OpiniónMundo digital

La transformación digital será simple, o no será

Osmar Polo, Managing Director de T-Systems.

Osmar Polo, Managing Director de T-Systems
Osmar Polo, Managing Director de T-Systems

En T-Systems tenemos claro que la transformación digital de las compañías e instituciones debe estar construida sobre un precepto fundamental: la simplificación tanto de los procesos internos, como de los canales de comunicación con el mercado o con la sociedad en el caso de la Administración. Como filial tecnológica del grupo Deutsche Telekom, creemos que la clave se encuentra en la simplicidad de los procesos para que sean ágiles y productivos. Y, esa simplicidad, necesariamente pasa por la conectividad de los diferentes elementos que actúan sobre nuestro proceso de producción, o sobre la manera de relacionarnos con nuestros clientes o ciudadanos.

Para ello contamos con numerosas herramientas con un enorme potencial de crecimiento que facilitan la adaptación de esos procesos a cada uno de los requerimientos y situaciones de las compañías o instituciones públicas. Y es que, a entornos clásicos de IT, como la utilización de un servidor cloud, se han añadido en poco tiempo nuevas herramientas que marcarán el ritmo de las TIC y de sus proyectos. En este sentido se encuentran el Internet of Things (IoT) o la comunicación Machine 2 Machine (M2M), tecnologías que se están aplicando en todos los sectores, desde la gestión del espacio urbano para la creación de smart cities hasta la creación de coches conectados que ofrecen cada vez más servicios al conductor.

Para T-Systems la transformación digital implica una manera nueva de afrontar los retos desde su origen y repensar todo lo que hasta ahora dábamos por hecho

Por otro lado, para que la conectividad de los diferentes dispositivos se traduzca en un aumento del valor añadido de nuestro producto o servicio, es necesario pasar por otro de los aspectos que deben marcar la transformación digital en los próximos años, el conocido como smart analytics, o gestión inteligente de los datos. Es precisamente en este análisis de la información donde vamos a encontrar la clave para hacer mucho más ágiles y flexibles nuestros procesos. Nos permitirá saber desde en qué momento nuestra plantilla necesita un refuerzo para atender un pico de la demanda, hasta la utilización que hacen los ciudadanos de las papeleras de la ciudad y qué ubicaciones son las más idóneas para facilitar su utilización. Es decir, lo que en términos de marketing se conoce como establecer un Go to Market adecuado y adaptado a las necesidades del cliente.

Todo ello sin olvidarnos del necesario contexto de seguridad que debe estar presente en todos y cada uno de los proyectos que las tecnológicas afrontamos. Esta necesidad siempre ha estado, sin embargo, ahora se hace mucho más patente al trabajar con proyectos que implican la conexión de los elementos productivos de una compañía, o con los datos confidenciales del cliente/ ciudadano. De ahí que la ciberseguridad sea otro de los campos en los que vamos a ver más avances en el próximo año de la mano de técnicas como Blockchain y su alta capacidad de resiliencia ante posibles ataques informáticos.

El futuro que viene

Para T-Systems la transformación digital implica una manera nueva de afrontar los retos desde su origen. Supone repensar todo lo que hasta ahora dábamos por hecho. En ese cuestionamiento de todo lo que nos ha llevado hasta aquí podremos detectar, adaptar e implementar el elemento que nos va a proporcionar la ventaja competitiva en el mercado. De esta forma, las compañías que han entrado antes en este marco tienen ya una parte del trabajo hecho, y ahora deben situarse en el análisis de los resultados para continuar avanzando. El mundo digital no se detiene, y requiere de una constante actualización de los procesos y productos. Las empresas necesitan una estrategia IT abierta y con gran capacidad para adaptarse a los cambios que el mercado va a ir demandando, de ahí el éxito del mundo startup, basado precisamente en esas dos premisas. En este sentido creemos que la estructura y dinámica de estas nuevas compañías, que han nacido en un contexto plenamente digital, son un claro ejemplo de esta adaptación a la nueva realidad empresarial. Por ello, desde T-Systems estamos diseñando laboratorios en Madrid y Barcelona para este tipo de compañías en las que, además de realizar una actividad de mentoring, investigaremos y aplicaremos diferentes tecnologías para evolucionar nuestras soluciones y servicios y consolidar así nuestra posición de referencia en el sector.

Computing 795