EntrevistasMundo digital

“Cabe esperar que las empresas pongan foco en mejorar sus estrategias digitales”

Carolina Moreno, vicepresidenta de Ventas EMEA y directora general para el Sur de Europa de Liferay

¿Cómo enfrenta su compañía la vuelta a la ‘nueva normalidad’?

C. M.: Como organización, nuestra prioridad es aportar valor a través de la tecnología en un entorno donde podamos preservar la seguridad de nuestros empleados, partners y clientes. Por ese motivo, dos semanas antes del decreto del estado de alarma, viendo el creciente número de casos que se daban en febrero, recomendamos a todos los empleados trabajar desde casa, de forma que pudiéramos garantizar la continuidad del negocio, un espacio seguro de trabajo y una mayor conciliación con nuestra vida personal. Buscábamos también reducir la ansiedad y estrés que una situación nunca antes vivida estaba provocando en todos nosotros.

En este entorno de teletrabajo, nuestros resultados en la primera mitad del año han sido el 65% del objetivo anual en España y el 50% en EMEA

En este entorno de teletrabajo, nuestros resultados en la primera mitad del año han sido el 65% del objetivo anual en España y el 50% en EMEA.  Nuestros clientes han seguido trabajando con nosotros y hemos prestado especial atención a aquellos sectores que se han visto más impactados, bien porque en su labor han encontrado un pico de demanda que les ha obligado a implementar de forma ágil nuevos servicios y productos para el mercado, o bien porque la crisis les ha impactado de forma directa en su negocio.  Por otro lado hemos avanzado en el desarrollo de nuestra nueva versión 7.3 sacando varias versiones intermedias GA, de acuerdo con nuestro roadmap. Nuestra percepción de la primera mitad del año es que el equipo ha dado lo mejor, superando sus objetivos y demostrando que es viable trabajar con modelos flexibles.

¿Cree que el mercado ha quedado muy ‘tocado’ y tardará en recuperarse?

C. M.: Sí, todas las industrias han tenido impacto directo o indirecto.  Las cadenas de producción,  empresas manufactureras, el transporte, los servicios, el retail y el turismo se han visto altamente afectados durante el confinamiento. Otros sectores como las comunicaciones, educación, el sector público y el sector salud, sin embargo, han visto incrementada su actividad y han tenido mayores necesidades tecnológicas en un entorno de trabajo remoto, e-commerce, falta de contacto social y con nuevas necesidades educativas y de salud.  Pero en general, la incertidumbre sobre nuevos comportamientos del mercado y potenciales segundas olas impacta en todos los sectores de actividad y provoca una tendencia a la reducción de costes y mayor prudencia en las inversiones para 2020 y 2021. En estos momentos se prevé una caída del PIB del 10% y crecimientos positivos en 2021 (ESADE estima el repunte en un 6-7%).  En mi opinión, la digitalización va a jugar un papel fundamental en nuestras opciones de crecimiento porque en un mercado como el de España, donde el tejido empresarial está formado principalmente por pymes y micropymes con fuerte orientación a los servicios,  la vulnerabilidad es alta y superarla tiene que ver con crear nuevos modelos de negocio y canales que sean viables digitalmente.  

¿Han desplegado algún tipo de medida de ayuda financiera a clientes?

C. M.: Sí. Hemos prestado especial atención al sector Público de Educación y Salud, y también a todos aquellos clientes y partners que han atravesado dificultades económicas durante estos meses.  En algunos casos ha sido apoyo tecnológico (infraestructura, know-how) para que pudieran implementar nuevas iniciativas durante la pandemia en pocos días y en otros casos ha sido flexibilidad con las condiciones del servicio.

En España está el segundo centro de ingeniería de Liferay más grande a nivel internacional, y el primero en Europa

 ¿Cuál ha sido la respuesta de su ecosistema de programadores a la dura pandemia?

C. M.: En España está el segundo centro de ingeniería de Liferay más grande a nivel internacional, y el primero en Europa. A nivel de desarrollo nuestros equipos han seguido trabajando con absoluta normalidad dentro de las circunstancias. En Liferay ya existía la cultura de teletrabajo y, si hay algo que caracteriza a nuestro equipo de ingeniería, es su dinámica de trabajo: muy ágil, colaborativa y con una extrema voluntad de mejora. Como compañía la respuesta ha sido unánime: volcada en dar el mejor servicio y comprometida con la situación, sin importar el lugar desde el que se estuviera realizando el trabajo.

