAV para realizar tareas de manera efectiva y la mayor de ellas es la conectividad. Tradicionalmente, el radio operativo de los drones lo determina el alcance de los radiocontroladores (RC) y la mayoría de ellos solo permiten utilizar un espacio aéreo de baja altitud. A pesar del gran esfuerzo realizado, los fabricantes solo han conseguido desarrollar soluciones de radiocontrol privadas que amplían el alcance unos pocos kilómetros y solo con línea de visión (VLOS).

En este sentido, la llegada de la tecnología 4G y la posterior progresión a 5G han supuesto una transformación radical para el sector. Con una conectividad superior, se espera que los drones ejecuten autónomamente misiones complejas, que transfieran y carguen en la nube grandes cantidades de datos y vídeo de alta definición, y que viajen distancias mucho mayores, incluso más allá de la línea de visión (BVLOS).

“Con la conectividad 4G al servicio del control de drones, podemos lograr un desplazamiento más allá de un radio determinado mediante el traspaso entre celdas”, señala Prasanth Ananth, Research Technical Leader, Enterprise and Industrial Automation Lab de Nokia Bell Labs.

“Con drones conectados a 5G, se consigue mayor ancho de banda y menor latencia. Esto posibilita aplicaciones de drones de mayor ancho de banda, como el vídeo en directo, y nos permite trasladar la computación a la nube. La nube también puede funcionar como orquestador central de una flota de drones. Todo ello lleva a una nueva era de flotas multi-drón conectadas en red”, añade.

El 5G, con su latencia extremadamente baja, promete ser el precursor de tecnologías de nueva generación que revolucionarán la conectividad de los drones. El 5G traerá consigo nuevas capacidades, como la recogida y transmisión de datos a velocidades sin precedentes, la integración de la inteligencia artificial (IA) y la transmisión en tiempo real de imágenes y vídeos en ultra-alta definición, además de aumentar la inteligencia del tráfico aéreo mediante la mejora del seguimiento de drones en vuelo, e incluso la gestión de enjambres de drones conectados.

El impulso que cobran los UAV gracias a las tecnologías de nube y 5G es en cierto modo análogo a la capacidad de los smartphones actuales, con el apoyo de la conectividad de red y de nube, para realizar funciones que antes solo eran posibles en equipos de sobremesa. Prasanth Ananth

El 5G también podría contribuir a resolver el aspecto más ambicioso y complejo de las operaciones de drones: la regulación del tráfico de UAV en un espacio aéreo ya saturado por la aviación tripulada. El establecimiento de protocolos a prueba de fallos y de reglamentos exigentes para que los vuelos sean seguros en espacios industriales y públicos es un asunto de suma importancia. De ahí que se estén elaborando leyes para supervisar el uso de drones, fomentar que los operadores los hagan volar de forma segura y asesorar a los fabricantes para que cumplan determinados estándares de calidad.

Computing 802