OpiniónMundo digital

La afición al fútbol nunca fue tan fuerte, y todo gracias a los NFT

En la intersección entre el deporte, el gaming y la tecnología, los NFT están revolucionando el mundo de los deportes, creando nuevas experiencias de participación y ampliando el significado del concepto de afición. Por Thibaut Predhomme, chief of staff de Sorare.

El mundo del deporte parece estar atravesando una crisis sin precedentes. Cada vez hay menos personas que acuden a los estadios y, aunque se podría pensar que esto se debe sobre todo a la pandemia -que sin duda ha contribuido a desaconsejar las aglomeraciones en los encuentros deportivos, como ha ocurrido en cualquier otro espacio público-, el hecho de que cada vez menos los espectadores sigan partidos y eventos deportivos por televisión parece apuntar en otra dirección. En el mundo del fútbol, por ejemplo, las cifras de espectadores han bajado -en el caso de Italia, y según datos de Auditel, la Juventus perdió la mitad de su audiencia y el Milán e Inter, tuvieron 4 y 5 millones de espectadores menos respectivamente-. O, más bien, es la forma tradicional de expresar la afición la que está en crisis aunque, al mismo tiempo, este cambio abre muchas posibilidades para quienes estén dispuestos a mirar hacia el futuro.

 

¿Cómo atraer entonces a las nuevas generaciones que, aparentemente, se están alejando del deporte y prefieren pasar la mayor parte de su tiempo en las nuevas redes sociales como Tik Tok? En este vacío que ha surgido en el universo de la afición deportiva, los NFT entran en escena dando nuevas oportunidades a la industria del fútbol y del entretenimiento deportivo en general. Tanto es así que Deloitte, una de las empresas de consultoría y auditoría más importantes del mundo, prevé que el sector deportivo NFT (es decir, todas las actividades relacionadas con los tokens no fungibles deportivos) alcance un valor de 2.000 millones de dólares para finales de este año.

Esta intersección entre deportes, gaming y tecnología está demostrando ser exitosa. De hecho, si el tamaño de la comunidad de aficionados se ha visto afectado por las normas contra la propagación del Covid-19, cambiando radicalmente la experiencia y llevándola a ámbito más individual, la idea de participar en el juego -un concepto inseparable de la tecnología que lo hace posible- trae de vuelta esa dimensión colectiva de compromiso con el deporte. A través de los NFT, esto adquiere un significado completamente diferente y las ideas florecen y se multiplican. Las organizaciones deportivas pueden usarlos para construir comunidades pensando en dar un paso más y evolucionando.

Muchas ligas de fútbol y otros clubes/ligas deportivas ya lo han hecho y han tomado medidas en esta dirección

Muchas ligas de fútbol y otros clubes/ligas deportivas ya lo han hecho y han tomado medidas en esta dirección. No solo el fútbol, ??de hecho, sino también deportes como el béisbol y el baloncesto están entrando en el mundo de las NFT, trayendo consigo grandes comunidades de seguidores que estaban verdaderamente esperando nuevas formas de relacionarse con sus equipos favoritos. Para comprender la oportunidad que representan los NFT deportivos solo hay que ver el potencial de un deporte como el cricket, que por sí solo atrae a 2600 millones de aficionados. De hecho, varias ligas de cricket se están moviendo en esta dirección, obteniendo una respuesta entusiasta de los aficionados.

También se puede llegar a nuevos públicos dándoles una nueva forma de interactuar con su deporte favorito, creando una oportunidad para que diferentes clubes interactúen con ellos a nivel mundial y presentándolos a la comunidad. Pero no es solo una cuestión de números y cantidad de deportes, clubes y ligas involucradas, también es importante para las distintas categorías deportivas, promoviendo una mayor inclusión.

En resumen, la integración de los deportes y la tecnología NFT solo está empezando, pero el futuro es positivo: la crisis de la afición deportiva ha planteado un dilema al mundo del deporte y los NFT parecen ser la respuesta, llegando incluso a cambiar radicalmente la relación de los aficionados con los deportes que los hacen soñar. En este caso, la tecnología, en lugar de alejar a las personas de las experiencias que les apasionan, se las está devolviendo.

Computing 814