OpiniónMovilidad

Un argumento de peso a favor de los pasaportes sanitarios digitales

Claudia Di Rienzo, Directora Comercial en Iron Mountain.

En una crisis sanitaria como la que estamos viviendo la toma de decisiones con rapidez y eficacia es crucial. Por ello, tener datos geográficos fiables permite a las organizaciones y a los ciudadanos actuar estratégicamente y anticiparse a lo inesperado. Toda la información hiperlocalizada de la que disponemos hoy está sirviendo para organizar y hacer frente a la pandemia con medidas y soluciones desarrolladas rápidamente. Los billones de datos que se producen al día son la base para extraer información valiosa, actuar en consecuencia y combatir la desinformación.  

Los pasaportes sanitarios son el último paso en la evolución de la respuesta a la pandemia mundial. Es una idea que está ganando adeptos y que se postula como una solución obvia para ayudar a reabrir la puerta a un mundo post-COVID-19. Sin embargo, lo que para unos puede ser una solución de sentido común para detener la propagación del virus y devolver al mundo a un nivel de interacción anterior al virus, para otras podría ser su peor pesadilla. Como siempre, la diferencia está en los detalles.

Los pasaportes sanitarios son el último paso en la evolución de la respuesta a la pandemia mundial

Establecer una norma mundial

La primera cuestión es la de las normas. Para que un pasaporte antivirus funcione es necesario que exista un criterio común a nivel mundial sobre qué significa realmente "libertad para viajar". Sin esto, el método nunca alcanzará su objetivo final: generar confianza a largo plazo, que incluye la confianza para abrir las fronteras, reactivar las economías que tienen dificultades, resucitar el comercio internacional y reanudar un estilo de vida que dábamos por sentado. Así que, antes de que todo el mundo se deje llevar por la idea, hay que analizar detenidamente los aspectos prácticos de un pasaporte sanitario.

Verificar y validar

Las siguientes preguntas a las que hay que dar respuesta se refieren a la verificación y validación. ¿Es la persona con el pasaporte quien dice ser y sus datos de vacunación y salud son realmente correctos? Para que cualquier sistema esté garantizado y sea certificable será necesario que se pueda acceder a grandes cantidades de datos personales, algo que muchos podrían considerar problemático desde el punto de vista de la privacidad. Entonces, ¿cuál podría ser la respuesta?

Una opción es que la persona que vacune también selle el pasaporte, o hacer una foto de la cartilla de vacunación e incluirla en el pasaporte sanitario. Pero aquí, la gran pregunta es ¿cómo se verifica que es tuyo y no de otra persona? Ante esta duda, la única solución viable es la creación de una aplicación móvil con doble autenticación.

Claudia Di Rienzo, Directora Comercial en Iron Mountain.
Claudia Di Rienzo, Directora Comercial en Iron Mountain.

Huella digital
En primer lugar, hay que descargarse la aplicación y proporcionar una identificación como parte del proceso de registro; datos como el nombre, la fecha de nacimiento y el número de la seguridad social. También habría que añadir los datos de vacunación, etiquetados con el número de la seguridad social, y los datos del pasaporte. Así se crearía una huella digital única para cada usuario, pero tendría que ser verificada por un tercero de confianza antes de que se enviara un código QR único al teléfono, con fecha de caducidad, que podría utilizarse para multitud de actividades, desde reservar billetes de avión, a comprar entradas para eventos o acceder a centros comerciales.
Los pasaportes sanitarios van a llegar de una forma u otra. Hay demasiado en juego para que no se hagan realidad. La forma en la que se diseñen y se implanten marcará el nivel de resistencia política, la confianza de los usuarios y, en última instancia, su valor. Lo que está claro es que el sistema elegido debe minimizar el impacto sobre los ciudadanos y gozar de un alto nivel de confianza por parte de sus usuarios y de la sociedad en general. Al final, una parte fundamental para lograr el nivel de aceptación necesario recaerá en los proveedores de tecnología que apoyen el despliegue de un sistema de pasaporte sanitario. 

 

Computing 802