¿Qué aspectos positivos extrae de esta crisis tan profunda?

C. M.: Te respondo a esta pregunta sólo desde el punto de vista tecnológico, porque hay otros aprendizajes relacionados con modelos de relación, resiliencia y compromiso social que dan para una charla adicional en detalle. Si algo hemos aprendido de la situación excepcional a la que hacemos frente, es que la digitalización no era, ni es un tema menor y que es una de las piezas clave para el futuro de todas las organizaciones,  públicas y privadas, independientemente del sector en el que operen. Y es algo que ha quedado probado.
Sabemos que muchas organizaciones han tenido que hacer frente a esta coyuntura en unas circunstancias para las que no estaban del todo preparadas. Y es algo que ha marcado la diferencia y que lo seguirá haciendo de aquí en adelante. Aquellas empresas que habían centrado su estrategia en las necesidades operativas diarias y habían dejado en un segundo plano sus planes de evolución digital, han sido las que, al partir de una situación menos ventajosa para enfrentarse a esta situación, han sentido de una forma más dura este proceso de adaptación a la nueva situación que muchas siguen viviendo. Sin embargo, aquellas que invirtieron en desarrollar sus estrategias de digitalización estos años previos, son las que han sentido menos el impacto de esta fuerte crisis ya que disponían de esa base tecnológica que les aporta una mayor agilidad en su capacidad de reacción. Algo especialmente importante porque no sólo ha garantizado la continuidad de su negocio en muchos casos, sino que les mantiene en una posición competitiva y de referencia en su sector.
Así pues, es importante aprender de lo vivido y adoptar las bases tecnológicas que nos permitan estar preparados para hacer frente a cualquier nuevo desafío que se nos presente en el futuro. Y es algo que Gartner ya señaló al principio de la pandemia en su artículo Coronavirus: Áreas de interés del CIO durante el brote de COVID-19. En concreto, decía Las empresas que pueden cambiar la capacidad tecnológica y las inversiones a plataformas digitales mitigarán el impacto del brote y mantendrán a sus empresas funcionando sin problemas tanto a corto, como a largo plazo”.

Las experiencias digitales que abandera Liferay, ¿se van a ver impulsadas en la nueva era que parece nacer?

C. M.: En el contexto actual, si el entorno digital cobra más relevancia que nunca, la experiencia de usuario se convierte en un punto crítico para cualquier negocio (y ya hemos explicado hasta dónde puede llegar esa criticidad). Para seguir siendo competitivas en un entorno cada vez más cambiante, las compañías necesitan la máxima excelencia a la hora de satisfacer las necesidades y expectativas de los consumidores, ofreciendo una experiencia adaptada a sus requerimientos, pero sobre todo poniendo a su disposición los productos y servicios que necesiten de forma ágil en el mercado. Y esto, hoy, pasa por la excelencia en el ecosistema digital, algo para lo que, desde Liferay, venimos trabajando desde hace más de 15 años.    Es cierto que con la crisis las organizaciones han incrementado su nivel de concienciación y es de esperar que muchas pongan el foco, en cuanto les sea posible, en mejorar sus estrategias digitales. Es una alternativa para entender mejor a sus usuarios y clientes en un contexto donde no ya no se puede confiar sólo en la interacción física para dar un servicio óptimo.

¿Se ha interrumpido la hoja de ruta de productos de Liferay o sigue en marcha?

C. M.: En absoluto, hemos sacado una nueva versión de Liferay Commerce y GAs (Global Availability versión) de DXP cada semana, esperando un lanzamiento importante de nuestra próxima versión Liferay DXP 7.3 en septiembre. La actual situación no ha cambiado las necesidades de las organizaciones, aunque sí sus prioridades a corto plazo. Por ello, nuestra hoja de ruta no ha modificado su estrategia aunque sí hemos hecho el ejercicio de priorizar aquellas funcionalidades que ayuden a nuestros clientes a crear soluciones orientadas a potenciar el tejido empresarial: incrementar sus ingresos online B2B, impulsar la productividad de sus empleados, crear mejores experiencias de autoservicio para clientes y unificar sistemas dispares, entre otras.

