InformesMundo digital

Adiós, pizarra, adiós

El estudio ‘Tendencias de innovación en Educación’ de ESIC Business School apunta que el uso de la inteligencia artificial en la educación aumentará en casi un 48% en los próximos años.

El aprendizaje en el aula ya no se relega a la pizarra. En los campus de todo el mundo, la tecnología en el aula ha salido de las paredes y está en manos de los estudiantes, lo que permite la integración de recursos digitales, actividades, juegos y evaluaciones con la lección que está sucediendo en el mundo físico. Por ello, nuevas compañías han decidido conectar al mundo entero como un grupo de aprendizaje colaborativo que es capaz de adaptarse dinámicamente a temas y tendencias globales.

Para Belén Grana, directora de Knowledge Development de ICEMD - Instituto de Innovación de ESIC, “es esencial que los estudiantes comprendan que, con el tiempo, las tareas más repetitivas y rutinarias serán automatizadas y realizadas por inteligencia artificial, automatización y robots. A medida que la inteligencia artificial se aplica a la educación, los mejores resultados se obtendrán al combinar las fortalezas de la IA y las habilidades humanas. Sin embargo, siempre habrá roles que requieran habilidades creativas, habilidades cognitivas y habilidades de inteligencia emocional. Y los maestros jugarán un papel crucial en nuestra sociedad, ya que nunca debemos subestimar el valor de la interacción humana y el pensamiento crítico en el campo de la educación”.

La crisis de la Covid-19, que ha cambiado nuestra perspectiva global y acelerado la transformación digital, también nos ha mostrado cómo debe evolucionar la educación para preparar mejor a los estudiantes en un mundo interconectado en el que será necesario redefinir el papel del educador. La prioridad se traslada a los estudiantes, con profesores que sirven como mentores y expertos para desarrollar habilidades cognitivas y socioemocionales.

Las herramientas que apoyan enfoques de aprendizaje personalizados elevarán el papel crítico de los profesores. Se proyecta que la enseñanza como profesión crecerá entre un 3% y un 9% en los próximos 10 años evolucionando hacia un modelo más de entrenamiento. A medida que los avances tecnológicos permitan a los profesores dedicar menos tiempo a las tareas de rutina podrán emplearlo en nuevas formas de comprender e interactuar con sus alumnos.

Este entorno global en constante cambio requiere resistencia y adaptabilidad, habilidades que están demostrando ser esenciales para navegar de manera efectiva a través de esta pandemia. Algunas de las habilidades más importantes que buscarán los empleadores serán la creatividad, la comunicación y la colaboración, junto con la empatía y la inteligencia emocional; y poder trabajar a través de líneas demográficas diferentes para aprovechar el poder del colectivo a través del trabajo en equipo efectivo.

La pandemia también ha desencadenado el desbloqueo de la tecnología para impartir educación con modos de instrucción que anteriormente no se habían utilizado en gran medida. Los educadores de todo el mundo están experimentando nuevas posibilidades para hacer las cosas de manera diferente y con mayor flexibilidad, lo que resulta en beneficios potenciales en el acceso a la educación para los estudiantes de todo el mundo.

Principales tendencias en educación

Entre las principales tendencias en el sector de la educación destacan la necesidad de estar preparados para la economía GIG, ya que se estima que en 2030 más del 50% de la fuerza laboral serán trabajadores freelance; por lo que las empresas del sector de la educación tienen ahora el reto de formar y capacitar a los alumnos para que sean capaces de trabajar y competir en este nuevo entorno laboral. Un entorno en el que el auge de las habilidades y certificaciones irá en detrimento de las cualificaciones educativas y títulos para las decisiones de contratación. La educación está pasando de la transmisión de conocimientos, hacia la ca capacitación y entrenamiento en habilidades y capacidades prácticas concretas.  

En este sentido, la formación peer to peer, donde los profesionales independientes usan su experiencia y conocimientos para monetizarlos a través de la formación directamente a particulares, sin usar a ninguna institución educativa como intermediaria, hace que los estudiantes tengan más control sobre qué, cuándo y cómo aprenden, lo que obliga a las instituciones a reorganizar sus propuestas de valor para satisfacer las necesidades del mercado. Mientras que, si se busca un mentor o experto sobre una necesidad concreta, estaríamos hablando de learning support. El auge de esta tendencia, sobre todo en el mundo corporativo, se debe a la necesidad permanente que tienen los profesionales de desarrollar nuevas habilidades y adquirir los conocimientos prácticos y concretos que necesitan en cada momento y, gracias a las tecnologías digitales, hoy podemos acceder a cualquier experto de cualquier lugar del mundo a un coste muy competitivo y de forma muy rápida.

La formación con impacto y orientada a resultados va a ser una palanca estratégica y clave para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Por ello, aquí hay una gran oportunidad para que los players del sector de la educación adapten su propuesta de valor. En este sentido, la educación personalizada adquiere más valor que nunca, lo que no significa que no haya educación colectiva, sino que se le da importancia en la educación a las necesidades y deseos personalizados del alumno dentro del foro colectivo.

Al igual que ocurre en todos los sectores, la educación está evolucionando hacia el Data Driven Learning. Esto se debe a que el uso de la tecnología nos permite recoger datos sobre el alumno y mejorar significativamente los procesos de aprendizaje a través de la personalización de las estrategias de enseñanza y aprendizaje. Esta es una tendencia que todavía está en una fase inicial, pero que se va a acelerar en los próximos años motivado por el uso intensivo que se está haciendo actualmente de la tecnología en el sector de la educación debido al impacto de la covid.

Y, por último, las EdTech, que están revolucionando la educación gracias a la tecnología, permitiendo que surjan miles de startups con nuevas propuestas de valor para dar respuesta a las necesidades y demandas actuales de los alumnos, instituciones educativas y empresas.  

Ocho tecnologías EdTech

  • Inteligencia artificial (IA): Se espera que el uso de IA aumente en casi un 48% en los próximos años.
  • Realidad Aumentada/ Virtual: Implicará un aprendizaje más profundo e individualizado del material de estudio.
  • Realidad Extendida (XR): Permite la redefinición del aprendizaje experimental en oficios físicos como fontanería e ingeniería.
  • Aprendizaje inmersivo: El coste es cada vez más económico, y la calidad de las herramientas ha mejorado.
  • Gamificación: Ayuda al alumno a comprender el contexto y el resultado de una situación particular.
  • Internet de las cosas (IoT): Ofrece oportunidades para construir campus conectados, inteligentes y eficientes.
  • Chatbots: Favorece el aprendizaje a intervalos para optimizar la memorización y la retroalimentación inmediata para calificación.
  • Vídeos de aprendizaje: El 98% de los educadores lo ven como un componente vital en las experiencias de aprendizaje personalizadas.
Computing 803