NoticiasMundo digital

Las 10 reglas de oro para lograr la transformación digital

Lo fundamental en todas las fases de este proceso es, según los expertos de VASS, la velocidad en la puesta en marcha de las soluciones de negocio destinadas al crecimiento y eficiencia empresarial.

Dentro del marco de la transformación que las compañías tienen que encarar para sobrevivir, aparecen conceptos como agilidad, simplificación, cambio cultural o automatización.

Pero cualquier empresa que se haya embarcado ya en esta ingente tarea sabe que es fundamental ir paso por paso para superar con éxito la denominada Transformación digital. Lo fundamental en todas las fases de este proceso es, según los expertos de VASS, la velocidad en la puesta en marcha de las soluciones de negocio destinadas al crecimiento y eficiencia empresarial. Pero ¿cómo se consigue? Aquí un decálogo para no perderse:

1. Dejarse conquistar por la filosofía ‘BizDevOps’. Involucra de forma mucho más constante a los departamentos de negocio, desarrollo y operaciones e insiste en la implementación de las soluciones que han de ponerse a disposición de los clientes.

2. Revisar los procesos que intervienen en el ciclo de vida del software: para garantizar un equilibrio entre el desarrollo-implementación y el lanzamiento. Es imprescindible controlar la cercanía y el trabajo conjunto no solo en la parte de negocio y desarrollo sino, también, en las diferentes áreas de la compañía.

3. Trabajar en la simplificación y normalización de los procesos. Analízalos y documéntalos para homogeneizar el proceso. El objetivo es alinear a todos sus integrantes en la tan buscada agilidad del negocio.

4. ¡No olvidarse de los controles de calidad! Son necesarios para conocer el estado del arte de las soluciones a lo largo del ciclo de vida y su posterior puesta en producción.

5. Automatizar los procesos. Una vez simplificados, normalizados y homogeneizados, la siguiente fase consistirá en automatizar los procesos. Elimina las dependencias de tareas manuales en la gestión del ciclo de vida, el despliegue del software y la medición de la calidad.

6. Experimentar las bondades del despliegue continuo. Ya se ha hecho lo más difícil, ahora es el turno de comprobar que, gracias a esa automatización, es posible un despliegue continuo de la solución y un cumplimiento de la calidad de forma transparente.

Es importante que toda la plantilla, desde negocio hasta operaciones, sea consciente de lo que implica la transformación digital

7. Alinear los objetivos de negocio. Hacer como los mosqueteros y llevar por bandera el ‘Todos para uno, uno para todos’ si se quiere rentabilizar el negocio. Ordenar los objetivos, marcar prioridades y focalizar todo el esfuerzo a irlos consiguiendo paso a paso, ayudará a conseguir las metas con menos esfuerzo y dependencia de factores externos.

8. Implicar a toda la organización y asegurarse de que el cambio llega a todos los niveles. Cuando se acomete una transformación de esta envergadura, es normal que surjan constantemente dudas sobre los cambios organizativos que llevan aparejados. Por eso es tan importante que toda la plantilla, desde negocio hasta operaciones, sea consciente de lo que implican estos cambios.

9. Orientar al equipo a la consecución de objetivos de negocio. No solo se cambiará la percepción de toda la organización sino que, además, se mejorará el servicio desde la perspectiva del cliente, crecerá el negocio y los ingresos de la compañía al tiempo que se reducirán sus costes.

10.Disfrutar de todas las ventajas. Si se ha seguido uno a uno todos estos pasos, se habrá conseguido agilizar el proceso desde la definición del requisito de negocio hasta la puesta en producción y liberar a los departamentos de negocio y desarrollo de los procedimientos manuales.

VASS lo otiene claro, el resultado final de todo este proceso es irrefutable: crecimiento, eficiencia y agilidad.

Computing 816