InformesMundo digital

La inteligencia artificial, clave en la lucha contra el cambio climático

El 87 % de los directivos con responsabilidad en sostenibilidad o roles relacionados con inteligencia artificial cree que la IA es un activo valioso en la lucha contra el cambio climático, elaborado por Boston Consulting Group.

El cambio climático es una realidad que supondrá cambios significativos a nivel medioambiental, social, político y económico en todo el mundo. Se trata de un desafío global para las próximas décadas frente al que es urgente actuar. La inteligencia artificial (IA) y los análisis avanzados pueden contribuir de manera sustancial a conseguir los objetivos climáticos y de sostenibilidad de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Según el informe 'How AI Can Be a Powerful Tool in the Fight Against Climate Change' de AI for the Planet Alliance, elaborado por Boston Consulting Group, el 87 % de los directivos con responsabilidad en sostenibilidad o roles relacionados con inteligencia artificial cree que la IA es un activo valioso en la lucha contra el cambio climático.  

Sin embargo, los resultados de una investigación realizada a más de 1.000 directivos revelan que solamente el 40 % de las organizaciones considera el uso de la IA para sus propios objetivos climáticos. En ese sentido, los expertos encuestados están de acuerdo en que siguen existiendo barreras significativas para una adopción generalizada de la inteligencia artificial: el 78 % cita la insuficiente experiencia en IA como un obstáculo para utilizarla en sus esfuerzos para combatir el cambio climático, el 77 % menciona la disponibilidad limitada de soluciones de IA, y el 67% apunta a una falta de confianza en los datos y análisis relacionados con la IA.

Fuente: Boston Consulting Group.
Fuente: Boston Consulting Group.

Usos de la IA en la lucha contra el cambio climático

Los líderes globales pueden usar la IA para lograr sus objetivos de diferentes formas:

Mitigación. Uno de los usos más importantes de la IA es la medición, reducción y eliminación de las emisiones y los efectos de los gases de efecto invernadero (GEI). Más del 60% de directivos considera la reducción y medición de emisiones una aportación de valor para sus organizaciones. Según BCG, el uso de IA puede generar reducciones de emisiones de GEI del 5% al 10%, o entre 2,6 y 5,3 gigatoneladas de CO2 si se aplica a nivel mundial.

España es el segundo país en el que los directivos más se plantean utilizar la IA dentro de sus iniciativas de sostenibilidad, muy por encima de otros países europeos como Francia o Alemania 

Adaptación y resiliencia. La adaptación al cambio climático es una tarea fundamental para los responsables de formular políticas y para la ciudadanía. La IA es adecuada para ayudar a estimar los peligros relacionados con el clima, ya sea mejorando las proyecciones a largo plazo de problemáticas asociadas al calentamiento global, como el aumento del nivel del mar o actualizando los sistemas de alerta temprana para fenómenos extremos como huracanes o sequías.

Formación e investigación. La IA se puede utilizar para respaldar los esfuerzos de investigación y educación sobre el cambio climático, ayudando a todas las partes interesadas a comprender los riesgos y las implicaciones que conlleva y alentándolos a compartir lo que aprenden.

El informe destaca la visión positiva de los directivos españoles respecto al uso de la inteligencia artificial para combatir la emergencia climática. España es, de los 13 países analizados, el segundo en el que los directivos más se plantean utilizar la IA dentro de sus iniciativas de sostenibilidad, muy por encima de otros países europeos como Francia (5 puntos menos) o Alemania (17 puntos menos).

Fuente: Boston Consulting Group.
Fuente: Boston Consulting Group.

 

 

 

 

Computing 816