NoticiasMundo digital

Repsol desarrolla un sistema de gestión de la energía con inteligencia artificial

El sistema inteligente de gestión energética podría reducir el consumo de energía hasta en un 20% en climatización y hasta un 40% en la cadena de frío.

Repsol ha desarrollado un sistema de gestión energética, o EMS (Energy Management System por sus siglas en inglés), que gestiona de forma eficiente la energía aplicando algoritmos de inteligencia artificial y optimización avanzada. El dispositivo actuará sobre la energía asociada a los procesos de climatización y de cadena de frío de sus clientes del segmento comercial e industrial, reduciendo su consumo energé-tico, al tiempo que se reducen las emisiones de CO2. Se trata de una iniciativa más de la compañía multienergética en su apuesta por la neutralidad en carbono, meta que se ha fijado alcanzar en 2050.

En las etapas preliminares del desarrollo, realizado en el laboratorio de microrredes del centro de investigación Repsol Technology Lab, el EMS ha mostrado ahorros de hasta el 20% en el consumo eléctrico asociado a la climatización y de hasta el 40% en la cadena de frío.

El sistema de gestión inteligente será probado en entornos reales gracias al acuerdo de colaboración que la compañía energética ha firmado con diferentes socios. Cada uno de ellos tiene unas características específicas y en su conjunto ayudarán a completar el desarrollo en entornos diferenciados. El estadio San Mamés del Athletic Club de Bilbao será la primera instalación deportiva en probar el EMS. La empresa familiar Grupo García Carrión, la consultora internacional CBRE y el Grupo Nueva Pescanova serán las próximas organizaciones en probar el EMS en sus instalaciones.

Inteligencia artificial al servicio de la eficiencia energética

El EMS cuenta con tecnología desarrollada por Repsol y está basada en algoritmos de inteligencia artificial, modelización física de los activos y optimización avanzada. Recoge distintos parámetros, como la potencia requerida, los patrones de uso, el precio de la electricidad en cada momento o el pronóstico del clima, y analiza en tiempo real el comportamiento de diferentes equipos prediciendo la demanda energética de los usuarios. Con estos datos, el sistema determina las condiciones óptimas para cada dispositivo y actúa de forma automática sobre ellos para proporcionar ahorros energéticos. En una fase posterior, se podrá integrar en la gestión energética inteligente los sistemas de almacenamiento energético, la generación distribuida fotovoltaica y la recarga de vehículos eléctricos.

 

Además, Repsol está desarrollando un dispositivo que agrega sistemas EMS para que operen como si fueran una sola entidad en el mercado eléctrico. De este modo, el sistema conocido como VAM (Virtual Asset Management) actuará frente al mercado suministrando energía o disminuyendo la demanda de sus clientes, según las necesidades de cada consumidor. Este sistema proporcionará estabilidad y flexibilidad a la red, balanceando el carácter intermitente de la generación de energía renovable y contribuyendo a un mayor ahorro en la factura de los clientes. Todos estos desarrollos tecnológicos se trasladarán también a los clientes del segmento residencial. 

Computing 802