¿Qué novedades preparan de cara al mercado, en caso de la segunda respuesta?

C. M.: En línea con lo anterior: orientar las soluciones a aquellas más directamente relacionadas con el aumento de ingresos recurrentes a través de nuevos canales como pueda ser el comercio B2B o la reducción de costes por aumento de productividad, reducción de recursos asignados a la atención al cliente pudiendo dedicarlos a otras áreas de producción dentro de las organización, o infraestructura por unificación de sistemas o moverse al cloud. Estas soluciones están basadas en el portfolio de productos de Liferay, encabezados por la nueva versión de nuestra plataforma de experiencia digital Liferay DXP 7.3. Todas estas novedades se presentarán en septiembre y podremos conocerlas en detalle en nuestro Symposium anual.

¿Cree que la digitalización es la gran arma para el desarrollo de las sociedades y de los tejidos empresariales?

C. M.: Sin lugar a dudas la digitalización es una herramienta clave para el desarrollo de la sociedad y del tejido empresarial. Se ha demostrado que garantiza la continuidad de la actividad esencial y no esencial de las sociedades modernas. Aspectos como: el teletrabajo (también en lo que atañe a la optimización de los recursos disponibles en las organizaciones y a la productividad de los empleados), la telemedicina, la educación a distancia, el comercio electrónico, son solo algunos ejemplos que lo evidencian.  Estas semanas de confinamiento han sido muy duras, pero también muy esclarecedoras en este sentido para toda la sociedad: todos hemos sido testigos de que estar equipados con las herramientas digitales adecuadas puede marcar la diferencia en muchísimos aspectos de nuestro día a día, en la competitividad de las organizaciones y en nuestra capacidad de reacción como conjunto y como sociedad.

¿Ve con optimismo el futuro?

C. M.: Sí. Estamos pasando la crisis global más compleja del siglo XXI hasta la fecha, pero también una oportunidad de salir reforzados y crear estructuras económicas y sociales que protejan mejor a los más vulnerables.  Nos ha faltado en España innovación médica, producción de materiales relacionados con la salud,  falta de control de brotes debidos a irregularidades empresariales, falta de adaptación de los modelos educativos a formatos on-line... Resolver estos temas tiene que  ser una parte importante de las agendas de las empresas y entidades públicas, con el objetivo de que podamos cambiar nuestro modelo de innovación,  nuestros sectores productivos y nuestra relación con empleados (en las empresas) y ciudadanos (en entidades públicas). Lo que no podemos hacer es seguir trabajando con la misma forma de pensar que teníamos en enero.

Otra temática corporativa que se quiera destacar en este momento (Symposium, nuevas versiones de producto…)

En esta época de cambio, además de las adaptaciones que nosotros como compañía hemos llevado a cabo también continuamos adaptándonos a las circunstancias y daremos el salto a digital en nuestro Symposium anual, el evento corporativo más importante para Liferay y donde, como decía anteriormente, presentaremos las novedades sobre las soluciones disponibles así como las últimas versiones de nuestros productos: Liferay DXP 7.3, Liferay Commerce, Liferay Analytics Cloud, y DXP Cloud.

En esta 11º edición, que tendrá lugar los días 21 y 22 de octubre de 2020, nos hemos comprometido con todo nuestro ecosistema para hacerles llegar soluciones tecnológicas reales que les capaciten en su tan necesaria evolución digital, en un momento crítico para muchos de ellos. Porque en muchos casos, las decisiones que tomen hoy determinarán su futuro. Y queremos mantener este objetivo, abordando la evolución digital desde distintos puntos de vista: desde la práctica, con perspectivas tanto técnicas, como de negocio, mostrando casos de éxito de referencia en distintos sectores y con el apoyo de nuestros partners principales. Creemos en que juntos, podremos hacer que esta evolución digital sea posible. Y desde luego nosotros no vamos a cesar en nuestro empeño.

Computing 793
LO + LEÍDO