EncuentrosMundo digital

Que el ritmo de la digitalización no pare

La administración se aferra a la disrupción de la pandemia para avanzar digitalmente.

2020 ha sido el año de la Covid-19, pero también de la digitalización y la movilidad. La Administración Pública de España no se ha quedado atrás en la carrera TIC, pero dentro de la geografía española cada territorio tiene su casuística, su ritmo y sus particularidades. Computing, en colaboración con HP, Akamai, IntelyNutanix, ha reunido virtualmente a profesionales TI de las Administraciones de Andalucía y Extremadura, para que nos hablen de la experiencia vivida en sus respectivas organizaciones y de las metas marcadas para 2021. 

Igual que no se sabe hablar correctamente inglés hasta que no se piensa en inglés, no eres 100% digital hasta que piensas en digital

Desde 2010 se han ido dictando distintas leyes para impulsar el desarrollo del sector público en un entorno digital seguro. La crisis sanitaria y los meses de confinamiento han empujado hasta a los ciudadanos más escépticos y menos duchos en materia digital a relacionarse con la Administración por la vía TIC. A pesar de que la AAPP llevaba tiempo habilitando esta vía de gestión y comunicación con los ciudadanos, no estaba preparada para soportar un volumen tan grande de trámites online y, mucho menos, para habilitar el teletrabajo de la mayor parte de funcionarios. “Ha habido que cambiar procedimientos y servicios, tanto internos como externos, pero, sobre todo, ha habido que hacer un cambio, ya definitivo, cultural y de mentalidad”, contó Aurora Hermosilla, Consejera Técnica de la Consejería de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía. En el mes de septiembre se reestructuraron las competencias en la Junta de Andalucía mediante un decreto del Gobierno y todo el ámbito TIC pasó a depender de la Consejería de Presidencia andaluza. “Para dar un buen servicio en la era digital no basta con digitalizar lo que ya tienes, hay que desarrollar procesos nativos digitales, y para ello se necesitan perfiles profesionales diferentes, en todos los sectores, no solo en el TIC. Igual que dicen que no se sabe hablar correctamente inglés hasta que no se piensa en inglés, no eres 100% digital hasta que piensas en digital”

Desde la Cámara de Comercio de Sevilla se realizó un análisis de la respuesta que dio el Gobierno a la crisis entrevistando a más de 2.000 empresarios sobre las iniciativas del Ejecutivo para paliar sus efectos en las compañías. “Ayudamos a empresas y entidades públicas a través del diagnóstico de problemas, la concienciación y la formación”, explicó Francisco Leal, CIO de la Cámara. Ahora que la situación se ha ido normalizando en la medida de lo posible, también se está facilitando la dotación de ayudas públicas. “El 95% de las ayudas van destinadas a ciberseguridad e Industria 4.0, entre otras. Las empresas tecnológicas son como las farmacéuticas, que te dan lo que necesitas, pero el que te dice qué es lo que necesitas es el médico, y nosotros estamos haciendo esta función de prescriptores”. No obstante, “la tecnología no es siempre la solución para todo”. Leal señaló que las organizaciones, tanto públicas como privadas, más agiles y adaptables a los cambios, y aquellas que tienen una visión a largo plazo y ven esta situación como algo coyuntural, son las que están sobreviviendo. 

Acceda al contenido completo en PDF

 

Caída de la inversión pública en las TIC 

La inversión TIC por parte de la Administración Pública durante el periodo de enero a septiembre de 2020 alcanzó los 1.818,74 millones de euros, lo que supone un 22,65% menos que en el mismo período de 2019, según el segundo Barómetro trimestral de la Inversión TIC en la AAPP en España de AdjudicacionesTIC.

Se ha producido una importante bajada en las inversiones de las Comunidades Autónomas pasando de 1.127 millones de euros en el tercer trimestre de 2019 a poco más de 670 millones de euros en el mismo período del pasado año, es decir, un 40,5% de reducción.

La única área que ha crecido en 2020 es la de adquisición de hardware, principalmente en equipamiento con destino a cubrir las necesidades del teletrabajo. Con un incremento superior al 100% respecto del tercer trimestre de 2019 y una cifra de negocio por encima de los 400 millones de euros en los primeros nueve meses del año, es la gran vencedora del atípico año que hemos dejado atrás. Solamente en el tercer trimestre la adquisición de ordenadores personales ha conseguido un crecimiento del 100%, pasando de 57 millones de euros a más de 115 millones de euros.

Computing 801