OpiniónMundo digital

OPINIÓN: Rendidos a los tópicos tecnológicos

¿Hemos perdido la batalla frente a la proliferación de neologismos y tecnicismos?

Nunca olvidaré aquella viñeta de cómic en la que un ciudadano se encaminaba al trabajo, todo él muy puesto con su chaqueta y corbata, cuando de pronto se cruzó con un individuo que lucía un traje ridículo de lunares rojos y verdes. Su primera reacción fue soltar una carcajada sonora. Al rato, vio aparecer a otra persona con la misma guisa y su risa siguió brotando con entusiasmo. Pero poco después vio que eran cuatro o cinco hombres los que llevaban el vestido de marras, su risa se le empezó a quebrar. En la última viñeta, nuestro protagonista aparecía abochornado, embutido en un esperpéntico vestido de lunares, ante una multitud uniformada con tal vestimenta.

Una fantástica metáfora de la actitud de la persona ante el grupo, algo a lo que resulta muy difícil sustraerse. Ir a contracorriente, cuando la mayoría pierde su cabeza por ser trending topic o causar sensación en las redes, resulta en estos momentos sospechoso para esa visión tribal de carácter global. No estar en las redes sociales se considera como algo inconcebible en estos tiempos, estar fuera de juego de lo que palpita en el mundo.

No estar en las redes sociales se considera como algo inconcebible en estos tiempos, estar fuera de juego de lo que palpita en el mundo

Conozco gente que despotricó de WhatsApp o de Facebook, y ahora son los primeros en enviar los memes más sorprendentes y en no levantar la vista de sus grupos contestando ávidamente a todo lo que se publica. Pero no solo se rinden armas a las redes, el lenguaje es otra batalla que estamos perdiendo irremisiblemente. Preferimos usar chat a conversación, mail a mensaje, cloud computing a nube, like a me gusta, hater a opositor… Recuerdo cuando se empezó a generalizar la palabra correo como singular, me salieron sarpullidos, pero pasados los años lo utilizo con una naturalidad espeluznante. Y algo similar me sucede con términos como legacy, compliance, blockchain o big data, que cuando los pronuncias en inglés parece que te confieren un aire de conocimiento digno de admiración. Pero en el fondo, muchas veces se trata de maquillar nuestra ignorancia con cuatro tópicos y cinco estereotipos, y como el personaje de la viñeta, ataviados de un traje postizo de lunares rojos y verdes.   

Computing 784