OpiniónMundo digital

PUNTO TIC: Mi mujer es mejor que Google

Propongo desde esta humilde columna que fichen a mi mujer en el campus de Google.

Mi mujer es mejor que Google. Conoce mi estado de ánimo con solo echarme un vistazo; ella, que se pasa por el forro la inteligencia artificial y el machine learning. Hace big data estirando el sueldo hasta fin de mes. Sabe sin mirar si he puesto los platos correctamente en el lavavajillas, o he dejado abierta la tapa del inodoro. Mi mujer es mejor que Google, no necesita saber si he discutido con alguien o si me han felicitado por un trabajo. También nota si he me he tomado más cervezas de las reglamentarias, solo por la forma de girar la llave.  Tiene una ‘videocámara’ que ni la que usan en China.

Sergi Brin y Larry Page me parecen a su lado dos principiantes, y Satyam Nadella un pipiolo con buenas intenciones. Propongo desde esta humilde columna que fichen a mi mujer en el campus de Google. Que no anden con zarandajas y dejen de filtrar la información de las personas a los estamentos estatales de turno. Que las redes sociales dejen de ser patios de vecinos, de gente indocumentada e ignorantes soeces. Y es que la gente pierde el sentido con cascadas de información desordenada. Es el ejemplo del coronavirus que ha generado en torno suyo una tormenta de mensajes virales que han desembocado en un estado de ansiedad global.

Propugno un Internet donde impere el sentido común y la empatía con el resto de los mortales

Propugno un Internet donde impere el sentido común y la empatía con el resto de los mortales. Un Google menos invasivo y atosigante. Que no quiero que me resuelva la vida ni me cuente sus sueños, para eso siempre estuvo Morfeo. No quiero asistentes digitales que escuchen mis sandeces y hagan de ellas una cuestión de estado. Y temo acabar colapsado por una montaña de notificaciones intempestivas de Facebook o Twitter, que tan solo valen para dilapidar energía y contaminar el medioambiente. Propongo una reinvención del sistema, que se trabaje para extraer eficiencia y valor a la tecnología, para no terminar gastando nuestro tiempo (y nuestra vida) como zombies pegados a la pantalla del smartphone.

Computing 794