OpiniónMundo digital

Los nuevos modelos de trabajo tras la Covid 19

Eugenio Malanda, Director Recursos Humanos Hasten Group.

La Covid-19 no sólo ha impactado en el sistema sanitario sino que ha trastocado los pilares de nuestro sistema económico, nuestro entorno y también de nuestras formas y lugar de trabajo. Ha obligado a las empresas a crear un mercado laboral digital, flexible, moderno y resiliente con nuevas fórmulas de teletrabajo, oficinas virtuales, reuniones en remoto y tramitación a distancia.

Durante el confinamiento la tecnología ha sido una gran aliada para continuar con la actividad económica y cumplir con la distancia social impuesta. La transformación digital se ha erigido como catalizador y ha pisado el acelerador para hacer frente a la crisis y convertirla en una oportunidad de crear y crecer. La digitalización ha pasado de ser un plus a una necesidad estratégica de supervivencia en el ecosistema empresarial, se ha convertido en la piedra angular que proporciona oxígeno a la actividad económica.

La brecha digital empresarial desconecta y descuelga a las empresas del panorama económico, Bill Gates lo expresó así:“Si tu negocio no está en internet, tu negocio no existe”.

Los nuevos espacios de negocios y dinámicas de trabajo requieren confianza y flexibilidad, dos características esenciales, pero también virtualización del trabajo, adaptabilidad, protección sanitaria del trabajador en el hogar como en la oficina,así como la reinvención de las tareas de coordinación. Las empresas han centrado y orientado sus estrategias en dar soluciones eficaces en tiempo récord, calidad de los servicios, disminuir costos, flexibilidad y productividad laboral.

En este nuevo escenario, se han visto obligadas a brindar soluciones rápidas ante la coyuntura actual y han reforzado e impulsado la tercerización de actividades, en especial de Inteligencia Artificial, tanto de servicios de tipo informático (desarrollo, ciberseguridad, soporte...) como de nuevos perfiles profesionales orientados en su mayoría hacia las nuevas tecnologías. La contratación de empresas externas para realizar parte de una actividad permite a las empresas concentrarse, priorizar, flexibilizarse y asumir los cambios.

El Outsourcing posibilita a las empresas delegar actividades a terceros a la vez que garantiza la calidad y profesionalidad de los servicios, respaldada por la experiencia y trayectoria. La externalización ofrece a las empresas la capacidad de resolver sus puntos débiles (allí donde necesite profesionales), adaptarse a las nuevas necesidades y concentrarse para emprender nuevos desafíos y retos. La pandemia ha transformado el mercado laboral, en especial, los sectores logístico, distribución, ciberseguridad o las nanotecnologías. La digitalización ha impactado de lleno en las empresas, un nuevo escenario de trabajo que demanda perfiles profesionales digitales expertos en las áreas de Robotización, Inteligencia Artificial, Big Data, Ciberseguridad, Omnicanalidad, E-Commerce o Marketing Automation.

Según el Observatorio de Empleo Digital que elabora ISDI,para hacer frente a las nuevas necesidades donde el teletrabajo empieza a ocupar un papel relevante, los perfiles digitales se han incrementado en un 56%,respecto al año anterior, 2019. Los procesos de contratación se tornan complejos, no así para las empresas de Outsourcing como nosotros, que gracias a nuestra experiencia, trayectoria, capacidad y buen hacer facilitamos los perfiles adecuados de manera personalizada, eficaz y óptima. Las nuevas formas de externalización aportan muchas oportunidades si se sabe aprovechar y explotar. En Hasten Group, hemos detectado indiscutibles cambios en el nuevo contexto de empleabilidad, a las habilidades y conocimientos técnicos hay que añadir la importancia que han cobrado las soft skills. Las empresas demandan perfiles capaces de adaptar y afrontar las situaciones de manera asertiva; solicitan perfiles híbridos capaces de dar respuesta eficiente, con cualidades de liderazgo y capacidad para gestionar en remoto, en definitiva flexibles, con habilidad para comunicarse, con pensamiento crítico, empatía, con inquietudes para formarse y desarrollar ideas, innovadores y resilientes.

El liderazgo y la autogestión cobran especial relevancia.

Comportamientos que se prevén continúen una vez desaparezca la amenaza inminente del virus. A su vez, hemos comprobado que, no solo durante sino también después del confinamiento, se han reforzado e incrementado las solicitudes laborales “tecnológicas” por parte de terceros para reforzar las infraestructuras de la red donde han implantado soluciones y continuar ofreciendo esos servicios relacionados con la transformación digital, la seguridad, el tratamiento de datos y la implantación de herramientas de gestión integral y automatización.

En definitiva, la pandemia nos ha desvelado que nonos encontramos bajo el paradigma tradicional, ni siquiera digital, sino que caminamos hacia la empresa inteligente en la que el capital social y la Inteligencia Artificial se convierten en piezas claves para los propósitos de las empresas. Un nuevo ecosistema empresarial enmarcado por un futuro repleto de incertidumbres donde las empresas necesitan impulsar su actividad económica a través de innovadores modelos de negocios inteligentes y diseño de nuevas fórmulas de las partes implicadas en la cadena de valor con el objetivo de incrementar su productividad, innovación y competitividad.

Computing 796