OpiniónMundo digital

La tecnología al servicio de las personas

Por Carlos Muñoz, Director General Inetum Iberia & Latam.

Carlos Muñoz, Director General Inetum Iberia & Latam.
Carlos Muñoz, Director General Inetum Iberia & Latam.

La pandemia que nos sorprendió recién iniciado el año ha tenido un efecto significativo sobre toda la sociedad y todos los sectores económicos. Algunos sectores se han visto muy perjudicados y otros han salido beneficiados, pero en todos ha sido necesario realizar cambios de una magnitud y a una velocidad nunca imaginada. Destaca el protagonismo que ha tomado la tecnología. Para muchos sectores la transformación digital era ya una cuestión de supervivencia y muchas compañías estaban embarcadas en ambiciosos programas de transformación digital. La pandemia no ha hecho sino acelerar estos procesos y convencer a los más renuentes. Además, la familiarización y empleo de la tecnología por parte de la sociedad se ha incrementado de forma exponencial en estos meses, avanzando en semanas lo que en otras condiciones hubiese tomado años.

Es difícil predecir los cambios que todo esto va a traer, pero resulta evidente que vamos a exigir canales digitales de calidad que soporten la relación con nuestros clientes, empleados, administraciones o proveedores. Durante esta época, muchas personas se han introducido (forzados) en este mundo, han descubierto sus ventajas y no van a renunciar a ellas. Van a imponerse los nuevos modelos de atención, gestión, evaluación, aprendizaje, trabajo, compra… donde la tecnología va a ser -está siendo ya- una pieza clave. Al mismo tiempo se convierte en un elemento crítico: la ciberseguridad, fiabilidad, disponibilidad y escalabilidad se vuelven decisivas y los usuarios (entendidos en su sentido más amplio) no van a tolerar un servicio mediocre y van a desplazarse, siempre que tengan oportunidad, hacia aquel proveedor que les ofrezca la experiencia más satisfactoria.

Vamos a exigir canales digitales de calidad que soporten la relación con nuestros clientes, empleados, administraciones o proveedores

Transformación con cautelas

Desde las consultoras TIC hemos desplegado un abanico de soluciones específicas para atender el impacto inmediato de la Covid-19, relacionadas con la seguridad de espacios físicos (mediciones de temperatura, control de distancias), pagos sin contacto, atención y monitorización domiciliaria de los pacientes, seguimiento de afectados, tele-enseñanza. El sector es consciente de que el cambio que se avecina es mucho más profundo, porque va a afectar a la forma en la que realizamos todas nuestras actividades.

Los sistemas digitales recogerán (ya lo hacen) enormes cantidades de datos que, mediante técnicas de inteligencia artificial, permitirán predecir y facilitar nuestra vida cotidiana. Se harán aún más imprescindibles y los incorporaremos a nuestro día a día con tanta naturalidad como lo hemos hecho con los teléfonos móviles. Como todo, esta transformación precisa estar atentos a aspectos sensibles que deben ser gestionados de forma proactiva: 

  • Puede hacer crecer una brecha social que de hecho ya existe, en función no solo de la accesibilidad a la tecnología, sino de la propia formación y habilidades digitales de las personas.
  • Puede amenazar nuestra privacidad y nuestra libertad.
  • La falta de ‘soberanía digital’, entendida como la dependencia de plataformas o ecosistemas que no se regulen bajo ética y directrices de la Unión Europea.

Pese a estas cautelas, tenemos que ser conscientes de que la transición tecnológica-digital es clave para la competitividad de todo tipo de actividad pública o privada. Todos nos vamos a ver afectados por la digitalización de los procesos, y un incremento significativo en el uso de las tecnologías, pero es necesario que no se olvide una máxima: “Las tecnologías están al servicio de las personas”, y su presencia en nuestro presente y futuro está justificada en la medida que nos ayuden a mejorar nuestro desempeño personal o profesional, apoyándonos en la toma de nuestras decisiones, asistiéndonos en nuestras tareas, y facilitándonos vivir y trabajar en entornos más seguros y amigables.

En definitiva, tenemos ante nosotros un futuro lleno de desafíos, muchos conocidos, pero que la pandemia se ha encargado de señalar y ha convertido en prioritarios. Desde Inetum estamos seguros de tener la capacidad para contribuir, desde el conocimiento de la tecnología y con nuestro talento, a crear una sociedad más integradora, segura y resiliente.

Computing 801