OpiniónMundo digital

La tecnología imparte equidad en las empresas

Juan Jesús Palacios, director de Marketing de Producto de ADP iHCM

Todos sabemos que uno de los factores para que una empresa tenga éxito es que sepa cómo gestionar sus datos. El big data ha hecho que los RR.HH. pasen de ser una función administrativa para convertirse en un activo clave dentro de la estrategia empresarial. Pero no podemos olvidar que todavía existen muchos obstáculos para realizar un análisis y aprendizaje óptimo de toda la información existente.

Cualquier tipo de empresa se hace a diario (o debería hacerse) preguntas comunes sobre su negocio. Y entre otras, debe darle mucha importancia a aquellas que tienen que ver con la diversidad y las comparaciones organizativas con otras empresas ya que representan algunas de las cuestiones laborales más importantes en la actualidad. Y para ello la tecnología brinda herramientas con las que poder analizar temas como el absentismo, la remuneración, la brecha salarial entre géneros, la diversidad, compensación y un largo etcétera.  

Entre las responsabilidades de cualquier ejecutivo de Recursos Humanos debe existir el objetivo de analizar la diversidad de su plantilla y gestionar de la mejor manera sus recursos de personal

Entre las responsabilidades de cualquier ejecutivo de Recursos Humanos debe existir el objetivo de analizar la diversidad de su plantilla y gestionar de la mejor manera sus recursos de personal. Pero no debe limitarse a eso, sino que también tiene que ser capaz de identificar las tendencias del equipo humano y diagnosticar los problemas según se presentan en materia de, por ejemplo, headcount, contrataciones, finalizaciones de contratos o la tasa de rotación. A todas luces no es tarea fácil poder gestionar todas estas actividades de una manera tradicional. Y es ahí donde la tecnología se hace presente y primordial.

Evolución

El problema es que durante años el análisis de la equidad y la ética en las empresas se ha hecho de manera tradicional o no se le ha dado la importancia necesaria. Y no se ha sido del todo ecuánime. De hecho, como indica nuestro último informe “People at Work 2021: una visión sobre el equipo humano global”, la gestión del estrés en el trabajo derivado del impacto de la COVID-19 está afectando más a las mujeres que a los hombres (17 % frente a 12 %). Y por eso ahora las empresas necesitan herramientas tecnológicas que les permitan tener acceso a los datos de sus empleados y que sean capaces de, a través del Machine Learning y la inteligencia artificial, analizar ideas y tendencias. Sin dichas herramientas el enorme volumen de datos que una empresa debe manejar puede resultar abrumador: dificultades a la hora de gestionar informes legales; falta de datos estandarizados; visibilidad insuficiente sobre las tendencias de los equipos humanos o incluso dificultad para evaluar el gasto salarial.

¿Justicia divina?

La justicia y la equidad no debe ser algo etéreo, hay que poder cuantificarla. Y gracias a la tecnología podremos ayudar a las organizaciones a analizar sus datos y que estas puedan ofrecer nuevas perspectivas referentes no sólo a la mejora del negocio, sino también a las necesidades de sus empleados.  Y por encima de todo, que puedan ser justas.

Computing 804