EncuentrosMundo digital

Un modelo híbrido para la educación del futuro

Los expertos TI de distintas universidades y centros formativos nos hablan de su puesta a punto para emprender una educación a distancia en un sector de los menos digitalizados antes del confinamiento.

El sector educativo, muy regulado y dependiente en gran parte de los presupuestos públicos, suele ser situado a la cola de la transformación digital. No obstante, durante el estado de alarma provocado por la Covid-19, este sector ha dado una lección, nunca mejor dicho, de adaptación y puesta a punto para continuar ofreciendo una docencia de calidad de manera remota a los millones de alumnos matriculados en colegios, institutos, universidades y centros de formación. Para el curso que viene, este sector trabaja con tres escenarios posibles: la docencia presencial, online y mixta. Expertos de TI de distintas universidades españolas se han reunido en el encuentro virtual de Computing para hablar de sus experiencias durante estos meses “duros, aunque emocionantes”, en los que la enseñanza a distancia se ha extendido por el confinamiento. También han compartido cómo ven el futuro de su sector, que ahora baraja tres escenarios posibles: la docencia presencial, online y mixta.

En la Universidad Rey Juan Carlos hay matriculados 45.000 alumnos, y en momentos de crisis como el que se ha vivido “es cuando más se acusa la falta de personal, sobre todo en el ámbito TI”, dijo Antonio Sanz, director académico de Digitalización de la Universidad. Sin embargo, el confinamiento no pilló al centro poco preparado. “Por suerte, a finales de 2019 reforzamos la infraestructura de nuestros servidores”, lo que ha permitido la conexión simultánea y sin incidentes, -excepto algún ataque de denegación de servicio paliado a tiempo-, de hasta 4.000 alumnos al campus virtual para realizar sus exámenes. “Hace cuatro años que implantamos un servidor de aplicaciones con Dell Technologies, rehusando la idea inicial de instalarlo en local. Y estos meses más que nunca hemos celebrado esa decisión, porque así hemos podido dotar a los estudiantes de licencias de software para que accedieran a ciertas prácticas de forma remota como si estuvieran en las propias instalaciones de la universidad”.

Si algo bueno podemos extraer del confinamiento es que ha obligado a muchos sectores, y en particular al educativo, a digitalizarse “como un cohete”. “Quien más quien menos estaba empezando a externalizar servicios y a subir las aulas virtuales a la nube, pero aún no teníamos capacidad para soportar volúmenes tan altos de conexiones al mismo tiempo. Para solventar este problema ha sido fundamen tal la ayuda de los partners”, explica Enrique Reina, subdirector de IT Compliance & Data Governance de la Universidad de Navarra.

Romper con los métodos tradicionales

Más allá de la tecnología, que sin duda ha sido la tabla de salvación de los centros educativos en los últimos meses, muchos expertos han tenido que profundizar en la metodología de los docentes más que en ninguna otra cuestión. María García, Coordinadora de Innovación en e-Learning de la Universidad Nebrija, lo contó así: “En Nebrija centralizamos grados online y semipresenciales, y muchos de los profesores que dan clase presencial no son duchos en competencias digitales, por lo que apoyar al profesorado en este camino ha sido esencial”. Asimismo, que la mayoría de los 12.000 alumnos de la universidad sean nativos digitales, “no quiere decir que sean competentes digitales”. La tecnología avanza a la velocidad de la luz, pero “lo que aporta solidez y perpetúa el sistema educativo es la cultura de trabajo”

"Las ayudas estatales a las universidades por la Covid-19 han sido muy exiguas" 

“Efectivamente, la tecnología es una commodity”, incidió Carlos Vizoso, Chief Technology Officer del ESIC, “aunque una commodity que nos ha dado mucho más de lo que esperábamos”. Hace seis años que el ESIC comenzó su proceso de digitalización y creó un departamento específico para ello. “Tenemos una estrategia de cloud híbrida y multiproveedor y en enero, justo antes de que estallara la pandemia, impulsamos la virtualización del puesto de trabajo para profesores y empleados del área de gestión y servicio valiéndonos de herramientas como Office 365 y Microsoft Teams. Vizoso alabó la buena capacidad de adaptación de los profesores, “que tienen que transmitir seguridad a los alumnos”, y recordó que, “a pesar de haber avanzado más en tres meses que en cinco años en cultura digital, aún queda mucho por hacer para que este modelo perdure en el tiempo”

Acceda al reportaje completa en la revista de julio de Computing o pinchando en el PDF

Computing 793