EncuentrosMundo digital

DevOps, el secreto de una compañía líquida

Agile, la religión empresarial que va más allá de una cuestión de fe.

Desde ITIL, pasando por Lean IT y hasta Agile, muchas han sido las metodologías y best practices que se han extendido por las compañías a lo largo del tiempo, unas con más éxito que otras. DevOps, esa pata de Agile basada en la comunicación, colaboración e integración entre desarrolladores de software y el resto de los profesionales TIC, parece estar calando cada vez más. No en vano, según un estudio de Claranet, el 29% de las empresas ya han realizado la transición a una aproximación al modelo DevOps y un 54% espera hacerlo en los próximos dos años. Sin embargo, existen barreras que frenan esta adopción, entre ellas, la falta de competencias internas en herramientas DevOps modernas (21%) y la distinta forma de interpretar el término de cada empresa; lo cual genera dudas e inseguridades entre los profesionales.

Para clarificar en qué consiste exactamente DevOps, qué beneficios tiene su aplicación y por dónde deben empezar las compañías que deseen aplicarla; Computing ha organizado un encuentro, con la colaboración de Accenturey GMV, en el que ha reunido expertos en tecnología de distintas organizaciones en torno a esta filosofía de trabajo.

Era de prever que la primera pregunta que surgiría en el debate sería la mítica: ‘DevOps, ¿tecnología o filosofía?’ La respuesta más obvia parece ser: “una conjunción de ambas”; pero en la práctica no es tan sencillo. Algunos de los presentes consideran que, hace unos años, cuando los métodos Agile comenzaron a coger cierta vigencia en las compañías, el aspecto tecnológico era el que más atención generaba. Sin embargo, con los rápidos avances TIC y la creciente importancia que ha adquirido la tecnología en los últimos tiempos, la mayoría de las empresas están lo suficientemente equipadas para afrontar cualquier cambio; y asuntos como DevOps se han convertido más en una cuestión cultural que en cualquier otra cosa.

DevOps no es concebido como un fin, sino como un medio para la transformación

Por fin, una definición para DevOps

DevOps se entiende como una filosofía basada en modelos organizativos o de gestión, generada, para muchos, “a raíz de una demanda del negocio, que exige el desarrollo cada vez más ágil de productos y servicios adecuados a sus requerimientos”. De esta forma, “la tecnología no sería el driver, sino que lo sería el negocio”. De hecho, “el término ‘BusOps’, que incluye al negocio en la ecuación, ya se escucha en las empresas”. No obstante, está claro que, sin el adecuado soporte de TI, ninguna metodología ágil, “ni de ningún otro tipo, prácticamente”, puede prosperar. Un claro ejemplo de tecnología que sujeta todo el despliegue DevOps es la nube. El cloud permite un eficaz desarrollo, testing y realización de los cambios pertinentes que, en el caso de depender de un hardware in house, no sería factible sin un “tremendo gasto de tiempo y esfuerzo”.

Para acceder al contenido completo pinche en el PDF

Computing 782